Los campamentos temporales, dañados tras las tormentas en Haití | Plan Spain Pasar al contenido principal

Los campamentos temporales, dañados tras las tormentas en Haití

1 Octubre 2010

26 de septiembre de 2010 - Al menos seis personas han muerto y cientos han resultado heridas durante la tormenta que el pasado viernes día 24 hizo pedazos varias carpas y estructuras en uno de los campamentos temporales creados en la capital haitiana tras el terremoto. Según Naciones Unidas, la tormenta causó desperfectos o destruyó casi ocho mil carpas y dejó a 11.000 familias sin refugio.   
 

?La tormenta fue repentina?, señaló Imogen Wall, portavoz de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. ?No hubo ningún aviso ni señal de alerta?. Las asociaciones humanitarias que trabajan en la construcción de viviendas o refugios temporales han distribuido hasta el momento 5.479 lonas impermeabilizadas y 468 carpas a más de 3.000 familias, casi un tercio de las víctimas de la tormenta. Se continúa analizando el alcance de los daños en los campamentos.   
 

Riesgo de enfermedades

La tormenta ha generado nuevos riesgos para la salud y seguridad de los campamentos, especialmente para los niños y niñas. PLAN está asesorando a las comunidades para que estén alerta ante nuevos peligros como la caída del tendido eléctrico y la acumulación de balsas de agua.  
 
Las enfermedades causadas por el agua empantanada son también una preocupación ya que 200 baños han quedado destruidos y el agua ha permanecido estancada en los campamentos durante los últimos días. Los comités de emergencia de los campamentos están trabajando para reconstruir las letrinas y las duchas. PLAN empezará a distribuir próximamente los kits de higiene entre los afectados.   
 
Más de 1,3 millones de personas se quedaron sin hogar a inicios de este año cuando un devastador terremoto azotó al país. Muchos de estos afectados estaban viviendo en carpas, que antes de la tormenta habían sido seriamente dañadas por las extremas condiciones climáticas en Haití, lo que las hizo más vulnerables a la destrucción y a los daños cuando sobrevino la tormenta.