Pasar al contenido principal

La Asamblea de Madrid y Plan International, unidas contra la mutilación genital femenina

13 Febrero 2017
La Asamblea de Madrid se une al movimiento Por Ser Niña de Plan International, que pretende acabar con todas las formas de discriminación y alcanzar a 100 millones de niñas para que puedan aprender, liderar, decidir y prosperar.

La presidenta de la Asamblea de Madrid, la directora general de Mujer de la Comunidad de Madrid, los portavoces de todos grupos parlamentarios y la directora general de Plan International, junto con niños y niñas del colegio Siglo XXI de Moratalaz (Madrid) han participado el pasado viernes día 10 en un acto contra la mutilación genital femenina, donde todos los asistentes se han comprometido a luchar por la erradicación de esta práctica que viola los derechos humanos y de la que han sido víctimas 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo.

La directora general de Plan International, Concha López, ha dado a conocer el trabajo de la organización para combatir la MGF a través de la concienciación y sensibilización de las comunidades y los gobiernos de los países con mayor prevalencia de esta práctica, como Guinea (97%), Egipto (92%), Sierra Leona (90%), Malí (89%), Etiopía (74%) y Guinea Bissau (50%).

Asimismo, ha manifestado que “los Objetivos de Desarrollo Sostenible han marcado como meta la eliminación de la mutilación genital femenina para 2030 y es necesario el compromiso de la comunidad internacional para que se pongan en marcha las medidas y se destinen los fondos necesarios para conseguirlo”.

La mutilación genital es una práctica que atenta contra la vida de las mujeres, acarrea traumas y provoca complicaciones físicas de por vida, como desequilibrios durante la menstruación, dificultades en el parto, hemorragias o infecciones del aparato urinario. En ocasiones, las complicaciones en el parto pueden provocar incluso la muerte de la mujer y el bebé.

Plan International trabaja para implicar a las comunidades que la practican en la erradicación, haciendo que las propias víctimas y sus familias se conviertan en agentes de cambio de normas sociales y culturales muy arraigadas. Además,  defiende que la erradicación de esta práctica requiere de un enfoque integral que trabaje en la educación, el empoderamiento de las niñas y mujeres y la sensibilización de las propias comunidades.

Este acto ha contado con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y se inserta en el marco del movimiento Por Ser Niña, una iniciativa global que busca acabar con todas las formas de discriminación y transformar las relaciones de poder, de manera que todas las niñas del mundo puedan aprender, liderar, decidir y prosperar.