Plan International advierte de que la seguridad y los derechos de las niñas están en riesgo ante el rebrote de ébola en Guinea

  • Durante la anterior epidemia de ébola, las niñas y adolescentes fueron de las más afectadas: sin acceso a los servicios sanitarios, con hambre por la escasez de alimentos, y desprotección por la crisis de cohesión comunitaria. 
  • Plan International, que trabaja en Guinea desde 1989, solicita apoyo técnico y financiero necesario para proteger los derechos de la infancia, y especialmente de las niñas, para que puedan seguir estudiando y accediendo a los servicios sanitarios.
  • La organización ha transmitido al Gobierno guineano su disposición para trabajar conjuntamente para contener la nueva epidemia de la enfermedad en el país.

La declaración de un rebrote de ébola en el suroeste de Guinea, donde se han confirmado nueve casos y cinco personas fallecidas hasta el momento en las localidades de Gouéké y Nzérékoré, amenaza la seguridad y los derechos de miles de niñas y adolescentes en el país africano, advierte Plan International, organización humanitaria que trabaja en defensa de los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas. 

El pasado 14 de febrero, el gobierno de Guinea confirmó que el país se enfrenta a un nuevo brote de ébola, tras la muerte de, al menos, cinco personas en ambas localidades, y en aplicación del Reglamento Sanitario Internacional (RSI), cuyo objetivo es prevenir la propagación internacional de enfermedades. Según fuentes oficiales, los casos están relacionados con el entierro de una enfermera en Gouecké, una localidad cercana a la frontera con Liberia, en la que trabaja la organización.

Durante la anterior epidemia de ébola en Guinea, donde comenzó el brote más grande de la historia entre 2014 y 2016, extendiéndose a países vecinos como Liberia y Sierra Leona,

las niñas y las adolescentes fueron de las más afectadas: dejaron de acceder a los ya de por sí precarios servicios sanitarios; se enfrentaron al hambre por la escasez de alimentos y otros bienes y servicios básicos, así como a la desprotección debido a la crisis de cohesión comunitaria. La organización ha advertido que las consecuencias de esta nueva epidemia podrían ser devastadoras para esta generación de niñas. 

“Es necesario que las autoridades garanticen el apoyo técnico y financiero para proteger los derechos de la infancia, y especialmente de las niñas y las adolescentes. Ante esta nueva oleada, es fundamental que las niñas puedan seguir yendo a la escuela y accediendo a los servicios sanitarios. También es necesario reforzar los mecanismos de protección a nivel comunitario, restablecer los medios de subsistencia y garantizar la resiliencia de la comunidad”, ha subrayado Concha López, directora general de Plan International, que hace un llamamiento a todos los actores para que se movilicen y trabajen juntos. 

“Cuando se registraron los primeros casos de ébola en la localidad de Guéckédou en 2014, Plan International estuvo al frente de la respuesta. En esta ocasión, queremos transmitir al Gobierno guineano nuestra disposición para hacer lo que esté en nuestras manos para contener rápidamente la enfermedad, siguiendo las directrices de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria”, ha explicado Johnson Bien-Aimé, director de Plan International en Guinea.

Trabajo de Plan International en Guinea

Plan International trabaja en Guinea desde 1989 con el fin de garantizar los derechos a la educación, la salud, la protección y los medios de subsistencia a los niños, niñas y adolescentes más vulnerables. 

Dentro de sus proyectos, la organización cuenta con un programa para fortalecer la resiliencia comunitaria cuyo objetivo es preparar a las comunidades para hacer frente a las epidemias, los desastres naturales y las crisis. Esta estrategia de nacional se ha adaptado y ajustado al plan de respuesta a la Covid-19 en las áreas de actuación prioritarias. Hasta el momento, Plan International Guinea ha invertido, junto con sus socios, alrededor de 3.000.000 de euros en la respuesta a la pandemia.

Además. la organización es miembro del comité de coordinación, en el grupo temático de comunicación a nivel de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (ANSS), en el clúster de educación y en los grupos sobre salud a nivel nacional.