Acoso callejero

Por primera vez en la historia, hay más personas viviendo en las ciudades que en zonas rurales y en 2030 habrá unas 700 millones de niñas y jóvenes viviendo en áreas urbanas.

Acoso callejero

El acoso callejero es la forma de violencia de género más normalizada.

Piropos, miradas insistentes, silbidos, comentarios no deseados, persecuciones…esta es la realidad diaria de niñas, adolescentes y mujeres en ciudades de todo el mundo.  

El acoso callejero es una de las formas de violencia de género más extendidas. Es intolerable que las chicas no puedan moverse libremente en los espacios públicos.  

En 2030 habrá 700 millones de niñas y jóvenes viviendo en áreas urbanas, allí tendrán más oportunidades y también más riesgos… 

Plan International lleva años implementando programas para promover la seguridad urbana de las niñas y adolescentes. A nivel global, forma parte del programa SAFER CITIES FOR GIRLS con ONU-Hábitat y Women in Cities International. 

A lo largo de 2020 y 2021, a través de un proyecto que cuenta con el apoyo financiero de la Comisión Europea, adolescentes y mujeres jóvenes de Madrid, Sevilla y Barcelona han compartido sus experiencias en las calles. 

A través de la web de la iniciativa las chicas han señalado sobre los mapas de sus ciudades, lugares donde han tenido malas experiencias.  

A continuación, los datos de los últimos informes publicados por Plan International nos siguen demostrando que no existen los mecanismos necesarios para responder al acoso callejero. 

El 78% de las jóvenes han experimentado acoso callejero en alguna ocasión.
El 90% de las chicas asegura que nadie les ayuda cuando son acosadas.
Un 21% señala que es tan habitual que se han acostumbrado
Solo un 3% llega a denunciar
Previous
Next

Es un problema real con un impacto diario en la vida de las niñas, adolescentes y mujeres y, sin embargo, en España la legislación actual no cuenta con una norma que lo regule.

Plan International trabaja en nuestro país para que se adopten medidas con el fin de generar ciudades inclusivas en las que las niñas y las jóvenes se sientan libres y seguras. Con tu ayuda queremos:

  • Cambiar las leyes y normas: inclusión de sanciones para el acoso callejero, simplificando los sistemas de denuncia y la posibilidad de hacerlo de forma anónima.
  • Mejorar la planificación urbana: adopción de un enfoque de género en el diseño y planificación urbana, incluyendo las necesidades de niñas y jóvenes.
  • Sensibilizar a la sociedad: una mayor inversión destinada a campañas de sensibilización para dejar de normalizar el acoso callejero y comenzar a condenarlo

Historias

Lo último en

El acoso callejero, verbal y físico, es un problema diario y “normalizado” en ciudades de los cinco continentes, según revela el informe “(In)seguras en la ciudad: las experiencias diarias de niñas y mujeres jóvenes” de Plan International.

Otros recursos disponibles

(In)seguras en la ciudad

Las niñas y las chicas jóvenes se sienten inseguras en las grandes ciudades. Piropos no deseados, silbidos, miradas insistentes, manoseos y exhibicionismo son algunas de

Saber más »

Otros recursos disponibles

Inseguras en las calles: experiencias de acoso callejero en grupo en niñas y mujeres jóvenes

El estudio, basado en testimonios de chicas y mujeres jóvenes de Delhi, Kampala, Lima, Sídney y Madrid, muestra que los hombres y chicos que cometen acoso ponen su necesidad de aceptación social en el grupo por delante de la necesidad de las chicas y mujeres de sentirse seguras en las calles. Además, señala que los grupos de hombres y chicos que acosan, lo consideran una forma de entretenerse y divertirse y suprimen la empatía hacia las víctimas para centrarse en reforzar el vínculo con el grupo y medirse con sus pares.  

 

El informe destaca que el acoso callejero en grupo explota los desequilibrios de poder y pone en la diana a las chicas en situación más vulnerable: ocurre con más frecuencia cuando ellos van en grupos grandes y ellas son más jóvenes y están solas. Además, cuando las chicas se enfrentan al acoso, la respuesta suele desembocar en más burlas, risas y posible escalada de violencia. Estas demostraciones de poder sirven para reforzar su pertenencia al grupo, según los resultados del estudio, pero, en el proceso, humillan y atemorizan a chicas y mujeres.