Ecuador: trabajando después del terremoto | Plan Spain Pasar al contenido principal

Ecuador: trabajando después del terremoto

Johana, voluntaria de Plan International de apenas 18 años, está coordinando albergues en Manabí, utilizando los conocimientos adquiridos y promoviendo espacios seguros para niños y niñas.

Johana volunteer shelter manabi ecuador earthquake
Johana, de 18 años, maneja un alberge en Manabí. Johana fue una niña patrocinada por Plan.

Después del terremoto en Ecuador, que ocurrió el 16 de abril, nos dirigimos a La Ciénega, una de las comunidades más afectadas en Portoviejo, provincia de Manabí. Nos detuvimos en un albergue que acogía a 85 personas, dirigido por Johanna que con solo 18 años ha liderado este espacio que acoge a más de 25 familias.

Ella ha organizado no solo las donaciones que reciben sino también la distribución del espacio. Johana se ha preocupado por cada detalle dentro del lugar, las donaciones las organizan por kits para pequeños y adultos, los baños separados para hombres y mujeres. Creó una sala especial para que los niños y niñas pudieran ver películas y distraerse de las malas noticias a su alrededor.

UNA GRAN VOLUNTARIA

“Muchas de las familias que se encuentran en este albergue no solo están aquí por haber perdido sus casas en el terremoto, sino también porque semanas atrás una fuerte inundación dejo a muchos sin hogar, hemos perdido lo más importante, nuestras casas y ahora más que nunca necesitamos una. En este albergue tenemos muchas niñas y niños”.

Johana ha formado parte de los procesos de Plan desde muy pequeña; comenzó como niña ex patrocinada, luego fue voluntaria comunitaria, participó dentro de la campaña por ser niña, es mediadora de proyectos, líder comunitaria. Este semestre iba a empezar clases, pero ahora por las condiciones en las que se encuentra no sabe cuándo podrá empezar la universidad.

“Lo que he aprendido con Plan Internacional me ha servido mucho. Nos ayuda a expresarnos, en este caso específico me hizo recordar lo importante que es nuestra familia y su protección y a conocer que debemos hacer en estos casos. Plan no debe dejar atrás los espacios de participación, espacios como “Magias” donde los niños aprenden mucho y se divierten”

“Me siento muy orgullosa de ser la representante de mi comunidad siendo muy joven, lo que hemos pasado ha sido un momento muy duro para todos”  

Me siento orgullosa de ser la representante de mi comunidad siendo muy joven, lo que hemos pasado ha sido un momento muy duro para todo

EL ALBERGUE

“El albergue lo hemos formado con mucho esfuerzo pero no reemplaza nuestro hogar, esto no es nuestro hogar. Necesitamos estar protegidos, los hombres por la noche aquí se turnan para hacer de guardias. El día del terremoto en este albergue tuvimos alrededor de 300 personas aterradas por lo que había pasado, ¿Imaginan ustedes cómo podemos asegurar nuestra protección y la de los niños en ese caso?”

Las chicas encargadas de dirigir el lugar tienen una lista con los nombres de los representantes de cada familia y el número de personas que tienen a su cargo de esta forma pueden repartir las raciones de comida, ropa, medicinas y alimentación equitativamente y dando siempre prioridad a los niños y niñas. “Poco a poco la ayuda se acaba, los primeros días vino mucho gente pero ahora nada”

Con Johana se encuentran más de 30 niños y niñas que estaban por empezar las clases y lo han perdido todo, es difícil ahora regresar a la escuela cuando no tienes uniformes, zapatos, útiles escolares y peor aún ni un lugar para vivir. 

Si quiere colaborar con el trabajo de Plan en  Ecuador, entre aquíl