#BringBackOurGirls resuena un año después | Plan Spain Pasar al contenido principal

#BringBackOurGirls resuena un año después

13 Abril 2015
Plan Internacional expresa su profunda solidaridad con las familias de las niñas secuestradas en Nigeria y vuelve a pedir su liberación inmediata, por lo que se une a la campaña en redes sociales #BringBackOurGirls (Liberad a las niñas).

En la noche 14 al 15 abril de 2014, más de 270 estudiantes fueron secuestradas en su residencia de la Escuela Secundaria en la ciudad de Chibok, en el estado de Borno (Nigeria). Algunas niñas lograron escapar, pero un año después de los hechos, más de 200 niñas -de edades comprendidas entre los 12 y los 17- aún no han vuelto a casa.

Plan Internacional expresa su profunda solidaridad con las familias de las niñas secuestradas y vuelve a pedir su liberación inmediata, por lo que se une a la campaña en redes sociales #BringBackOurGirls ("Liberad a las niñas"). El deseo de la organización es que se ponga fin a la discriminación, la intimidación y la violencia contra todas las niñas y que se haga efectivo su derecho a la educación.

Las escuelas como zonas de paz

Los ataques en las escuelas suponen una grave violación del derecho internacional. Estos ataques niegan los derechos básicos de todos los niños y niñas de aprender en un ambiente seguro y los ponen en riesgo de ataques y secuestros, y en el caso de las niñas, de matrimonio forzado y esclavitud sexual.

Se estima que entre 2005 y 2012, las fuerzas rebeldes y grupos utilizaron las escuelas con fines militares en al menos 24 países en conflicto. Las escuelas se han convertido en centros de detención, depósito de armas o cuarteles, y cada vez más se han convertido en el blanco de ataques violentos o foco de reclutamiento por parte de grupos armados.

Plan Internacional aboga porque las escuelas sean zonas de paz, donde todos los niños pueden aprender y crecer.

Defender los derechos de los niños

Plan Internacional insta además a todas las partes, incluso en lugares de conflicto, a defender los derechos de los niños para protegerlos de todas las formas de violencia.

Los gobiernos deben fortalecer y aplicar los marcos nacionales y locales apropiados basados ??en las normas internacionales humanitarias y de derechos humanos para construir una cultura de seguridad, resistencia y no violencia en todo el sector de la educación para prevenir el riesgo de daño o lesión, incluido el secuestro. Sólo garantizando su protección, los niños y niñas podrán desarrollar todo su potencial y disfrutar de un futuro mejor.