Luis Evert: una historia de perseverancia y éxito | Plan Spain Pasar al contenido principal

Luis Evert: una historia de perseverancia y éxito

Como parte del programa de Plan International Perú para garantizar un futuro económico saludable para los jóvenes, estamos creando oportunidades de aprendizaje para fortalecer sus capacidades empresariales. Estos jóvenes han tenido acceso a estudios técnicos en metalurgia, soldadura, artesanía, cosmetología y maquinaria pesada, con el fin de entrar en el mercado laboral con mejores condiciones, mientras que otro grupo aprendió habilidades para la ganadería y para tejer.

El fortalecimiento de sus habilidades técnicas productivas ha permitido que algunos estudiantes logren mejores condiciones de empleo, mientras que otros han empezado pequeños negocios, y todos ellos tienen la esperanza de un cambio positivo y duradero tanto para ellos como para sus familias. 

Luis vive en el Valle Chipillico (Piura, Perú), donde Plan International lleva a cabo el proyecto "Aprender a emprender". Este proyecto, que se dirige a los estudiantes de secundaria y jóvenes que están fuera del sistema escolar, tiene como objetivo reforzar su capacidad empresarial, y al desarrollo de sus capacidades para el empleo y autoempleo.
Cuando empezaron las sesiones de capacitación, el padre de Luis no estaba tan convencido de nuestro proyecto, por lo que decidió no pagar los costos de transporte para Luis. Sin embargo, Luis tenía un objetivo muy claro - el quería tener su propio negocio. El no se desanimó y, a pesar de las dificultades para llegar allí, continuó asistiendo a las sesiones de capacitación.

Hacia el final del programa de capacitación, Luis tenía una idea clara de negocio - una granja de pollos. Durante un mes entero, Luis dedicó cuatro horas al día para elaborar un plan de negocios bien estructurado, y para practicar su presentación oral.
Luego, presentó su propuesta en un concurso de fondo semilla ante un jurado compuesto por personal de Plan International, el gobierno local y representantes de instituciones financieras. El jurado seleccionó la propuesta de negocio de Luis 'como uno de los diez mejores propuestas de entre más de 60, y le dio el capital para poner su negocio en funcionamiento.

La puesta en práctica de su negocio fue dura. La comunidad en la que vive no tiene acceso al agua potable, por lo que tuvo que ir al río y recoger agua en baldes. Luego tuvo que clorar el agua, para que fuera apta para los pollos.
Pero el se mantuvo positivo.

"Con el Plan he aprendido cómo hacer frente a un problema sin sentirme destrozado, siempre puedo levantarme de nuevo a pesar de las dificultades", dice.
Hoy en día, con las ganancias de su negocio, Luis se mantiene a sí mismo y a su familia, y además es capaz de ahorrar algo de dinero para continuar su educación y ampliar su negocio.

Él dice: "Me gustaría generar puestos de trabajo, y también quiero estudiar administración de empresas. También me gustaría dar charlas y compartir mi testimonio con los estudiantes de la escuela secundaria, me gustaría animarles a que realicen sus sueños y decirles que es posible". 

El propósito del proyecto es que los jóvenes como Luis desarrollen habilidades empresariales sociales y económicas que les permitan realizar sus vidas con mayores probabilidades de éxito social y económico.