Luceli: una historia de emprendimiento | Plan Spain Pasar al contenido principal

Luceli: una historia de emprendimiento

25 Marzo 2015
La joven salvadoreña participa en el Proyecto de Emprendimiento Juvenil que Plan Internacional lleva a cabo en este país y ahora dirige su propio negocio.

San Salvador, 25 de marzo de 2015. - Luceli, que desde pequeña ha recibido el apoyo de los programas de Plan Internacional en su comunidad, participa ahora en el Proyecto de Emprendimiento Juvenil que esta organización lleva a cabo en El Salvador. Esta joven ha comenzado su negocio de elaboración de pan tras asistir a un curso de formación de cocina puesto en marcha por Plan Internacional. Ahora toda su familia está involucrada en el negocio, que distribuye pan para que se venda en las tiendas locales.

Los ingresos que obtiene con el negocio del pan le están permitiendo continuar con su propia formación y ayudar a la de sus hermanos. Pero Luceli no se queda aquí: desea abrir su propia cafetería y panadería donde vender café y pan recién hecho.

Luceli pudo finalizar sus estudios y terminar el Bachillerato con la ayuda de una beca escolar de Plan Internacional. Después conoció los cursos que la organización estaba impartiendo en la ciudad de Santa Tecla así que, como ella misma explica, ?fui, investigué y me animé a cursar una formación en gastronomía y, gracias a esto, ahora estoy iniciando mi negocio?.

Negocio familiar y futura fuente de empleo para jóvenes

Uno de los deseos de Luceli es que su negocio sirva para poder ayudar económicamente a su familia y, sobre todo, a sus hermanos menores, para que puedan continuar estudiando. Así el negocio se ha convertido en un proyecto familiar, en el que todos los miembros de la familia aportan su granito de arena.

En la comunidad donde vive Luceli el pan que se consume llega de otras zonas y, por tanto, es más caro. Ahora Luceli proporciona a sus vecinos un pan hecho en la propia comunidad con un precio más justo para sus clientes.

Además, esta joven emprendedora piensa que su negocio puede ser una fuente de empleo para otros jóvenes de la comunidad que quieran aprender el negocio. ?Todo el mundo que quiera hacer cosas buenas las puede conseguir; solo tiene que esforzarse?, dice la joven. Mujeres como Luceli hacen avanzar sus comunidades y sus países; los estudios demuestran que ellas reinvierten el 90% de sus ingresos en su comunidad, en la educación, la salud y el empleo de su familia y vecinos.

Luceli sueña con ampliar su negocio, repartiendo a más tiendas y con jóvenes de la comunidad trabajando con ella. En el futuro, le gustaría regentar su propia cafetería: ?Yo lo llamo ?cafipanadería? porque quiero vender café y que el pan esté recién hecho. A la gente le gusta todo lo que está recién hecho porque es más bueno?, afirma convencida.