PLAN INTERNATIONAL PONE EN MARCHA UN PROGRAMA DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA Y ORIENTACIÓN SOCIOLABORAL PARA NIÑAS, NIÑOS Y MUJERES UCRANIANAS

Plan International ha puesto hoy en marcha su programa de atención a población refugiada ucraniana en España, que incluye actividades educativas, de ocio y deportivas para niños y niñas alojadas en el Centro de Recepción, Atención y Derivación (CREADE) de Pozuelo de Alarcón, y planes de orientación sociolaboral para apoyar la inserción de mujeres ucranianas en España.

Más de 124.000 personas refugiadas ucranianas han conseguido protección temporal en España en los últimos cuatro meses buscando escapar de la guerra y la violencia. Un 34% son niños, niñas y adolescentes. Según los últimos datos del INE, 40.219 niños, niñas y jóvenes ucranianos han sido matriculados en el sistema educativo español. Con la llegada del verano y el fin del curso escolar, es necesario que la infancia y adolescencia refugiada cuente con una oferta de actividades educativas, de ocio y de refuerzo del idioma, así como apoyo psicológico para superar el trauma del conflicto.

En colaboración con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Plan International desplegará una unidad móvil de sus Child Friendly Spaces durante 6 meses en el CREADE de Pozuelo para ofrecer actividades a niños y niñas de entre 6 y 14 años, en un autobús cedido por Alsa y acondicionado en tres espacios: educativo, ocio y apoyo psicológico.

“Es necesario que la población ucraniana refugiada en España cuente con apoyos y recursos que faciliten su inserción en nuestro país y les ayuden a recuperar la normalidad”, apunta Concha López, directora general de Plan International. “Nuestros programas buscan cubrir las necesidades de los niños, niñas y mujeres que han empezado una nueva vida en España, centrados en sus necesidades educativas, la recuperación psicológica y la inserción laboral”, recalca.

El programa de la entidad incluye atención psicológica con enfoque de infancia y apoyo emocional a través de técnicas terapéuticas y actividades lúdicas. Además, las unidades móviles facilitarán el acceso a entornos digitales para favorecer la alfabetización digital de los niños, a través de dispositivos móviles y conexión a internet.

En todo el mundo, Plan International pone en marcha Child Friendly Spaces en situaciones de emergencia, tales como catástrofes naturales, crisis y conflictos, para garantizar la protección, educación y desarrollo de la infancia. Se trata de espacios seguros donde niños y niñas seguir jugando, aprendiendo y recibiendo apoyo psicosocial para superar sus experiencias de violencia y conflicto. En otras ocasiones, se convierten en centros multifuncionales para prevenir y responder a los problemas de protección y poner en contacto a los niños y las familias con los servicios sociales.

Un plan para las mujeres ucranianas en España

De la población ucraniana adulta llegada a España, un 73% son mujeres. Según cifras del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, más de 8.100 personas llegadas en los últimos tres meses ya están trabajando.

El plan de orientación sociolaboral, apoyado por la Comunidad de Madrid, ofrece diagnósticos de empleabilidad, cursos de formación e itinerarios de inserción adaptados a cada perfil a mujeres jóvenes que están residiendo en la Comunidad. Se les ayudará a identificar sus competencias laborales y recibirán apoyo en la búsqueda activa de ofertas de empleo.

Marianna Pinkovska, refugiada ucraniana en España que ahora coordina este proyecto de Plan International, trabajaba en Ucrania en marketing digital y en moda. Ella apunta, desde su experiencia, que “es vital para los refugiados ucranianos contar con ayuda para agilizar todo lo posible los procesos de documentación a fin de poder buscar empleo. En mi caso, el primer paso fue encontrar seguridad gracias a la ayuda de personas que me asistieron al llegar a España, después lo más importante es ganar poco a poco estabilidad y tranquilidad”, apunta Marianna, “y para ello el conseguir un empleo es imprescindible”.

La organización, que también está trabajando en Ucrania, Polonia, Moldavia y Rumanía, enfoca su respuesta humanitaria a la educación en emergencias, la protección de la infancia y frente a la violencia de género. En todos los países, Plan International trabaja con el fin de ayudar y proteger a niñas, niños y adolescentes desplazados y afectados por el conflicto.