ILUMINANDO EL FUTURO

ILUMINANDO EL FUTURO

El acceso a las energías renovables contribuye a la reducción de la pobreza en las comunidades rurales de Liberia. Trabajamos en el distrito de Lofa aumentando el conocimiento y el acceso a energía sostenible para impulsar el progreso técnico y económico de la comunidad.

La guerra civil, que terminó en 2003, mermó la capacidad del país para proveer electricidad a un colectivo importante de personas. Esto tuvo consecuencias en el acceso a la educación, trabajo y tecnologías de la comunicación  para varias comunidades. Por ello, estamos trabajando junto con la Unión Europea para reconstruir la infraestructura eléctrica del país.

El acceso a la electricidad mejora la capacidad de estudiar, convertirse en empresarios/as, trabajar o conectarse con el mundo exterior. Sin embargo, aproximadamente nueve de cada diez liberianos (88%) aún no tiene acceso a la electricidad y la mayoría de los hogares usan combustibles sólidos como madera, carbón o fuego para cocinar y para proveer calor, lo que tiene serias implicaciones para la salud. Además, sin una fuente de electricidad estable, los servicios de salud son precarios y se reduce drásticamente el tiempo de luz disponible para estudiar o trabajar.

Resultados del proyecto

La guerra civil, que terminó en 2003, mermó la capacidad del país para proveer electricidad a un colectivo importante de personas. Esto tuvo consecuencias en el acceso a la educación, trabajo y tecnologías de la comunicación para varias comunidades. Por ello, estamos trabajando junto con la Unión Europea para reconstruir la infraestructura eléctrica del país. El acceso a la electricidad mejora la capacidad de estudiar, convertirse en empresarios/as, trabajar o conectarse con el mundo exterior. Sin embargo, aproximadamente nueve de cada diez liberianos (88%) aún no tiene acceso a la electricidad y la mayoría de los hogares usan combustibles sólidos como madera, carbón o fuego para cocinar y para proveer calor, lo que tiene serias implicaciones para la salud. Además, sin una fuente de electricidad estable, los servicios de salud son precarios y se reduce drásticamente el tiempo de luz disponible para estudiar o trabajar.