Pasar al contenido principal

Reducción del riesgo de desastres en Filipinas

El programa pretende contribuir al fortalecimiento de la estrategia de atención, prevención y respuesta ante desastres naturales en Filipinas y así aumentar la capacidad de resilencia frente a los desastres de la comunidad educativa de las provincias en que se desarrolla. 

Concretamente, el programa  se fundamenta sobre la estrategia de la seguridad escolar de Filipinas y pretende apoyar a cinco centros educativos de la municipalidad de Datu Odin Sinsuat, mejorando su capacidad para hacer frente a los desastres gracias a un plan de prevención y respuesta participativo, con enfoque de género y concentrado en la infancia. 

Filipinas es un país geográficamente expuesto a los desastres naturales debido a su ubicación dentro del Cinturón de Fuego del Pacífico que le convierte en un país propenso a los terremotos y erupciones además de los tifones, que se producen alrededor de 20 veces al año.

Los niños y niñas están en una situación de mayor vulnerabilidad ante el impacto de un desastre natural, así que las escuelas deben ser espacios seguros para ellos. Sin embargo, es frecuente que las escuelas no estén preparadas para atender o responder a las consecuencias de un desastre. Para hacer frente a esta situación, Filipinas cuenta con la estrategia de la seguridad escolar sobre la que este proyecto está fundamentado. 


El proyecto pretende conseguir tres resultados concretos:

Educación para la reducción del riesgo y la resilencia.

Este componente pretende reforzar la cultura de preparación ante desastres, mejorando los conocimientos de la comunidad educativa en DRR, inclusión de la perspectiva de género y adaptación al cambio climático, entre otras. Así mismo prevé incluir la gestión de riesgos en los protocolos educativos y vincular los centros con otros planes comunitarios para una mejor coordinación. 
  Un niño aprende primeros auxilios en el campamento de Prevención de Desastres Naturales en Daram.


Centros educativos seguros

Este componente pretende garantizar el acceso seguro de menores a la educación en todo momento. Esto implicará, entre otras cosas, un análisis de riesgos específicos de cada centro y la adaptación de las estructuras con pequeñas reformas y medidas específicas para que funcionen eficazmente como centros educativos y lugares seguros ante las catástrofes.

Gestión de desastres en las escuelas 

La comunidad educativa será organizada y capacitada para ser protagonista eficaz en la respuesta ante emergencias. Esto incluye la creación de oficinas de gestión y equipos de respuesta acordes con la ley, y liderados por el profesorado y el alumnado. El objetivo es reforzar su capacidad de resilencia con mejores conocimientos y herramientas que minimicen riesgos y permitan acciones más eficaces. 
 

Resultados del proyecto

Hasta el momento los resultados del proyecto han conseguido mejorar el conocimiento de la comunidad educativa en la reducción de riesgos generando espacios de educación seguros.

Los riesgos de las escuelas han sido evaluados y también se ejecutaron acciones para mejorar la seguridad

Las escuelas crearon equipos de emergencia que están preparados para actuar en caso de que ocurra un desastre