Un mes del terremoto de Nepal: Plan Internacional urge a la vuelta a los colegios de los niños y niñas | Plan Spain Pasar al contenido principal

Un mes del terremoto de Nepal: Plan Internacional urge a la vuelta a los colegios de los niños y niñas

25 Mayo 2015
Se estima que 870.000 niños y niñas de entre 3 y 18 años no podrán volver a sus colegios cuando comiencen las clases. Varios miles más necesitarán apoyo para acceder a la educación de nuevo. Cerca de 25.000 escuelas fueron destruidas y hay unas 10.000 aulas más dañadas.

Madrid, 25 de mayo de 2015.- Un mes después del terremoto de 7,8 grados en el que murieron cerca de 9.000 personas y casi 17.000 resultaron heridas en Nepal, la organización de protección de los derechos de la infancia Plan Internacional urge al gobierno del país asiático a agilizar la reapertura de escuelas para ayudar a los niños y niñas afectados a recuperar cuanto antes la normalidad.

Los centros escolares debían haber reabierto el 15 de mayo. Pero después del segundo seísmo de 7,3 grados ocurrido el pasado 12 de mayo, el Gobierno de Nepal anunció que esta medida no se tomará hasta el día 31 del mismo mes. Se estima que 870.000 niños y niñas de entre 3 y 18 años no podrán volver a sus colegios cuando comiencen las clases. Varios miles más necesitarán apoyo para acceder a la educación de nuevo. Cerca de 25.000 escuelas fueron destruidas y hay unas 10.000 aulas más dañadas.

"Cuando las escuelas cierran, el peligro de abandono escolar aumenta exponencialmente. Los niños y niñas quedan expuestos a un mayor riesgo de explotación y a la trata. Por ello, es crucial que se abran centros educativos temporales para garantizar un entorno seguro", afirma Mattias Bryneson, director general de Plan Internacional en Nepal.

Hacia la recuperación

Plan Internacional ha apoyado a los niños y niñas desde que se produjo el terremoto del 25 de abril a través de distintas medidas como el establecimiento de ?Espacios Amigos de la Infancia?, donde los niños pueden iniciar su camino hacia la recuperación a través de canciones, bailes, teatro y juegos.

Seis de estos espacios ya se han puesto en marcha en los alrededores de Katmandú, y 29más están en curso. El objetivo es establecer un total de 100 centros alrededor de los distritos afectados. La medida supondrá la atención directa a 20.000 niños y niñas nepalíes. Una vez que las escuelas reabran, estos lugares servirán además como aulas temporales.

Para apoyar el derecho de los niños y niñas a ser escuchados, Plan Internacional, en colaboración con otras organizaciones, ha comenzado una ronda de consultas con ellos. Los resultados ayudarán a todos los niveles en la labor de reconstrucción de Nepal, y se compartirán con el gobierno del país, Naciones Unidas y el resto de organizaciones humanitarias para instarlas a incluir las necesidades de la infancia en sus planes de recuperación.

?No hay que olvidar que los niños y niñas también tienen una voz, grandes ideas y, habitualmente, una sólida comprensión de cómo pueden ayudar a cambiar el mundo que les rodea. Eso significa que no deberíamos limitarnos a ofrecerles soluciones, sino a preguntarles por sus propias iniciativas", añade Bryneson.

La vulnerabilidad de los menores se ha manifestado al quedar separados de sus familias o alejados de la seguridad de sus hogares y escuelas hacia ciudades de carpas improvisadas. ?Es importante no olvidarse de la situación de las niñas, que son particularmente vulnerables al tráfico, la prostitución, la violencia sexual y el matrimonio forzado. Siempre es más difícil que su voz sea escuchada?, ha afirmado Concha López, directora general de Plan Internacional en España.

La ayuda en terreno

El apoyo de Plan Internacional a las comunidades también continúa con la distribución de ayuda humanitaria a algunas de las zonas más afectadas de Nepal, y que incluyen los distritos de Sindupalchowk, Dolakha y Makwanpur. Hasta ahora, la organización ha entregado más de 26.151 kits de refugio con lonas, además de cuerdas, mantas, colchones y mosquiteras, para proporcionar refugio de emergencia a las familias que se ven forzadas a dormir a la intemperie.

Bryneson dice que la distribución de ayuda continuará mientras los planes de acción siguen en desarrollo. "Una de las mayores necesidades en este momento son los refugios. Ya hemos entregado miles de ellos y vamos a seguir en ello como primer paso para que la gente sin hogar pueda reconstruir sus vidas".