Feijoó y Santalices se unen al movimiento #Girl4President de Plan International | Plan Spain Pasar al contenido principal

Feijoó y Santalices se unen al movimiento #Girl4President de Plan International

3 Junio 2016
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoó, el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices han participado en un acto por los derechos de la infancia, al que también se han sumado los portavoces de los grupos parlamentarios PP, Pedro Puy; PSOE, Carmen Gallego; BNG, Tereixa Paz; y Mixto, Consuelo Martínez. Además han intervenido la directora general de Plan International, Concha López, y una niña portavoz de la organización.

Durante el acto, en el que 60 alumnos y alumnas del CEIP Plurilingüe de Nantes (Sanxenxo) ocuparon los escaños de la cámara, Plan International ha acercado a los diputados y diputadas el movimiento #Girl4President, que busca la implicación de los líderes políticos para lograr un acceso equitativo a la educación y el fin de todas las formas de discriminación y violencia contra las niñas.

“El apoyo de los líderes políticos y las instituciones gallegas es fundamental para que podamos alzar la voz a favor de los derechos de las niñas. Galicia ha demostrado su compromiso con la defensa de la infancia, concediendo un espacio político a los niños y niñas para participen y se involucren en la toma de decisiones que afectan a su vida y su futuro”, ha reconocido la directora general de la organización, Concha López.

Con motivo del Día Internacional contra el Trabajo Infantil, que se conmemora el 12 de junio, Plan International ha recordado en el Parlamento gallego que en la actualidad hay 168 millones de niños y niñas en todo el mundo que se ven obligados a trabajar.

La organización ha alertado de la vulnerabilidad de las “niñas invisibles”, llamadas así porque trabajan en condiciones de clandestinidad y esclavitud, en jornadas interminables, sin acceso a la educación y expuestas a abusos físicos y sexuales en un sector laboral donde rara vez existe protección ni regulación. “62 millones de niñas no pueden ir el colegio y más de 11 millones se ven obligadas a trabajar en el servicio doméstico en condiciones de semiesclavitud, expuestas a la violencia", ha explicado Concha López.

El empleo de niñas en el servicio doméstico es una práctica habitual en América Latina y África, pero tiene una especial incidencia en el sudeste asiático en países como Filipinas, India, Pakistán o Bangladesh, sobre todo en las grandes ciudades. El 67,1% de los menores de edad que trabajan en el servicio doméstico son niñas.

Plan International defiende que la clave para eliminar el trabajo infantil es incrementar el poder económico de la familia y el acceso a la educación para mejorar las oportunidades de futuro de las niñas. Las niñas que continúan su educación pueden conseguir mejores oportunidades en el futuro, ya que cada año de educación secundaria de una niña supone entre un 10 y un 20% más de ingresos cuando sea adulta.

"Invertir en la educación de las niñas no es solo una cuestión de derechos, sino lo más inteligente para el desarrollo de sus países. Plan International insta a los centros de decisión política a lograr un acceso equitativo a la educación que permita a todas las niñas desarrollar su potencial” ha destacado la directora.