Ciudades seguras

Las ciudades ofrecen más oportunidades para las chicas, pero también pueden ser espacios inseguros para ellas.

Ciudades seguras

Niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de todo el mundo viven cada día experiencias de inseguridad en las ciudades.

Plan International lleva años implementando programas para promover la seguridad urbana de las niñas y adolescentes. A nivel global, forma parte del programa SAFER CITIES FOR GIRLS junto con ONU-Hábitat y Women in Cities International.

 

Safer Cities for girls en españa

Safer Cities for Girls en España es un proyecto que cuenta con el apoyo de la Comisión Europea y que tiene como objetivo construir ciudades seguras, responsables e inclusivas partiendo de las experiencias y propuestas de jóvenes mujeres.

Un primer paso consiste en recopilar datos sobre las experiencias de acoso callejero de mujeres jóvenes y a partir de ello, elaborar un informe que estudia la percepción de seguridad e inseguridad de las chicas de. En una primera fase han participado cerca de 3.000 jóvenes entre 15 y 25 años de tres de las principales ciudades del país: Madrid, Barcelona y Sevilla.

LAS CIFRAS DEL ACOSO CALLEJERO

Testimonios directos de 3.000 jóvenes participantes en el estudio de Safer Cities, revelan que las miradas insistentes, los silbidos, los comentarios no solicitado e incluso persecuciones son la realidad diaria de las chicas en las ciudades de Madrid, Sevilla y Barcelona. Los datos del estudio revelan que:

1. El 78% de las jóvenes ha sufrido acoso callejero. Cuando sufren acoso, solo un 3% de las chicas lo comunica a las autoridades o fuerzas de seguridad, y la experiencia se suele quedar en conversaciones con familiares o amistades.

2. El 90% no reciben ayuda por parte de los testigos. Las jóvenes que sufren acoso callejero no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes

3. Un 66% de los casos afirma que son acosadas por ser mujeres. Se trata de una discriminación por razón de género que tiene un impacto real en la vida de las jóvenes, porque no se sienten libres ni seguras.

¿Cómo se ha elaborado el informe Safer Cities for Girls?

Las jóvenes que residen en alguna de las ciudades participantes marcaban el punto en el mapa que querían registrar, señalaban si les había parecido un lugar seguro o inseguro, y daban detalles sobre su experiencia y los motivos por los que se habían sentido así. Además, podían indicar si recibieron ayuda o no, y cuáles son las características que, en su opinión, hacen que un lugar sea más seguro.

DE LOS 14.500 PUNTOS E INCIDENTES DE ACOSO SEÑALADOS EN EL MAPA DEL PROYECTO PILOTO, MENOS DE UN 9% DE LOS CASOS FUERON REPORTADOS.
DE LOS 14.500 PUNTOS E INCIDENTES DE ACOSO SEÑALADOS EN EL MAPA DEL PROYECTO PILOTO, MENOS DE UN 9% DE LOS CASOS FUERON REPORTADOS.
Previous
Next

Plan International hace un llamamiento para que se adopten las siguientes medidas con el fin de generar ciudades inclusivas en las que las niñas y las jóvenes se sientan libres y seguras:

  • Normativa: revisión de las ordenanzas locales de manera que se incluyan sanciones para el acoso callejero por razón de género. Simplificar los sistemas de denuncia para que sean claros y tengan la opción de presentar las denuncias de forma anónima. Además, todas las denuncias deben tomarse en serio y con respeto, sin importar la gravedad percibida por quien registra el incidente.
  • Planificación urbana: adopción de un enfoque con perspectiva de género en el diseño y planificación urbana, que tenga en cuenta las necesidades de las niñas y de las chicas en los espacios públicos.
  • Participación: promover la participación de las chicas y mujeres jóvenes en la toma de decisiones acerca del diseño y planificación urbana, así como en la adopción de políticas y medidas para prevenir y erradicar el acoso callejero y en la recopilación de datos.
  • Campañas de sensibilización: destinadas a que la sociedad deje de normalizar el acoso callejero y comience a condenarlo como una forma inadmisible de violencia contra las niñas y las chicas, que las niñas y mujeres pueden denunciar y que cualquier persona que sea testigo debe actuar. Dichas campañas deben poner en el foco la persona que ejerce el acoso, no quien lo recibe, y deben estar destinadas a que la población masculina tome conciencia y se responsabilice sobre sus actos.
  • Obtención de datos: deben obtenerse datos e información científica y rigurosa sobre el acoso callejero, de manera desagregada por edad y género actualizados para conocer la dimensión del problema.
  • Inversión: aumento del presupuesto municipal para luchar contra todas las formas de violencia que afectan a las chicas y a las niñas por su género y su edad, tanto en educación y prevención como en detección y atención.

 

Todavía puedes seguir participando: Di no al acoso callejero. Si lo has sufrido en Madrid, Barcelona o Sevilla, tu experiencia puede ayudar a erradicarlo.