Ganarse el respeto ayudando a nuevas madres | Plan Spain Pasar al contenido principal

Ganarse el respeto ayudando a nuevas madres

28 Febrero 2011
  • Maloti Rani tuvo que superar las barreras sociales, la presión de una familia estricta e incluso la violencia doméstica antes de trabajar en la comunidad.
  • Debido al sistema de castas que rige en su sociedad, Maloti solía ser ignorada y no la respetaban en su localidad, Belkupur, en el norte del distrito de Dinajpur, Bangladesh. Por ello, Maloti se veía excluida de la vida social de su comunidad.

    Cuando PLAN comenzó en 2006 a desarrollar actividades en su localidad, Maloti, decidió involucrarse y en seguida se sintió segura con los programas impulsados por PLAN.  Empezó trabajando en la identificación de problemas en su pueblo y en la búsqueda de soluciones. Cuando se formó el comité de desarrollo, Maloti se convirtió en uno de los miembros más activos y entusiastas.

    Dentro de sus nuevas responsabilidades estaba el tener que acudir a numerosas reuniones. Su marido no lo aceptó y comenzó a pegarla por abandonar sus tareas del hogar. Sin embargo, Maloti continuó acudiendo a las reuniones y a los programas de formación aprovechando los momentos en los que su marido no estaba en casa. Maloti adquirió conocimientos sobre los problemas sanitarios y los derechos básicos de las madres y los niños y niñas, pero sus suegros y su marido seguían sin aprobar lo que hacía.

    Conocimientos para ayudar a la comunidad

    Así que empezó a pensar maneras de convencer a su familia. Un día, después de aprender cosas sobre la salud infantil, ayudó a su suegra a curar a su hija que estaba enferma, y su suegra se dio cuenta de la importancia del trabajo de Maloti. Convenció a su marido y a su hijo para que dejaran que Maloti acudiera a las reuniones y siguiera aprendiendo.

    Actualmente, Maloti se ha convertido en una especialista en el cuidado de las madres y los hijos. Cuando en 2008 el pueblo decidió contratar a una persona que diese asistencia en los partos, Maloti fue elegida unánimemente por sus vecinos para aconsejar a las mujeres embarazadas y a las nuevas madres.

    Ahora, el sueño de Maloti es poder ayudar a mucha más gente de su localidad.

    ¿Qué puedes hacer tú?

    - Firma para que el 22 de septiembre sea declarado el Día Internacional de las Niñas

    - Financia una beca para que una niña pueda continuar sus estudios de secundaria