Dejad que las niñas nazcan | Plan Spain Pasar al contenido principal

Dejad que las niñas nazcan

31 Octubre 2011
  • Colabora con la campaña "Por Ser Niñas" para que el 22 de septiembre sea reconocido Día Internacional de las Niña
    • Nace en la India la que puede ser considerada la habitante 7.000 millones, un país donde tener una niña es considerado una desgracia y donde cada año, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por evitarlo, se realizan 500.000 abortos selectivos a fetos femeninos.
    • PLAN, a través de su campaña de género ?Por ser niñas?, trabaja en la India para acabar con la práctica del feticidio y para mejorar la calidad de vida de las más pequeñas y así terminar con la doble discriminación que sufren por ser menores y mujeres.

    Madrid, 31 de octubre de 2011. Hoy ha nacido en el estado de Uttar Pradesh en la India, la bebé 7.000 millones.  Para su familia el nacimiento es un motivo de alegría, algo no común en este país. Según el último informe ?Por ser niñas? de PLAN presentado en España el pasado mes de septiembre, sólo el 2% de los indios celebra ser padre de una niña. Una de las bendiciones tradicionales en el país es desear a alguien tener cien hijos varones mientras que una maldición se considera decir: ?Ojalá tengas diez hijas y ojalá las cases bien?, en referencia a la cuantiosa dote que los padres de la novia tienen que pagar a la familia política.

    La atención de la comunidad internacional se centra en esta fecha clave en la India y, concretamente, en el estado de Uttar Pradesh, por ser el más poblado del mundo y tener uno de los mayores índices de feticidio. Sus doscientos millones de habitantes superan a toda la población de todo Brasil y, a pesar de que cada 11 minutos nace un bebé, el ratio por sexo entre menores de 6 años es uno de los más desequilibrados del planeta. Sólo hay 899 niñas por cada mil varones.

    Se estima que, en los últimos treinta años, se han llevado a cabo en la India entre 4 y 12 millones de abortos selectivos.

    Paradójicamente, India, la democracia más grande del mundo con 600 millones de votantes, fue uno de los primeros en reconocer el sufragio femenino y algunas de sus antiquísimas escrituras conciben a la mujer como símbolo de la diosa madre. Sin embargo, hoy en día tener una niña se considera aún una desgracia.

    A los factores sociales, religiosos y culturales, se une el hecho de la perversión y el abaratamiento del uso de las últimas tecnologías médicas que permiten detectar el sexo del bebé durante el embarazo cada vez con más antelación. Una ecografía en la India cuesta apenas siete euros. 

    A pesar de los esfuerzos del Gobierno indio, que ha dictado una ley para erradicar el uso de la tecnología con fines selectivos, cuando la prueba determina que se trata de una niña, muchas madres se someten a una interrupción voluntaria e ilegal del embarazo. Se estima que cada año se producen 500.000 abortos selectivos, lo que está provocando una enorme descompensación en la relación entre los niños y las niñas que nacen.

    Mientras que el ratio por sexo al nacer a nivel mundial es de 1.070 varones por cada 1.000 mujeres, en la India por cada 1.000 niños nacen 914 niñas. En estados como el de Punjab la cifra baja hasta sólo 846 niñas por cada 1.000 niños.

    Discriminadas de por vida

    ?En la India, como en muchos otros lugares del mundo, la discriminación de género comienza incluso antes del nacimiento y continua toda la vida. Las niñas que consiguen nacer tienen que enfrentarse a una discriminación constante en todas las etapas de su vida: Violencia de género, tráfico y explotación sexual, matrimonio temprano y forzado, desigualdad a la hora de acceder a aspectos tan sencillos como la educación o una alimentación equilibrada?, explica Concha López, directora general de PLAN en España.

    Las niñas son consideradas ?paray dhan? (?futura responsabilidad de otros?) por lo que sus padres las discriminan frente a sus hermanos varones y muchas veces no ven ni siquiera necesario que vayan al colegio. El 56% de las adolescentes indias de entre 15 y 19 años tienen anemia y el 45% de las menores de la India frente al 20% de los varones, padecen retraso del crecimiento debido a la mala alimentación.

    Los últimos datos del censo nacional arrojan además que existe entre un 12 y un 15% más de hombres que de mujeres en edad de contraer matrimonio. ?Existe la creencia infundada de que la escasez de mujeres  elevará su estatus y acabarán casándose con hombres que realmente quieran crear una familia. Nada más lejos de la realidad ya que esta desproporción ocasionar un incremento de

    la violencia de género, el tráfico y la explotación sexual?, asegura Tanushree Soni, especialista regional de género de PLAN en Asia.

    La dificultad de encontrar esposa, está llevando a los hombres incluso a ser ellos los que aportan la dote a la familia de la mujer a cambio de su mano y a buscarlas lejos de sus propias comunidades. Esto provoca que las mujeres no sólo tengan que casarse con auténticos desconocidos sino que también se sienten desarraigadas por ser obligadas a vivir lejos de su familia. Es el caso de Sandhya de 26 años, que dejó atrás a sus padres y a sus siete hermanos: ?Cuando llegué a la localidad de mi marido estuve llorando durante semanas. Me separaron de mi familia y amigos. Además, no entendía el dialecto local ni sus costumbres. Era una completa extraña?.

    PLAN quiere acabar con la doble discriminación que sufren las más pequeñas por ser mujeres y menores a través de su campaña internacional ?Por ser niñas? y, en concreto en este país asiático, con la campaña ?Let girls be born? (?Deja que las niñas nazcan?). Presente en la India desde 1979, desarrolla su campaña contra el aborto selectivo en seis estados. En concreto en Uttar Pradesh, trabaja en más de cien comunidades para sensibilizar a la población, las administraciones y los medios de comunicación sobre la necesidad de acabar con la práctica del feticidio. Su mensaje ya ha llegado a más de 50.000 personas. ?Es muy difícil cambiar prácticas tan arraigadas. Hace unos años era prácticamente imposible mantener una conversación acerca de la necesidad de proteger a las niñas. Ahora la gente se para y nos escucha. Poco a poco al situación está mejorando?, explica Sunil un trabajador de PLAN en las comunidades.