Por la Educacion de las niñas | ONG Plan International Pasar al contenido principal

La educación como solución

La educación es la solución para acabar con la pobreza y con problemas como el matrimonio infantil, el trabajo infantil, el embarazo adolescente o el acoso escolar que perpetúan el círculo de la pobreza.

Educación de las niñas

La violencia contra las niñas y los niños, en todas sus formas (acoso escolar, violencia familiar, explotación infantil o violencia sexual) es una de las violaciones de los derechos de la infancia más extendida. Millones de niñas y niños se sienten discriminados por compañeros de clase, familiares, profesores y otras personas de su entorno, afectando a su rendimiento escolar y limitando el desarrollo de sus capacidades.

El maltrato infantil produce consecuencias psicológicas, sociales o incluso físicas a largo plazo en la vida de quienes lo sufren, tanto en la adolescencia como en la edad adulta. Con la declaración de los derechos del niño en 1959, la ONU consideró un delito cualquier forma de negligencia, abuso o violencia contra la infancia. 

En Plan International llevamos muchos años trabajando para que todos los niños y niñas del mundo puedan ir al colegio. Durante este tiempo hemos sido testigos del desarrollo alcanzado en las comunidades en las que hemos logrado garantizar el acceso a la educación de toda una generación, demostrando con ello que la educación es la solución para acabar con la pobreza infantil

La educación de las niñas es clave

¿Por qué es importante?

La educación es la base para el desarrollo de las comunidades y una herramienta indispensable y muy poderosa para acabar con la pobreza. En la actualidad, existe el reconocimiento mundial de que los individuos tienen el derecho a una educación que respete sus capacidades y permita su desarrollo socio-económico y cultural. Todos los niños y niñas tienen derecho a una educación de calidad y gratuita, pero muchos de ellos son excluidos por razones de pobreza, género, discapacidad, lejanía geográfica, lenguaje o barreras culturales

Alrededor de 63 millones de niñas no tienen acceso a la educación y una de cada tres no llega a la educación secundaria. La paridad entre niños y niñas en el acceso a la educación primaria –de un 98% según el informe final de los Objetivos de Desarrollo del Milenio-, es cuestionable. Las estadísticas se realizan con las cifras de matriculación sin tener en cuenta si las menores terminan el curso o si la enseñanza es de calidad. Además, las adolescentes quedan fuera de las estadísticas, especialmente si son pobres, viven en zonas marginales o zonas rurales aisladas o si pertenecen a un grupo étnico social minoritario. 

La educación como solución

Las razones

El matrimonio infantil y la violencia física y sexual en el entorno escolar y en la familia son los principales obstáculos para que las niñas accedan a la secundaria y adquieran los conocimientos personales y académicos que les faciliten la incorporación al mercado laboral y las permitan salir del círculo de la pobreza. También existe reticencia por parte de los padres a invertir a largo plazo en la educación de las niñas, frente a la ventaja de tenerlas como ayudantes domésticas. Los estereotipos de género limitan el desarrollo de las niñas: sus familias y comunidades destinan sus vidas de acuerdo a su rol sexual y reproductivo.

La educación de las niñas es importante

Las cifras

  • En 2014, 65 millones de niñas no iban a la escuela. No obstante, más niñas asisten a la escuela primaria. En el 2000 había solamente 92 niñas que asistían a la escuela por cada 100 niños; para el 2011, esta cifra se había incrementado a 97 niñas por cada 100 niños.
  • Según el Informe Por Ser Niña: “Las niñas en la economía global”, y partiendo de datos de la por la OCDE, un solo año adicional de educación secundaria representa un incremento en el ingreso de las niñas en su adultez de entre un 10% y un 20%, y constituye un paso significativo en el camino hacia la ruptura del ciclo de pobreza. También:
  • Cada año extra de educación de una madre reduce la posibilidad de mortalidad infantil de sus hijos entre un 5% y un 10%.
  • El aumento de 1% en el porcentaje de niñas que estudian secundaria, aumenta un 0,3% de PIB de un país. 

El trabajo de Plan International

El objetivo de Plan International es lograr un acceso libre e igualitario a una educación de calidad y segura en todas los contextos, incluidas las emergencias. La estrategia de los programas de educación de Plan International se basa en:

  • Entornos de aprendizaje apropiados y seguros para los menores, que permitan desarrollar al máximo sus habilidades.
  • Materiales de enseñanza sensibles al género y a la diversidad cultural.
  • Fomento de una formación en capacidades y con una metodología apropiada a los contextos de cada comunidad.
  • Participación de las comunidades en el funcionamiento de las escuelas.
  • Formación de profesores y educadores.

Hazte socio de por la educación de las niñas para que todas las niñas puedan ir al colegio