Carta abierta a la Unión Europea con motivo de los recortes en cooperación y ayuda humanitaria | Plan Spain Pasar al contenido principal

Carta abierta a la Unión Europea con motivo de los recortes en cooperación y ayuda humanitaria

30 Enero 2013
Como representantes de PLAN en Europa, y en nombre de los 84 millones de niños y 90,000 comunidades con las que trabajamos en 50 países en vías de desarrollo en todo el mundo, nosotros, los abajo firmantes, pedimos que defienda las ayudas comunitarias.

Estimado señor o señora:

En defensa del presupuesto de la UE de ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo

Como representantes de las oficinas de PLAN en Europa, y en nombre de los 84 millones de niños y niñas y 90,000 comunidades con las que trabajamos en 50 países en vías de desarrollo en todo el mundo, nosotros, los abajo firmantes, le pedimos que rechace los desproporcionados recortes en desarrollo y ayuda humanitaria propuestos por el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Le instamos a defender y proteger el presupuesto de ayuda humanitaria de la UE propuesto por la Comisión Europea.

La Unión Europea se encuentra en una importante encrucijada. Las decisiones que usted tome en el Consejo Europeo durante os días 7 y 8 de febrero sobre el presupuesto a largo plazo de la UE para los años 2014-2020 determinará el camino a tomar tanto dentro de la propia UE como en nuestras relaciones con el resto del mundo.

Hay mucho detrás de estas negociaciones, con implicaciones tanto para los ciudadanos europeos como para aquellos más allá de nuestras fronteras. La UE juega un rol muy importante en el apoyo del desarrollo internacional y usted debe tomar en serio esta responsabilidad.

Apoye las ayudas de la Unión Europea

Le pedimos que apoye las ayudas de la UE. Incluso en tiempos de austeridad, le solicitamos que rechace los ahorros en el presupuesto a costa de los pobres del mundo. Como el Presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, acertadamente declaró, recortar unas milésimas de un porcentaje del presupuesto de ayuda de la UE acarrea consecuencias de vida o muerte para las personas más vulnerables del mundo.

La proporción de gasto de la UE destinada a actuaciones para salvar y cambiar vidas - desde proporcionar ayuda alimentaria a las personas que sufren las consecuencias de sequías devastadoras hasta asegurar una educación a los millones de niños y niñas que, de otra manera, no tendrían acceso a ella ? representa sólo un 5,47% total del gasto propuesto por la Comisión Europea**. Sin embargo, ha sido blanco desproporcionado de los recortes propuestos por el presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompoy. Recortar un 12% de la ayuda comunitaria no puede ser justificado y va en contra de nuestros valores como Unión.

Estos recortes van en contra de la opinión pública popular. Los ciudadanos europeos han demostrado su apoyo a la ayuda humanitaria y al desarrollo que ofrece la Unión Europea, a pesar de la crisis. Como estados miembros de la Unión Europea, ustedes tienen que continuar reafirmando su compromiso para alcanzar la meta colectiva de destinar el 0,7% para ayuda al desarrollo para el 2015, sin embargo sólo cuatro estados miembros (Suiza, Dinamarca, Holanda y Luxemburgo) han alcanzado esta meta.

El compromiso del Reino Unido para la meta del 0,7% debería ser aplaudido, y debería reflejarse con el mismo compromiso a nivel de toda la Unión Europea.La propuesta de la Comisión Europea es un intento realista para encaminar a Europa hacia su promesa del 0,7%

La ayuda de la Unión Europea funciona

Sabemos que cuando esta ayuda es usada sabiamente, tiene un efecto catalizador para ayudar a la gente a salir ellos mismos de la pobreza. Esto es clave para cumplir los objetivos de Desarrollo del Milenio y para la erradicación de la pobreza, que gracias al tratado de Lisboa, es el corazón de la acción externa de la Unión Europea.

Esto es particularmente importante cuando se trata de los niños y niñas, quienes representan la mitad de la población en los países en vías de desarrollo. La pobreza infantil están en aumento a nivel mundial, sin embargo sabemos que invertir en los niños, particularmente en niñas, es uno de los mejores usos que puede darse al dinero de la Unión Europea.

Esto es clave para promover un crecimiento sostenido e inclusivo a largo plazo.  Varias investigaciones demuestran, por ejemplo, que casi 171 millones de personas podrían salir de la pobreza si todos los estudiantes de bajos recursos simplemente salieran de la escuela con habilidades básicas de lectura. Eso equivaldría a la disminución del 12% en la pobreza global.

En cinco años, la ayuda de la UE ha ayudado a que más de nueve millones de nuevos alumnos accediesen por primera vez a la educación primaria; ha vacunado contra el sarampión a más de cinco millones de niños y ha facilitado el acceso a más de 31 millones de personas a agua potable y el acceso a instalaciones sanitarias a nueve millones de personas.

El presupuesto de cooperación y ayuda humanitaria de la Comisión Europea costaría sólo 0,32? semanales por ciudadano durante todo el periodo 2014-2020 y un estudio reciente del Overseas Development Institute muestra que los 51.000 millones de euros destinados al Instrumento de Cooperación al Desarrollo y al Fondo de Desarrollo Europeo supondrían una ganancia neta en el crecimiento del PIB europeo de 11.500 millones de euros para 2020.

La UE debe estar orgullosa de estos logros, pero el trabajo está lejos de haber terminado. Ahora debe demostrar el liderazgo mundial que tan a menudo profesa. No podrá jugar ese rol de liderazgo en el mundo sin un fuerte compromiso con nuestros aliados en países en vías de desarrollo.

Atentamente,

Los directores de las oficinas de PLAN International en Alemania, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Noruega, Países Bajos y Suecia junto con la oficina de representación de PLAN Europa.

 

** Esta cifra ha sido calculada de acuerdo con las cantidades destinadas a la ayuda humanitaria de la Unión Europea tanto las que están dentro como fuera del Marco Financiero Plurianual, concretamente las siguientes: El Instrumento de Cooperación al Desarrollo, Ayuda Humanitaria, la Reserva de Ayuda en Emergencia  y el Fondo de Desarrollo Europeo.