Violencia contra las niñas

La violencia contra las niñas es una violación de sus derechos humanos. Trabajamos para cambiar los estereotipos y actitudes que perpetúan la violencia hacia ellas.

Violencia contra las niñas

La violencia impide que las chicas puedan desarrollar todo su potencial. Plan International trabaja para transformar actitudes y comportamientos violentos contra las mujeres y niñas

La vulnerabilidad que tienen los niños y niñas a la violencia nace del hecho de que dependen de sus padres o tutores para su desarrollo, salud y bienestar. A veces, los niños y niñas son vistos como propiedad de sus padres o tutores, esto les hace más vulnerables a abusos, explotación y violencia. El género añade una vulnerabilidad adicional para las chicas.

Ciertas formas de violencia como el matrimonio infantil, la violencia doméstica, la mutilación genital femenina, los homicidios por honor y el tráfico de personas afectan de manera desproporcionada a las niñas y jóvenes. Por eso, Plan International se centra en acabar con la violencia contra las mujeres y niñas, conocer sus necesidades y luchar por sus derechos.

Dónde ocurre?

Las niñas y mujeres jóvenes experimentan violencia en sus hogares, desde castigos físicos hasta violencia sexual, emocional o física. Aceptar esta violencia como un “asunto privado o doméstico” muchas veces impide que otras personas puedan intervenir o que las propias afectadas denuncien.

La violencia de género: Una epidemia

La violencia de género ha sido descrita por la OMS como un problema global de salud pública a niveles epidémicos y una violación fundamental de los derechos humanos.

También sufren violencia en el colegio e incluso el camino. Esta violación de los derechos de las niñas, especialmente cuando se produce desde cargos de autoridad, puede influir en el desarrollo educativo de las chicas e incluso impedir que completen su educación.

Tanto en las ciudades como las zonas rurales, la violencia contra las niñas en el espacio público es, desgraciadamente, muy común. El miedo y la amenaza constante de sufrir violencia o acoso limita la capacidad de las chicas de moverse de forma libre y tener una vida plena.

Durante las situaciones de emergencia, el riesgo de sufrir violencia, abuso o explotación aumenta. La falta de recursos y la urgencia de cubrir otras necesidades puede invisibilidas graves violaciones de derechos contra las niñas como el matrimonio infantil forzado o la mutilación genital.

La violencia también es un problema frecuente en los espacios online, especialmente con las mujeres jóvenes y niñas que denuncian este tipo de violencia. Para muchas chicas, se ejerce mucha presión para que abandonen las plataformas online y acaban autocensurándose para evitar abusos.

¿Cómo podemos acabar con la Violencia de género?

La violencia no es un asunto privado, debe ser rechazada socialmente. Acabar con la violencia exige todo tipo de acciones: desafiar las normas sociales y los roles de género que toleran la violencia, fortalecer las leyes y procesar a los culpables.

Es vital para los niños y niñas aprender sobre igualdad en la escuela, al igual que promover el diálogo intergeneracional sobre la violencia contra los niños y niñas.

Es necesario promover y fortalecer valores que sustenten relaciones no violentas, respetuosas, enriquecedoras y positivas para las niñas, niños y adolescentes incluyendo a los más vulnerables y discriminados.