¿Puedo acoger a un niño o niña de Ucrania?

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, la sociedad española está mostrando su solidaridad con las personas afectadas, y muchas acuden a las organizaciones de infancia como Plan International para expresar su interés en acoger a una niña o un niño refugiado en su casa. 

Sin embargo, debemos advertir de que el proceso de acogida no es fácil. Hay muchos factores a tener en cuenta, principalmente legislativos y administrativos, que dependen y son gestionados por cada Comunidad Autónoma.

En España, la competencia en temas de acogida la tienen las comunidades autónomas en coordinación con la administración general del Estado, y a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Por tanto, cualquier persona interesada por este u otros asuntos relacionados con el acogimiento tiene que dirigirse a la Consejería correspondiente de su Comunidad Autónoma, que será la encargada de familia, infancia o asuntos sociales.

Sin embargo, debemos advertir de que el proceso de acogida no es fácil. Hay muchos factores a tener en cuenta, principalmente legislativos y administrativos, que dependen y son gestionados por cada Comunidad Autónoma.

En España, la competencia en temas de acogida la tienen las comunidades autónomas en coordinación con la administración general del Estado, y a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Por tanto, cualquier persona interesada por este u otros asuntos relacionados con el acogimiento tiene que dirigirse a la Consejería correspondiente de su Comunidad Autónoma, que será la encargada de familia, infancia o asuntos sociales.

REQUISITOS PARA ACOGER A UNA NIÑA O NIÑO DE UCRANIA

Además, es fundamental que, antes de proceder a cualquier tipo de acogida, cada caso se estudie de forma individualizada, analizando la situación del niño o niña que va a ser acogido y las capacidades que tiene cada familia que quiere acoger.

Hay que ser conscientes también de que, si ese niño o niña todavía tiene familia, su principal deseo puede ser permanecer junto a ella, por lo que es fundamental poder mantener ese vínculo.

Además, el acogimiento se realiza siguiendo una serie de requisitos que, dada su complejidad, llevan un tiempo considerable:

1. Es imprescindible determinar que las familias de acogida son idóneas.

2. El niño o niña debe estar en situación de desamparo confirmada, comprobando que está privado de la debida protección.

3. Se aplica el principio del interés superior del menor para garantizar que la mejor decisión para esa niña o niño, en ese caso en concreto, pasa por buscarle una familia de acogida en otro país, y que en este caso sea España.

La experiencia internacional en otras crisis nos dice que desarraigar en momentos como estos a un niño o niña de su entorno puede tener consecuencias muy negativas. Es fundamental valorar en cada caso y de manera pormenorizada cuál es la mejor opción.

Por este motivo, una forma más directa de ayudar es colaborar a través de ONG especializadas en derechos de la infancia como Plan International, que proporcionan a niños y niñas, tanto en países de tránsito como de destino, toda la asistencia necesaria, garantizando que se cumplen sus derechos y que están protegidos frente a la violencia.

Nuestros equipos de profesionales humanitarios ya están en Polonia, Rumanía y Moldavia, los países vecinos de Ucrania, donde trabajan contrarreloj para poder identificar las necesidades más urgentes de la infancia que ha tenido que huir y de sus familias. Nuestra respuesta a esta emergencia, que incluye un enfoque de género, edad e interseccional, garantizará la atención específica a las necesidades de quienes más lo necesiten, como las niñas, adolescentes, infancia con discapacidad y no acompañada, que se exponen a mayores riesgos y son más vulnerables en estas circunstancias. Si puedes, colabora ahora y dona para apoyar nuestro trabajo. Tu aportación contribuirá a una respuesta profesional y coordinada, destinada a las necesidades más urgentes.