Urgen fondos para reparar las secuelas del conflicto de Mali | Plan Spain Pasar al contenido principal

Urgen fondos para reparar las secuelas del conflicto de Mali

22 Marzo 2013
En el primer aniversario del conflicto de Malí PLAN hace un llamamiento a la comunidad internacional para continuar atendiendo a la población en los próximos meses y ayudar a la infancia a cubrir sus necesidades básicas. Cerca de 500.000 personas se han visto obligadas a desplazarse desde que comenzó el conflicto hace ahora un año. El 51% de los desplazados son menores.

Madrid, 22 de marzo de 2013.- En el primer aniversario del conflicto de Mali, PLAN Internacional hace un llamamiento a los gobiernos donantes para que tengan en cuenta las necesidades de la población de Mali e incluyan entre sus prioridades el envío de ayuda humanitaria.

?Hay un desequilibrio en los presupuestos que tiene que ser atendido por parte de los países donantes. El conflicto causa una inmensa y duradera irrupción en la vida de las personas. La provisión de refugio, reconstrucción y protección de los niños y niñas cuyas vidas han sido alteradas por el conflicto debe ser una prioridad principal?, ha dicho Nigel Chapman, CEO de Plan International.

El pasado enero, durante la conferencia de donantes celebrada en Addis Abeba, las agencias humanitarias, unificadas en la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), denunciaban haber recibido solo el 1% de los 370 millones de US$ que habían solicitado mundialmente para la región del Sahel el año pasado.

Desde entonces se ha alcanzado un 15% del total. ?Dicha cifra sigue siendo mínima para entregar una asistencia sustancial y significativa en toda la emergencia?, ha añadido Chapman.

Aproximadamente 250.000 niños y niñas se han desplazado debido al conflicto de MaliSon el 51% de las 447.542 personas que se han visto obligadas a dejar sus hogares y a huir a seis países. La mayoría de ellos (270.765) son desplazados internos y el resto se han refugiado en países como Níger o Burkina Faso.

?La brecha para alcanzar el total de la recaudación es extremadamente preocupante y será un impedimento para alcanzar a los niños más vulnerables?, ha indicado Fadimata Alainchar, directora nacional de Plan Mali.

?Hemos llevado nuestra operación humanitaria a siete localidades en la región de Segú, incluyendo Diabaly, en la región de Mopti, que fue recuperada por los insurgentes armados. Y ahora estamos preparando el comienzo de las operaciones en Tombuctú. Nuestro foco está en la educación, en la protección de la infancia, en la provisión de agua, saneamiento, higiene y otros de primera necesidad?, ha expresado Alainchar.

En Níger y Burkina Faso, países vecinos de Mali, PLAN presta servicios a campos de refugiados, abasteciendo de agua, saneamiento, talleres para fomentar la salud y la higiene, educación y protección de los derechos de la infancia.

El doctor Unni Krishnan, jefe de Respuesta y Prevención de Desastres de PLAN, ha expresado que en situaciones de conflicto el desplazamiento puede extenderse de unos pocos meses a unas décadas.

?Hemos estado operando en estos países del África Occidental durante décadas y estaremos aquí durante un largo periodo de tiempo. Necesitamos un compromiso a largo plazo por parte de los donantes y los gobiernos para que permanezcan con nosotros durante la recuperación y la construcción de resilencia de las comunidades afectadas?, ha indicado Krishnan.

La organización de protección de la infancia hace una solicitud de 25 millones de US$ a los Gobiernos donantes para dar respuesta de emergencia para el conflicto de Mali durante 2013.

?No solo se trata de ofrecerles un refugio y alimento, sino de crear un espacio seguro para la infancia en el que puedan reanudar sus vidas con la máxima normalidad posible. Un lugar que garantice su derecho a la salud, educación, protección y vivienda? ha explicado Concha López, Directora de PLAN Internacional en España.

El acceso al agua, un bien escaso en los campos de refugiados

En el Día Internacional del Agua PLAN recuerda que el agua es una de las necesidades más básicas en la asistencia humanitaria en Mali y los países vecinos.

El agua salva vidas y proporciona bienestar a desplazados y refugiados. El saneamiento y la provisión de agua son prioridades máximas en los campos de refugiados ya que promueven la higiene y evitan la proliferación de enfermedades.

?En las próximas semanas estaremos construyendo 24 letrinas en escuelas y reparando tomas de agua en Segú. Aunque los puntos de agua de las escuelas son básicamente para los niños y niñas, sabemos por experiencias que beneficia de forma general a toda la comunidad. Siempre vemos a madres llevar gratuitamente de este agua a sus casas tras las horas escolares?, ha explicado Ali Timbo, consejero del programa Agua, Saneamiento e Higiene (WASH), de PLAN.

Es importante recordar el lujo que supone para millones de personas tener agua en el hogar. En los campos de refugiados hay grifos, bombas y depósitos de agua que garantizan su acceso a quienes los habitan.