El agua, necesaria para cumplir seis de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio | Plan Spain Pasar al contenido principal

El agua, necesaria para cumplir seis de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio

21 Marzo 2011

Madrid, 22 de marzo de 2011. Gisele, una niña de 12 años africana que vive en un poblado al noroeste de Camerún, apenas tiene tiempo para asistir a la escuela porque por las mañanas tiene que caminar varios kilómetros para ir en busca de agua. Los días que acude lo hace tarde y tan cansada que no es capaz de rendir lo suficiente. Como Gisele miles de niños y, especialmente, niñas en todo el mundo viven a diario esta situación. En países en vías de desarrollo de África, Asia y América Latina, a las menores, sólo por ser mujeres, se les asignan más tareas domésticas que a los hijos varones. La discriminación de género junto con la falta de acceso al agua potable pone en riesgo su educación.

La existencia de agua potable en una comunidad influye en aspectos como la educación y la igualdad de género, todos ellos relacionados con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Esto ocurre porque los ODM no son departamentos estancos y sus causas se interconectan. Así, por ejemplo, si no se consigue reducir a la mitad el número de personas que no tienen acceso al agua potable o a un adecuado servicio de saneamiento -una meta recogida en el Séptimo ODM- cinco de los otros siete objetivos restantes no pueden cumplirse plenamente.

Acceso a agua potable y educación

Disponer de un pozo o una fuente cerca de la propia residencia mejora los índices de asistencia a la escuela y ayuda al total cumplimiento del segundo Objetivo de Desarrollo del Milenio que busca la total educación primaria universal.

PLAN trabaja para mejorar la vida de niños y niñas en 48 países en vías de desarrollo. Así en Bafut, una región al Noroeste de Camerún donde vive Gisele, la organización internacional de protección de la infancia ha instalado un pozo que ha permitido a las niñas poder volver al colegio al no tener que perder toda la mañana yendo a por agua. ?Antes de que PLAN instalara el pozo, teníamos que caminar durante varias millas para poder asearnos antes de ir a la escuela, es por eso que siempre llegábamos tarde?, cuenta una niña de Bafut.

La aparición del pozo también han disminuido los índices de violencia sobre estas menores que, antes de que se instalara, a menudo eran agredidas sexualmente cuando caminaban al anochecer o a primeras horas de la mañana en busca de agua.

Promover la igualdad de género

La educación y el acceso a agua potable son esenciales también para conseguir, a su vez, el total cumplimiento del tercer Objetivo de Desarrollo del Milenio: Promover la igualdad de los géneros y la autonomía de la mujer. Como señala Concha López, directora general de PLAN en España: ?Una niña con estudios será una mujer con capacidad para decidir a qué edad y con quién se quiere casar, qué número de hijos quiere tener y qué profesión quiere elegir. La educación es el mejor instrumento para luchar contra prácticas como el matrimonio temprano, la mutilación femenina, el trabajo infantil y el tráfico de menores. Una niña que estudia será una mujer con capacidad para decidir sobre su vida".

Cada año, 1,9 millones de niños menores de cinco años mueren debido a enfermedades causadas por beber agua no potable y no tener acceso a unos servicios de saneamiento adecuados. ?Mis primeros dos hijos tuvieron muchas diarreas. En ese momento no sabíamos que el agua era lo que los estaba enfermando. Desde que lo sabemos son niños mucho más sanos?, cuenta Josefina madre de cuatro hijos y procedente de la comunidad de Pacux (Guatemala) donde PLAN ha desarrollado un proyecto de capacitación a las madres para que sepan cómo tratar el agua que consumen sus familias.

La reducción de la mortalidad infantil, la mejora de la salud materna y el combate de diversas enfermedades como el paludismo recogidos respectivamente en el cuarto, quinto y sexto Objetivo de Desarrollo del Milenio también se ven influenciados por el acceso a fuentes de agua potable y a unos servicios de saneamiento adecuados. Estos son decisivos para rebajar las tasas de desarrollo de enfermedades, como el paludismo o el cólera, para las que el agua en malas condiciones es el caldo de cultivo ideal y que atacan con mayor virulencia a menores y mujeres embarazadas que, a su vez, tienen grandes posibilidades de transmitir la enfermedad al feto.

A falta de cuatro años para que venza el plazo establecido, sólo en Asia, más de mil millones de personas necesitarían acceder al agua potable y 2.200 millones deberían tener acceso a servicios básicos de saneamiento, según datos de PLAN, para cumplir con el séptimo Objetivo de Desarrollo del Milenio, el relacionado con el agua.

Qué hace PLAN

PLAN trabaja con los niños y sus comunidades para mejorar el acceso al agua potable y para enseñarles la importancia de no derrochar el agua. En los últimos años, PLAN ha apoyado a las familias en la construcción de una media anual de 100.000 inodoros. También provee puntos de agua potable en escuelas y comunidades de zonas rurales y crea organizaciones compuestas por miembros de la propia comunidad, en muchas ocasiones los propios niños y niñas, para que se aseguren de que las instalaciones se utilizan adecuadamente.