Djara, una historia diferente | Plan Spain Pasar al contenido principal

Djara, una historia diferente

9 Diciembre 2010

Djara creció en Gã-tauda, uno de los pueblos más pobres de Guinea Bissau. Huérfana desde que era una niña, se fue a vivir con sus familiares.

Grupos de Participación Infantil

Djara se unió a los Grupos de Participación Infantil (GPI), incluidos en el Programa de Derechos de la Infancia de PLAN. Los grupos están compuestos por 15 niños y 15 niñas y permite a los jóvenes expresar sus necesidades y sus preocupaciones y recibir formación sobre Derechos de la Infancia. Este año, PLAN ha registrado de la presencia de 70 grupos en las áreas más representativas de Bafata y Gabu.

El Grupo de Participación Infantil de Gã-tauda comenzó en 2006. Djara fue una de las primeras en unirse. Con el tiempo se convirtió en una participante muy actica. Actualmente ocupa el cargo de Secretaria y es responsable de la organización de la agenda de las actividades y de informar de los problemas de la comunidad.

Continuar con los estudios

Mediante su participación en los programas de protección de los derechos de los niños y por su deseo de contribuir a un cambio social, aprendió la importancia de evitar las barreras culturales para continuar estudiando. Gracias a su entusiasmo, su persistencia y a la confianza en sí misma que obtuvo en gran parte en el GPI, convenció a su familia de lo importante que era que seguir estudiando. De ese modo, acabó la escuela primara y ahora está en 6º grado.

Con la autorización de un tutor, Djara recibió formación especial mediante el programa de profesores de pre-escolar de PLAN. La primera sesión de formación duró siete días. Su familia reconoció rápidamente las posibilidades que se le abrían a Djara y la apoyó en sus estudios. ?A veces, estaba cansada para caminar hasta la escuela, pero mi familia me animaba a ir y a no perder clase?, dice Djara.

Después de completar su formación, empezó como voluntaria en la guardería de su comunidad al mismo tiempo que continuaba con sus estudios. Ahora imparte clases de canto y de juegos para estimular el aprendizaje psicomotor de 32 niños y niñas de entre 3 y 6 años en la guardería de Gã-tauda. Además, está participando en el desarrollo de materiales educativos adicionales para niños y niñas.

?Gracias a mi participación en el GPI de mi comunidad, fui capaz de seguir estudiando y de formarme como profesora de guardería. Ahora estoy muy feliz, enseñando a los niños y niñas en mi comunidad?, comenta Djara cuando le preguntan sobre su futuro.

Grupos de Participación Infantil

Actualmente, el programa de GPI alcanza a más de 2.100 niños y niñas entre 7 y 17 años en las regiones de Bafata y Gabu. Este año, PLAN está aumentando el número de GPI, pasando de 70 a 110 y le gustaría que este programa llegase a otras comunidades de las regiones de Bafata y Gabu.

El coste de formar a 30 jóvenes es de 1.100 euros por comunidad. Sin embargo, toda la comunidad se beneficia indirectamente, generando optimismo sobre el futuro de sus hijos y de su comunidad, aumentando la salud, la educación y las relaciones entre comunidades. A pesar de que los grupos de particiapación infantil son un programa de bajo coste su expansión a otras comunidades supondría el incremento de recursos necesarios.