Egipto: respondemos a las necesidades de educación y de protección de los refugiados | Plan Spain Pasar al contenido principal

Egipto: respondemos a las necesidades de educación y de protección de los refugiados

29 Mayo 2015
Desde principios de 2014, Plan Internacional ha estado atendiendo las necesidades de protección y educación de los niños y niñas refugiados en la comunidad de acogida de la gobernación de Alejandría (Egipto). Esta respuesta de la organización se está ampliando a la zona del Gran Cairo y Damieta, y se espera que beneficie a 49.000 refugiados para el año 2017.

Texto y fotografías por Elspeth Chapman, cooperante de Plan Internacional.

Desde principios de 2014, Plan Internacional ha estado atendiendo las necesidades de protección y educación de los niños y niñas refugiados en la comunidad de acogida de la gobernación de Alejandría (Egipto). Esta respuesta de la organización se está ampliando a la zona del Gran Cairo y Damieta, y se espera que beneficie a 49.000 refugiados para el año 2017.

Los objetivos de las intervenciones son la educación, la protección de la infancia, el agua, el saneamiento y la higiene, y la promoción de la comprensión mutua en un clima de armonía.

Durante este mes, Plan Internacional España realizó una misión a Egipto para conocer a los beneficiarios de estas actuaciones. En el último año, Plan Internacional ha proporcionado educación de apoyo a los niños y niñas y a sus madres. El trabajo se ha realizado a través de las Asociaciones de Desarrollo Comunitario locales, las cuales han dispensado kits escolares y han puesto en marcha clases de desarrollo infantil para las madres y de recuperación para los niños y niñas.

Las clases de recuperación han sido esenciales para que los niños y niñas sirios aprendan árabe, que es muy distinto al sirio, su lengua materna. Además, se adaptan al currículo egipcio y se ponen al día con sus estudios. Y es que muchos de ellos han perdido el ritmo escolar debido a la guerra que ha afectado a los servicios públicos fundamentales, incluidos los colegios.

Estas actividades han permitido que los refugiados sirios, en su mayoría madres e hijos, se integren en las comunidades egipcias sin perjudicar su bienestar psicosocial, según han expresado ellos mismos.

Testimonios de los beneficiarios

Madre siria con dos hijos: "Mis hijos recibieron kits escolares y libros, y asistieron a clases de recuperación. También fueron de excursión y a jornadas de puertas abiertas en los centros comunitarios. Mis hijos llegaron a Egipto siendo adolescentes lo que puede ser bastante difícil. Sin embargo, estas actividades les ayudaron mucho, tanto a hacer amigos como a integrarse en la comunidad egipcia."

Madre siria con tres niños de 8, 7 y 5 años de edad: "Plan Internacional me dio un vale para material escolar que me permitió comprarles a mis hijos zapatos para que pudieran ir al colegio. También pude comprarles mochilas, cuadernos y uniformes. Sin este apoyo no podría inscribir a mis hijos en el colegio. Mis hijos han participado en actividades de ocio como jornadas de puertas abiertas, excursiones y un espectáculo de títeres. Todas estas actividades han ayudado a mis hijos a encajar. He notado un gran cambio en ellos porque al principio se sentían muy aislados. Llegué desde Siria sin mi marido y he tenido que tomar el papel de madre y padre en la familia. No puedo dejar a mis hijos solos. Por ello, las actividades para madres e hijos del centro de la comunidad me han proporcionado gran alivio"

En asociación con UNICEF, este apoyo se está expandiendo con el objetivo de ofrecerservicios urgentes, psicosociales,  recreativos y de acogida, a padres, madres y niños de la comunidad siria. Todo ello a través de cuatro asociaciones de desarrollo comunitario en Alejandría. Oficinas móviles se acercarán a aquellas familias que no pueden acceder fácilmente o que viven lejos de los centros.

Estas actividades de apoyo incluyen espacios acogedores para los niños y niñas, y foros de protección. Además, ya están en marcha programas de apoyo psicológico para casos concretos de abusos infantiles, matrimonios forzosos o trabajo infantil, entre otros. Por último, se dará dinero en efectivo a las familias más vulnerables para que puedan cubrir sus gastos educativos y sanitarios.