PLAN mejora la educación preescolar de la China Rural | Plan Spain Pasar al contenido principal

PLAN mejora la educación preescolar de la China Rural

17 Julio 2012

Julio 2012. Xiaoxu, de cinco años, lloraba cada vez que iba al colegio, siempre cargada de libros para dar clases que no entendía porque no eran adecuadas para su edad. Luo, su madre explica ?antes siempre estaba muy triste, no quería ir a la escuela. Ahora le encanta ir a clase y regresa siempre muy contenta. Ha aprendido todo tipo de bailes y juegos y me cuenta todas las cosas que ha hecho durante su día?.

La educación es un derecho fundamental de todos los niños y las niñas pero en algunas partes del mundo, como las zonas rurales de China, los métodos de enseñanza no resultan constructivos para los niños menores de seis años de edad. Según informa PLAN China, la educación preescolar de las zonas rurales presenta muchos retos que se deben superar para tener una educación apropiada.

"Nos estamos centrando en que las clases fomenten la motivación y el entusiasmo. Otra de nuestras prioridades es que todos los niños y niñas excluidos, sobre todo las niñas, los discapacitados o los huérfanos acudan a la escuela y participen" explica Yu Honglian, Consejero de Educación de PLAN China.

Despertar el interés por la escuela

Para los más pequeños, ir a clase se ha convertido en una experiencia positiva. ?Me gusta ir al colegio. Siempre aprendo canciones o juegos nuevos y puedo estar con mis amigos. Antes no me gustaba porque no me enteraba? nos cuenta Yuting, de 7 años. Desde el año 2001, PLAN China desarrolla proyectos centrados en reformar los métodos de enseñanza y facilitar que todos los niños y niñas puedan acudir a la escuela. Estos programas de educación están teniendo mucho éxito entre los educadores y los padres.

?Con el apoyo de PLAN hemos modificado nuestros métodos con buenos resultados. Ahora estimulamos el interés y el entusiasmo de los más pequeños. Las demás guarderías están copiando este modelo porque tiene una gran acogida entre los niños y los padres? concluye Han Zhanqing, director de uno de los jardines de infancia.