Pasar al contenido principal

La COVID-19 amenaza el futuro de millones de adolescentes refugiadas expuestas a la violencia, el trabajo infantil y la explotación