Pasar al contenido principal

Mujeres se levantan contra el abuso en Nicaragua

Voluntarios como Josefina están previniendo la violencia contra las niñas y las mujeres en áreas rurales de Nicaragua al cambiar comportamiento, siguiendo un entrenamiento brindado por Plan International.

Josefina campaigns for an end to abuse against girls in her community
Having been a teenage mother herself, Josefina has become a girls’ rights champion in her community.

Josefina, de 34 años, se ofrece a detener la violencia contra las mujeres y las niñas en su comunidad en la Región Autónoma de la Costa del Caribe Norte (RACCN) de Nicaragua. Esta región es el hogar de la comunidad indígena Miskito y grupos afro-descendientes y posee muchos problemas económicos y sociales.

"Tenemos varios problemas cómo niños y niñas abandonados, jóvenes que consumen alcohol y drogas y no hay trabajo", dice Josefina.

Los derechos de las niñas no son respetados

Las niñas son usualmente las más afectadas por los problemas en la región y reciben poco apoyo. "Quiero proteger a las niñas para que no se conviertan en víctimas de la violencia sexual o de matrimonios infantiles. Muchas de ellas quedan embarazadas cuando todavía son muy pequeñas", dice Josefina.

Yo les digo a las niñas que no necesitan un novio. ¡Lo que necesitas es estudiar!

Muchas adolescentes en la región han sido forzadas a contraer matrimonio con hombres mucho mayores, ya que sus familias luchan por llegar a fin de mes y así reciben dinero a cambio. Las nilas que escapan de matrimonios forzados, muchas veces son obligadas a tener relaciones sexuales forzadas.

Como consecuencia, 1 de cada 3 niñas entre 15 y 19 años en RACCNN es ya madre o está embarazada de su primer bebé.

La invisibilidad aumenta la vulnerabilidad de las niñas

El reporte  ‘Counting the Invisible’ de Plan International destaca que los gobiernos no terminarán el abuso que enfrentan millones de niñas, incluyendo aquellas en la comunidad de Josefina, si no mejoran las estadísticas relacionadas a sus vidas.

En la actualidad, ninguna estadística muestra cuántas niñas de las comunidades indígenas abandonan la escuela debido a las uniones tempranas, embarazo o violencia sexual. Estas niñas son invisibles para los gobiernos y por lo tanto, son más vulnerables.