¿Imaginas ser invisible y que nadie reconozca tus derechos? | Plan Spain Pasar al contenido principal

¿Imaginas ser invisible y que nadie reconozca tus derechos?

20 Junio 2013
En el Día Internacional del Refugiado, PLAN quiere dar visibilidad a los millones de niños y niñas apátridas que junto a aquellos que se ven obligados a convertirse en refugiados, solicitantes de asilo ven cada día vulnerados su derechos.

Aproximadamente seis millones de niños, niñas y adolescentes en el mundo son apátridas. No tienen nacionalidad de ningún estado. Una situación que les niega el goce de sus derechos políticos, económicos y sociales básicos, ya que no pueden reclamar a ningún país la mejora de sus condiciones de vida.

No estar identificado como nacional de ningún país conlleva enorme riesgos para los niños y niñas, ya que pueden ser víctimas de explotación sexual, trabajos forzados, trata, y abusos de distintos tipos, sin que nadie pueda reclamar justicia para ellos.

?El término apátrida se designará a toda persona que no sea considerada como nacional suyo por ningún Estado conforme a su legislación?. Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de Naciones Unidas (1954)

De acuerdo con el informe realizado por PLAN Internacional y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiado (Acnur), hay 12 millones de personas en el mundo en situación de apatridia, la mayoría de ellas en países del sureste y centro de Asia, en Europa Oriental, Medio Oriente y algunos países de África.

La sucesión y creación de nuevos Estados; la negación de algunos Estados a conceder la nacionalidad a personas de una determinada etnia, raza, sexo o religión; o el impedimento de que en más de una veintena de países las mujeres no puedan otorgar la ciudadanía a sus hijos son algunos de los motivos por los que millones de personas en el mundo no tienen acceso a una identidad legal.

En el Día Mundial de los Refugiados, PLAN quiere dar visibilidad a los millones de niños y niñas apátridas que junto a aquellos que se ven obligados a convertirse en refugiados, solicitantes de asilo ven cada día vulnerados su derechos.