86 millones de niñas no tienen una 'vuelta al cole' | Plan Spain Pasar al contenido principal

86 millones de niñas no tienen una 'vuelta al cole'

6 Septiembre 2010

Sigue todas las noticias de PLAN a través de nuestra página en Facebook

  • Según el informe internacional ´Las niñas en la economía global´ de PLAN, 900  millones de mujeres y niñas ?el 70% de los pobres del planeta- viven con menos de un dólar al día. En este contexto, 86 millones de niñas y adolescentes crecen sin poder ir a la escuela. En plena crisis económica, las niñas en los países en desarrollo son los primeros miembros de la familia obligados a dejar los estudios. Así, actualmente hay más niñas menores de 16 años trabajando en el servicio doméstico que en ningún otro sector. La pobreza extrema, además, aumenta los casos de prostitución, violencia doméstica, trabajo no remunerado o semi-esclavitud y matrimonio temprano. Actualmente 10 millones de niñas se ven forzadas al matrimonio antes de los 12 años.
  • La campaña ´Por Ser Niñas?, enmarcada en el movimiento ´Paremos la pobreza infantil´, pretende acabar con la doble discriminación que, por ser menores de edad y mujeres, sufren las niñas en países en desarrollo, y que supone un grave obstáculo para que se cumplan 6 de los 8 Objetivos del Milenio. La campaña, que cuenta con Iker Casillas como su embajador en España, demuestra que invertir en las niñas no sólo es justo sino lo más inteligente porque ?un año extra de educación secundaria en una niña puede aumentar sus ingresos futuros entre un 10 y un 20% anual, lo que repercute también en sus familias, su comunidad y su país?. En España, PLAN tiene el reto de conseguir 12.000 becas de estudio para niñas de Asia, América Latina y Africa.

Madrid, 6 septiembre 2010. PLAN, la organización internacional que para la pobreza infantil, alerta de que 86 millones de niñas no van a la escuela.  Dos tercios de los 130 millones de niños que crecen sin poder estudiar son niñas.

Los razones son variadas y se multiplican en un contexto de crisis económica como el actual. Por un lado muchas familias consideran que no hay retorno económico en educar a una niña, especialmente cuando su esfuerzo y trabajo se requiere en el hogar. Por ejemplo, en el México rural menos del 40% de las niñas -entre 12 y 14 años-, que trabajan en laborales domésticas, van al colegio. En Indonesia, los estudios de PLAN demuestran que un hijo enfermo en casa provoca el abandono de los estudios de la hija mayor para hacerse cargo del enfermo.

Obligadas a hacerse cargo de sus hermanos

Las familias tienden a priorizar los estudios de los hijos varones frente a los de las niñas. Así, en tiempos de crisis económica en el que el padre pierde el empleo y las madres necesitan incorporarse al mercado laboral, las niñas son las primeras en ser obligadas a dejar la escuela para hacerse cargo de sus hermanos y de las labores del hogar.

Una situación económica precaria global produce, además, una incorporación masiva de las niñas al mercado laboral, muchas veces en situaciones precarias y con bajo salario. En India la mitad de las niñas en edad de ir a la escuela participan en el trabajo de casa. En América Latina, según un reciente estudio, casi el 30% de las niñas que ni estudian ni tienen un trabajo remunerado se dedican a las actividades de casa.

La Organización Internacional del Trabajo estima que hay más niñas menores de 16 años en el servicio doméstico que en cualquier otro tipo de trabajo. Además, la situación de crisis produce un incremento en la violencia doméstica y la explotación sexual en el trabajo. En Filipinas, un estudio llevado a cabo por el Centro de Recursos para las Mujeres, asociado a PLAN, demuestra que en muchas ocasiones las niñas están tan desesperadas por mantener el empleo que acaban tolerando ataque sexuales.

Abandono escolar y matrimonio temprano

Otro de los motivos para el abandono escolar es el matrimonio temprano. Aunque la práctica está remitiendo en muchos países, recientes estadísticas revelan que 100 millones de niñas en todo el mundo se casarán antes de los 18 años. Muchas familias casan a sus hijas a una edad temprana por tradición o porque, simplemente, no pueden mantenerlas. El hecho de tener que pagar una dote, hace que muchas familias pongan más atención en el coste de la dote que en educarlas.

El matrimonio temprano conlleva embarazos tempranos. Las jóvenes madres rara vez retoman los estudios.

?Una niña con estudios será una mujer con capacidad para decidir a qué edad y con quién se quiere casar, qué número de hijos quiere tener y qué profesión quiere elegir. La educación es el mejor instrumento para luchar contra prácticas como el matrimonio temprano, la mutilación femenina, el trabajo infantil y el tráfico de menores. Porque una niña que estudia será una mujer con capacidad para decidir sobre su vida, es fundamental invertir en ella?, explica Concha López, directora general de la ONG PLAN en España.

Las niñas en la economía global

Según el informe internacional de PLAN ´Las niñas en la economía global´, el acceso a la educación de las mujeres es un detonante económico que mejora la situación de las niñas, sus familias y comunidades. El aumento de un 1% de mujeres en educación secundaria aumenta en un 0,3% el PIB de un país.

La educación de las niñas, clave para el desarrollo

Cuando las mujeres reciben el mismo tipo de formación y cuentan con el mismo acceso a créditos y recursos que los hombres, son capaces de aumentar el rendimiento de la cosecha en un 22%. En Africa, Asia y América Latina, las mujeres con siete o más años de educación tienen entre dos y tres hijos menos que las mujeres con menos años de estudio.

Para apoyar esta campaña y mejorar la situación de las niñas, PLAN ha lanzado el reto de conseguir este año 12.000 becas de estudios para niñas en países en desarrollo a través de de donaciones de particulares y empresas.