Plan International pone de relieve las desigualdades a las que se enfrentan las niñas y jóvenes refugiadas ucranianas

Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas y que cuenta con una amplia experiencia en acción humanitaria, ha celebrado hoy en el CaixaForum de Madrid las jornadas Girls in Crisis: El impacto de las crisis humanitarias en las niñas y adolescentes. En el encuentro han participado Pilar Cancela Rodríguez, secretaria de Estado de Cooperación Internacional y Concha López, directora general de Plan International España, entre otros ponentes.  

Con el objetivo de visibilizar la situación y experiencia de las propias niñas y adolescentes en contextos de emergencia como el de Ucrania, Plan International ha reunido en Madrid a los principales expertos y expertas del tema, quienes han puesto de relieve cómo las crisis humanitarias agravan las desigualdades preexistentes y exacerban las vulneraciones de los derechos de las mujeres, en particular de las niñas y adolescentes.  

Cerca de 5 millones de personas han tenido que buscar refugio fuera de Ucrania desde que estalló el conflicto, según las agencias de Naciones Unidas. Asimismo, se calcula que entre el 30 y el 40% de los que huyen de Ucrania son niñas y niños menores de 14 años, muchos no acompañados o separados de sus cuidadores. En total, más del 80% de las personas refugiadas son mujeres, adolescentes, niñas y niños.  

Las consecuencias de esta emergencia se sienten a nivel global y la FAO ya estima que 30 millones de personas en el mundo podrían pasar hambre como consecuencia del conflicto. Entre los países que dependen de las exportaciones de alimentos de Ucrania están Etiopía y varias naciones del Sahel, en la franja sur del Sahara, que podrían ver acrecentadas las emergencias que ya viven.  

Durante su intervención, Concha López, directora general de Plan International España, profundizó en la reciente crisis de Ucrania, indicando que “el abuso, la explotación y la violencia sexual contra las niñas y adolescentes se repiten en todas y cada una de las emergencias humanitarias en las que Plan Internacional interviene, y por ese motivo el enfoque de género y edad debe ser prioritario en las respuestas humanitarias. Europa está siendo testigo de la brutal violencia a la que están expuestas las niñas y mujeres en el conflicto en Ucrania. Desde Plan International reclamamos un alto el fuego inmediato y hacemos un llamamiento para que se respete el Derecho Internacional Humanitario y se garantice que la población y las infraestructuras civiles, como las escuelas, no sean objetivo de guerra”. López también ha solicitado que “se garanticen los apoyos y las ayudas a medio y largo plazo para las familias y la infancia que han llegado desde Ucrania. Su futuro sigue siendo incierto y las administraciones públicas deben facilitarles medios de vida sostenibles”.  

Por otro lado, la máxima responsable de la ONG en España ha abordado el trámite de la futura Ley de Cooperación, sobre lo que ha comentado que “la futura Ley de Cooperación supone una oportunidad única de generar un marco legal que sitúe a España a la vanguardia de la cooperación y la ayuda humanitaria. Desde Plan International celebramos los avances realizados en el anteproyecto de ley e instamos al Gobierno y a todos los grupos políticos a tramitar el texto con celeridad y consenso, y a que el género y la infancia sean objetivos específicos de la acción humanitaria y la política de cooperación”. 

En palabras de Pilar Cancela, Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, “nuestra política exterior, a través de sus actuaciones de cooperación al desarrollo y acción humanitaria, reafirma la voluntad política de avanzar hacia la igualdad real y efectiva en el plano internacional. Esto es la materialización de la defensa de los valores que promueve España en el mundo y la Cooperación Feminista es la clave para afrontar los retos globales a los que ya nos estamos enfrentando. La Cooperación Española asume compromisos ambiciosos en materia de género, siendo la promoción de los derechos de las mujeres y la igualdad de género una de sus señas de identidad, de manera transversal en todos sus proyectos y programas en el marco de la Agenda 2030”. 

En relación con la situación de las mujeres y las niñas en Ucrania y en Afganistán: “Si queremos cumplir con el objetivo de no dejar a nadie atrás, la comunidad humanitaria debe exigir a las autoridades del régimen talibán el respeto a los derechos humanos de las mujeres y niñas, como condición previa y obligatoria a cualquier debate sobre la ayuda humanitaria. Esto supone el restablecimiento de sus derechos básicos de movimiento, de acceso al trabajo asalariado y a todos los niveles educativos, entre otros”. 

No atender las necesidades de las mujeres y niñas significaría que no estamos cumpliendo el mandato humanitario. Conscientes de ello, en la nueva Ley de Cooperación, incluiremos de forma sistemática referencias a la situación de mujeres y niñas, a sus necesidades específicas y a estrategias concretas para abordarlas, incorporando la perspectiva de género de forma plena y efectiva”. 

Continuando con Ucrania, la primera mesa de las jornadas se ha centrado en este conflicto abierto. Las participantes han podido debatir entorno a la necesidad de trabajar de formar conjunta y coordinada en protección infantil y frente a la violencia sexual y de género, para prevenir situaciones de riesgo tanto en tránsito como en destino, como es la situación de las miles de niñas y adolescentes refugiadas que han llegado a España en las últimas semanas. Es el caso de Marianna Pinkovska, una madre ucraniana refugiada en Madrid, quien contó en primera persona la experiencia de dejar atrás un hogar en guerra para comenzar una nueva vida: “a los pocos días de estallar la guerra me marché de Ucrania junto a mi hija; tomé esta decisión porque no quería que ella viviese con el recuerdo de los bombardeos. Ahora ella puede ir al colegio en España y vivimos en una casa en Madrid, pero yo quiero tener la oportunidad de trabajar”.  

En este sentido, Annita Queirazza, responsable global de protección infantil en emergencias de Plan International, ha explicado la necesidad de que comunidades, gobiernos nacionales y el sector humanitario en su conjunto preste especial atención a las necesidades específicas y riesgos a los que niñas y adolescentes se enfrentan en contextos humanitarios. “En Plan International trabajamos con un enfoque integral: atendemos necesidades básicas, respondemos a la violencia sexual y de género, ofrecemos apoyo psicológico y damos acceso a educación en emergencias. En este sentido, en los últimos años hemos apostado por incluir también el empoderamiento socio-económico, potenciando la formación y capacitación de mujeres jóvenes a través de soluciones sostenibles que les permitan tener una autonomía económica”.  

La jornada ha contado con una segunda mesa de debate donde participaron expertos como Antón Leis, director de AECID; Gabriel Elorriaga, vicepresidente segundo de la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados, así como expertas en acción humanitaria en Sahel y América Latina de Plan International. Durante la mesa “Voces de Sahel y América Latina: el papel de la cooperación española” se abordó el trabajo, los retos y las perspectivas de futuro para ambas regiones en materia de cooperación y acción humanitaria. 

Adolescent Girls in Crisis 

La serie de investigaciones Adolescent Girls in Crisis, desarrolladas por Plan International, se basan en las voces y experiencias de las niñas en situaciones de emergencia: Sudán del Sur, Sahel, Venezuela, Beirut, Lago Chad, Zambia y Zimbabue y los campos de refugiados rohingya en Bangladés. La experiencia de estas investigaciones ha dejado patente que las adolescentes que viven estas crisis de larga duración se enfrentan a circunstancias y dificultades específicas. Cada uno de los informes presentan conclusiones y recomendaciones para contribuir a garantizar los derechos de las niñas y adolescentes en contextos de crisis.