25 de Abril: Día mundial de la malaria | Plan Spain Pasar al contenido principal

25 de Abril: Día mundial de la malaria

25 Abril 2013
Cada año mueren 660.000 personas en todo el mundo a causa de la malaria, la mayoría niños y niñas menores de cinco años en África. La malaria provoca la muerte de un niño cada sesenta segundos. El 91% de las muertes ocurren en el continente africano y el 86% de las víctimas son niños y niñas menores de 5 años.
Madrid, 25 abril de 2013-. Desde el año 2000  la mortalidad a causa de la malaria ha disminuido en más de un 25% en todo el mundo y cerca de un 33% en el continente africano.
La prevención mediante el uso de mosquiteras impregnadas, el avance en el diagnostico y el acceso de la población al tratamiento lo han hecho posible. Sin embargo, a pesar de los avances, cerca de la mitad de la población mundial, 3.300 millones, vive en zonas de riesgo de padecer la malaria y cada minuto causa la muerte de un niño.

La malaria es un problema serio en 106 países. Se estima que cada año mueren 660.000 personas en todo el mundo, la mayor parte de ellos mujeres y niños y niñas menores de cinco años en África. PLAN, en asociación con el Fondo Mundial de lucha contra VIH, Tuberculosis y Malaria y otras organizaciones locales, trabaja en Camerún, Liberia, Burkina Faso y Togo, concienciando a los niños y jóvenes en la prevención y tratamiento de la malaria, distribuyendo mosquiteras impregnadas con insecticida de larga duración y formando al personal sanitario de las comunidades. Además lleva a cabo programas de prevención en otros seis países del continente. Además lleva a cabo programas de apadrinar niños en África, especialmente en Etiopía. El paludismo está causado por el parásito Plasmodium y se transmite mediante la picadura de un mosquito infectado. Cuando el parásito llega al cuerpo humano, se multiplica e infecta el organismo pudiendo causar la muerte. Se estima que cada año se registran más de 200 millones de casos, la mayoría de ellos en niños y niñas menores de 5 años. Concha López, directora general de PLAN en España resalta la importancia de seguir invirtiendo para reducir la incidencia de la enfermedad: ?la malaria es prevenible y curable. Es necesario que gobiernos y organizaciones se comprometan a invertir en la salud de los niños y niñas. Distribuir mosquiteras entre la población de la región occidental de África podría salvar la vida de 3 millones de niños en los próximos años?. Un diagnóstico precoz y el acceso al tratamiento farmacológico adecuado son fundamentales para prevenir y combatir la enfermedad pero la mayoría de las áreas proclives a la malaria tienen un acceso limitado a los servicios de salud. Centrar los esfuerzos en la prevención es uno de los objetivos de las organizaciones que, como PLAN, trabajan para erradicar la enfermedad. La eficacia de las mosquiteras, clave para prevenir la picadura del mosquito, ha aumentado considerablemente en los últimos años, pasando del 12% de efectividad en 2007 al 67% en 2012.

En Camerún, tres de cada diez niños tienen malaria.

La malaria es uno de los principales problemas de la salud pública en Camerún. El 30% de la población infantil da positivo en los test de diagnóstico rápido, lo que supone que 3 de cada 10 niños, está en riesgo de muerte por la enfermedad. Según cifras de la Coalición Nacional de Lucha contra la Malaria, 1?8 millones de personas contrajeron paludismo durante 2012. En buena parte del país, esta enfermedad prevenible, se ha convertido en endémica y constituye una importante causa de morbilidad y mortalidad en niños y niñas menores de 5 años y mujeres embarazadas. Esto reduce el rendimiento escolar y provoca el arraigo de la pobreza disminuyendo la actividad económica y encareciendo los costes del tratamiento médico. La malaria es especialmente incisivo en la zona norte del país, donde PLAN, en colaboración con las autoridades locales y el Fondo Global, ha repartido cerca de 800.000 mosquiteras impregnadas con insecticida de larga duración. Ahmadou Mama, tiene 15 años y vive en la ciudad de Baroma. ?Mi comunidad ha cambiado. Antes de septiembre de 2011, murieron cinco miembros de mi familia -tres de ellos menores de cinco años- por malaria, pero desde que utilizamos mosquiteras y contamos con la formación del personal de PLAN, no hay más problemas de malaria?, dice orgullosa. ?Las mosquiteras son buenas, pero no todo el mundo tiene. Me gustaría que todos tuviesen una lo más pronto posible?, concluye.
La distribución de mosquiteras impregnadas en insecticida de larga duración, es una de las prioridades del proyecto que PLAN Camerún lleva a cabo desde hace dos años en el norte del país. Aissatou Maliki vive en Bochiré, en el distrito de Demsa. Entre 2000 y 2011, ocho miembros de su familia con edades comprendidas entre los 2 y los 15 años, murieron a causa de la enfermedad. ?Los niños de mi familia morían uno tras otro. No sabíamos la causa de la muerte. Fue después cuando nos dimos cuenta, gracias a las organizaciones basadas en la comunidad, de que era malaria. Entonces empezaron a distribuir mosquiteras y a explicarnos como usarlas y esto ha reducido el número de casos en nuestra comunidad y nos ha llenado de esperanza. Todo ha cambiado?, asegura. En Camerún, PLAN han distribuido hasta el momento más de cinco millones de mosquiteras, llegando a cerca de la mitad de la población del país.

PLAN en África Occidental

Entre 2005 y 2012 el número de casos de paludismo han decrecido cerca del 40% en 12 países en los que PLAN trabaja. En Senegal, Mali o Burkina Faso hay zonas que están en periodo de pre-eliminación de la enfermedad. Desde 2008, PLAN ha facilitado y en ocasiones coordinado el reparto de 19 millones de mosquiteras impregnadas en insecticida de larga duración. Además durante 2012 y en colaboración con gobiernos locales y contrapartes, ha contribuido a la formación de 27.900 miembros de las comunidades y de 3.800 trabajadores sanitarios en la lucha contra la malaria en la región.
PLAN trabaja en África desde hace dos décadas. En la actualidad está presente en 12 países en los que lleva a cabo proyectos de desarrollo para mejorar la vida de millones de niños y niñas y de sus comunidades. PLAN invierte en salud un tercio de sus ingresos a nivel internacional. El gasto anual de la organización en la lucha contra la malaria ronda los 13 millones de euros.