Pasar al contenido principal

Escasez de productos, subida de precios y falta de información: la COVID-19 aumenta los problemas de higiene menstrual