Alumnos del proyecto Tribucan de Caja Navarra y PLAN reconstruyen un centro escolar en Haití | Plan Spain Pasar al contenido principal

Alumnos del proyecto Tribucan de Caja Navarra y PLAN reconstruyen un centro escolar en Haití

9 Diciembre 2010

Madrid, 9 de diciembre de 2010 - PLAN, la organización internacional de protección de derechos de la infancia y Caja Navarra unen sus fuerzas a favor de la reconstrucción de Haití. El acuerdo de colaboración entre ambas organizaciones, firmado por Concha López, directora general de PLAN España, y Juan Carlos Esquíroz, responsable de Redes Banca Cívica de CAN, permite continuar con la labor de reconstrucción del sistema educativo del país caribeño, devastado después del terremoto del 12 de enero de 2010.

Caja Navarra ha decidido, para el curso 2010-2011, canalizar el beneficio recaudado por los alumnos del programa Tribucan a través de uno de los proyectos de PLAN. Tribucan es el proyecto educativo de Caja Navarra, que promueve entre los niños y niñas la solidaridad y la capacidad para emprender. Tiene como objetivo tender puentes entre la escuela, las familias, las organizaciones sociales, las instituciones y todos los  miembros de la ?tribu? para involucrar a la sociedad en la educación de jóvenes solidarios, responsables y capaces de emprender con éxito sus logros personales, académicos y laborales a través del fomento de actitudes, capacidades y habilidades sociales.

El proyecto comprende la participación de alumnos de 52 colegios de toda España que, a lo largo de un curso escolar, estudian las características y condiciones de vida en un país en vías de desarrollo, la estructura de una ONG implantada en el país -en este caso PLAN- y desarrollan un proyecto empresarial con el que conseguir fondos para contribuir con el proyecto estudiado.

Este año, los estudiantes dispondrán de 25.000 pulseras de hilo fabricadas artesanalmente por jóvenes haitianos, cuya venta tendrán que organizar y gestionar. Los beneficios recaudados irán destinados a la edificación de un módulo de un centro escolar de dos aulas con capacidad para albergar a cien niños y niñas en Jacqmel, localidad situada 40 km al sur de la capital Puerto Príncipe que quedó totalmente destruida por el seísmo.

El proyecto educativo Tribucan es una de las múltiples iniciativas que desarrolla Caja Navarra y que conforman el espíritu pionero y participativo de la Banca Cívica. El proyecto involucra, además de a profesores y alumnos, a pedagogos, que realizan el seguimiento escolar de las actividades de Tribucan; a emprendedores apoyados por Caja Navarra, que visitan los colegios y comparten sus experiencias con los alumnos; y a más de cien directivos de CAN, que realizan el seguimiento de la evolución del programa en los 52 colegios.

Concha López, directora general de PLAN España, asegura que: ?La educación y la reconstrucción del sistema escolar son claves para el futuro de Haití, un país donde el 47% de la población es menor de 18 años. Continuar con la construcción de escuela es uno de los trabajos más importantes que se puede hacer en estos momentos en el terreno?.

Juan Carlos Esquiroz, responsable de Redes de Banca Cívica, resalta el aspecto bilateral del  proyecto: ?Tribucan influye positivamente tanto en la educación de los alumnos españoles participantes en este proyecto pedagógico, como en la de los niños y niñas haitianos que podrán disfrutar de una nueva escuela?.

Reconstruyendo el sistema educativo en Haití

Desde el pasado mes de abril, fecha de reinicio de las clases tras el seísmo, miles de estudiantes han estado recibiendo clase en tiendas provisionales. Se calcula que de las 16.000 escuelas del país caribeño, más de 6.000 se encontraban en la zona afectada y, de ellas, el 65% ha quedado derruido así como las tres principales universidades y el propio ministerio de Educación, que quedaron colapsados después del terremoto. PLAN trabaja en la construcción de 500 escuelas con estructuras sólidas. Tras una fase inicial destinada a reagrupar a los niños y empezar las clases en tiendas, en octubre se comenzó a poner en pie las escuelas. Hasta la fecha se han construido 50 y más de 140 están en proceso.

El tiempo de vida medio de estos módulos es de unos 10 ó 15 años y están construidos en madera, un material flexible y resistente a los desastres naturales, que además, permite que se edifique en apenas una semana.

La asistencia de los niños y niñas a clase es esencial, porque además de formarles para el futuro, contribuye a proporcionarles una rutina que ayuda a disminuir el estrés y el miedo que tanto el terremoto como las condiciones de vida tras el mismo, les provoca.

PLAN trabaja además, en la formación de profesores y voluntarios (más de 700 hasta la fecha) en tareas de destraumatización infantil, para procurar minimizar las secuelas psicológicas del seísmo.

PLAN en Haití

PLAN está presente en Haití desde hace 37 años. En el momento del terremoto contaba en el país con 143 empleados, a los que se unió un equipo internacional de expertos en emergencias, que trabajan desde entonces para mejorar la situación de más de millón y medio de niños y niñas afectados por el seísmo del pasado enero.

En estos momentos, PLAN está desarrollando numerosos proyectos de construcción de escuelas temporales en las zonas de Jacmel y Croix-des-Bouquets, a las afueras de Puerto Príncipe, donde se han construido varios campamentos para acoger a la población refugiada tras el terremoto. Entre estas acciones se cuenta la creación de zonas seguras para los niños (Child Friendly Spaces), la construcción de servicios de saneamiento, limpieza de escombros de las zonas escolares y refuerzo de las economías familiares mediante el programa `Dinero por Trabajo´ (Cash for Work), así como la prestación de servicios de salud mediante clínicas móviles.