Acceso a servicios de calidad | Salud Sexual y reproductiva | Plan International Pasar al contenido principal

Acceso a servicios de calidad

Trabajamos para mejorar el acceso de niñas, niños y jóvenes a los servicios de salud sexual y reproductiva

La gente joven se enfrenta a muchos obstáculos a la hora de acceder a servicios de salud sexual y reproductiva. Estas barreras tienen que ver con la disponibilidad y accesibilidad, así como a la calidad de dichos servicios. Por ejemplo, las leyes y las políticas pueden limitar el acceso de los jóvenes a servicios y anticonceptivos, y a veces los centros de salud sólo cubren las necesidades de las mujeres casadas. 

Hay estudios que demuestran que sólo una minoría de las adolescentes sexualmente activas con una enfermedad de transmisión sexual busca ayuda en un centro de salud. Comparadas con las mujeres de más edad, las adolescentes también tardan más en darse cuenta de sus embarazos y son más propensas a tener abortos en condiciones poco seguras. El embarazo y el parto siguen siendo una de las principales causas de muerte de las chicas entre 15 y 19 años. 

Para abordar todos estos problemas, Plan International trabaja en colaboración con organizaciones de la sociedad civil y gobiernos para mejorar y extender los servicios de salud sexual en respuesta a las necesidades de sus jóvenes usuarias. 

A través de nuestros programas, nos aseguramos de que la gente joven puede acceder a los servicios de salud sexual, y que éstos les proporcionen una correcta información sexual y reproductiva, anticonceptivos modernos, pruebas de embarazo y para el VIH  y otras infecciones de transmisión sexual y otros servicios. También trabajamos para garantizar que los miembros de la comunidad (incluyendo líderes, padres y otros cuidadores) estén correctamente informados de cómo los servicios sanitarios pueden ayudar a niños y jóvenes y animarles a que apoyen la prestación de dichos servicios. 

Plan International escucha a las adolescentes y trabaja con ellas para adaptar los servicios de salud sexual para jóvenes en el contexto local, basándose en un cuidadoso análisis de las necesidades y la salud de la gente joven. 

Ejemplo práctico: Acceso a servicios sanitarios en Malawi

Desde el año 2011, el acuerdo marco que Plan International Suecia llevó a cabo con la Agencia de Cooperación y Desarrollo Internacional de Suecia (Sida) incluye la creciente disponibilidad  de servicios de salud sexual y reproductiva asequibles, de calidad y adaptados a un público juvenil y adolescente y fortalecimiento de los mecanismos públicos para prevenir y responder a las prácticas violentas o dañinas basadas en el género. Este acuerdo marco incluye 11 programas sobre derechos de salud sexual y reproductiva dirigidos a adolescentes y jóvenes de 13 países donde trabaja Plan International. 

Sólo una minoría de las adolescentes sexualmente activas con una enfermedad de transmisión sexual busca ayuda en un centro de salud

Muchos de estos proyectos tienen un foco específico en facilitar a los grupos más discriminados el acceso de servicios sanitarios para jóvenes. 

En Malawi, Plan International se dirige a la gente joven con o sin discapacidad. Es muy común que los niños y jóvenes con discapacidad no tengan acceso a la información sobre derechos de salud sexual y reproductiva ni a servicios sanitarios. Esta limitación puede deberse a los bajos niveles de alfabetización, los mitos que hay en torno a la actividad sexual de la gente con discapacidad o a que la información se da en un formato que no es ni accesible ni apropiado. 

Un resultado notable del primer año del proyecto apoyado por la Agencia sueca en Malawi ha sido el crecimiento en un 95% del número de adolescentes con discapacidad que acudieron a los diferentes servicios (cuyas consultas incluyeron tratamiento para enfermedades de transmisión sexual, acceso a anticonceptivos y atención prenatal para jóvenes embarazadas).