Salud sexual y reproductiva | Plan Spain Pasar al contenido principal

Salud sexual y reproductiva

Conoce nuestros proyectos en materia de salud sexual y reproductiva.

Clase de educación sexual en Vietnam
Clase de educación sexual en Vietnam

Millones de niños, niñas y jóvenes en el mundo no tienen acceso a información sexual y reproductiva. Esto significa que no son conscientes de los riesgos a los que están expuestos, como enfermedades de transmisión sexual y embarazos tempranos y que, por tanto, no tomen medidas preventivas.

Plan International trabaja para que todos los niños, niñas y jóvenes ejerzan su derecho a la salud sexual y reproductiva, incluyendo la prevención, el cuidado y el tratamiento del VIH.

Nuestras cifras en salud sexual y reproductiva

Durante 2014, Plan International invirtió más de 21.2 millones de euros en programas de educación sexual y reproductiva. 32 países implementan ya programas de prevención y cuidado para afectados del VIH, y el 72% de los programas locales incluyen educación sexual y de prevención. 

Nuestra estrategia en salud sexual y reproductiva 

Para asegurar las necesidades sanitarias sexuales y reproductivas de todos los niños, niñas y jóvenes la estrategia de Plan International se centra en:

  • Trabajar para que todos los niños y jóvenes tengan acceso a la educación y los servicios de calidad adecuados a su edad sobre salud sexual y reproductiva.
  • La realización de actividades de incidencia política así como acciones que respeten y protejan losderechos de los niños que viven en países con riesgo de VIH. 

La falta de educación sexual y reproductiva, así como la dificultad en el acceso a los servicios sanitarios de salud sexual, supone que millones de adolescentes estén en riesgo de sufrir embarazos no deseados que pueden conducir a abortos peligrosos, así como en riesgo de sufrir enfermedades de transmisión sexual y VIH. 

En Plan International trabajamos para asegurar que las necesidades educativas y sanitarias de los jóvenes y sus familias en materia de salud sexual y reproductiva estén satisfechas, y de esta manera garantizar que los jóvenes puedan continuar con sus estudios y mejorar sus perspectivas de futuro.