PLAN Internacional celebra la decisión del Gobierno de Nepal de abolir la práctica de las kamalari | Plan Spain Pasar al contenido principal

PLAN Internacional celebra la decisión del Gobierno de Nepal de abolir la práctica de las kamalari

5 Agosto 2013
Con el Día de Malala todavía en el recuerdo de la opinión pública, el Gobierno de Nepal ha dado un gran paso hacia la protección de las niñas del país, mediante la declaración formal de abolir la dañina práctica de las kamalaris.

19 de julio de 2013. Con el Día de Malala todavía en el recuerdo de la opinión pública, el Gobierno de Nepal ha dado un gran paso hacia la protección de las niñas del país, mediante la declaración formal de abolir la dañina práctica de las kamalaris.

PLAN Internacional ha dado la bienvenida a esta medida e insta al Gobierno nepalí a tomar acciones legales contra aquellos que contratan a las niñas sirvientas -kamalaris-. Esta práctica consiste en la explotación doméstica de menores, quienes desempeñan las labores del hogar a cambio de una remuneración o la dotación de una educación.

"Este es un paso muy significativo en la dirección correcta y no ha podido llegar en mejor momento, ya que la atención de todo el mundo está centrada en los derechos de las niñas gracias a la huella que dejó el Día de Malala la semana pasada", ha admitido Donal Keane, Director de PLAN Nepal.

Aunque la práctica kamalari ya estaba prohibida por el ordenamiento jurídico de Nepal, la ley ha sido hasta ahora ineficiente a la hora de proteger a las niñas que eran contratadas como sirvientas domésticas.

"Estamos viendo los resultados de la incansable campaña de las mujeres jóvenes que, como Urmila Chaudhary, una ex-kamalari y embajadora de  PLAN, han llevado a cabo contra una práctica que explota a cientos de niñas nepalíes y que normalmente, les ha negado el derecho a recibir una educación", añade Donal Keane.

Urmila, la joven de 22 años embajadora de PLAN, fue noticia el pasado junio cuando fue agredida por la policía durante una manifestación contra la práctica kamalari en Katmandú, lo que le hizo perder el conocimiento. Recientemente ha recibido un premio por su defensa del derecho a recibir una educación, de manos del Enviado Especial para la Educación Universal de las Naciones Unidas, Gordon Brown.

Los frecuentes enfrentamientos entre el gobierno y los manifestantes se apaciguaron tras una serie de reuniones entre las dos partes y el acuerdo de un plan de diez puntos con el que se comprometen a liberar al país de esta práctica dañina y proteger los derechos de las niñas. Estos puntos incluyen la liberación de todas las kamalari restantes, la expedición de los oportunos documentos de identidad y el ofrecimiento de becas de estudio.

"Nunca pensamos que escucharíamos tal declaración por parte del mayor representante del Gobierno. Este es uno de los mayores logros del acuerdo de los diez puntos acordado entre las niñas y el gobierno", declaró Urmila.

"Este es el resultado de una década de esfuerzo que ha merecido la pena y nos ha hecho muy feliz. Todas las niñas queremos agradecerle al gobierno la decisión de abolir esta práctica y dedicar recursos a las niñas kamalari".

Urmila ha sido la principal representante del proyecto de PLAN para la Abolición de las Kamalaris. El proyecto, que se lanzó en 2005, ha ayudado a liberar a cientos de niñas y les ha permitido regresar a sus hogares, asistiendo a los padres para ganarse la vida y así no tener que enviar a sus hijas a trabajar. El programa también contribuye a que las niñas liberadas reciban una educación y tengan recursos para ganarse la vida.