Liberemos el potencial de las niñas en las TIC

En el Día Internacional de las niñas en las TIC, defendemos que empoderar a las niñas para que escojan carreras relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) no es solo una cuestión de igualdad de género, sino una necesidad urgente para el desarrollo. Las habilidades en las TIC pueden transformar la vida de las niñas.

Mujeres jóvenes en un centro digital en India

Mujeres jóvenes en un centro digital en India

Por Andrew Small, responsable de campañas e incidencia política en Plan International 

En enero de este año, Mark Zuckerberg compartió un anuncio para mujeres jóvenes en su página de Facebook. “Sed empollonas en el colegio”, escribió, “para que podáis ser las próximas inventoras de éxito”.

Su mensaje positivo revela una verdad incómoda: las mujeres y las niñas en todo el mundo se enfrentan a enormes barreras para participar en la economía digital. Estudios recientes muestran que las niñas tienen cinco veces menos probabilidades que los niños de escoger una carrera relacionada con las tecnologías. Y en el creciente sector de las TIC en Europa, menos del 30% de los trabajadores y solo el 19% de los emprendedores son mujeres.

El informe de Plan International “El Estado Mundial de las Niñas – Fronteras Urbanas y Digitales” identificó una serie de razones que explican esta disparidad. Desde los prejuicios de género en la educación tecnológica a la falta de referentes femeninos en las TIC, pasando por los estereotipos que fomentan la cultura popular y la influencia de los compañeros.

Para evitar esta situación, Plan International celebra el Día Internacional de las Niñas en las TIC hoy 28 de abril para animar y empoderar a las niñas y mujeres jóvenes a tener en cuenta los estudios y carreras en tecnologías de la información y la comunicación.

Niñas, TIC y la agenda de desarrollo sostenible

Preparar a las niñas para desarrollar una carrera en las TIC no es solo una cuestión de igualdad de género, sino una necesidad urgente en la agenda de desarrollo. Las TIC empoderan a las mujeres y las niñas en su acceso a la salud, los servicios bancarios y la educación, y facilitan su participación como ciudadanas. Una investigación de la Asociación GSM estima que romper la brecha de género en cuanto a propiedad de teléfonos móviles en los países en desarrollo generaría unas ganancias de 170 millones de dólares en cinco años. 

Como reconocimiento de la capacidad de las TIC para promover la igualdad de género y el desarrollo, los Estados acordaron en los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en septiembre de 2015 “mejorar el acceso a las tecnologías, en particular de la información y la comunicación, para promover el empoderamiento de las mujeres”. Este objetivo ha sido ratificado en la Asamblea de Naciones Unidas para la Sociedad de la Información y la 60ª Sesión de la Comisión de Naciones Unidas sobre el Estado Económico y Jurídico de la Mujer. 

Las propias niñas consideran que las tecnologías juegan un papel fundamental en su desarrollo personal y ayudan a su aprendizaje, acceso a la información y oportunidades de empleo. Una adolescente que participaba en un taller sobre internet en el Achimota College de Ghana resumió así este sentimiento: “Nuestra autoestima ha mejorado mucho con este programa. Ahora podemos codearnos con los chicos que quieren pisarnos los talones”.

Aprender tecnología puede cambiar vidas

En Plan International reconocemos el papel clave de las TIC en el empoderamiento de las niñas y mujeres. En India, nuestro proyecto de plataforma digital para niñas y mujeres jóvenes ofrece educación y formación sobre habilidades personales a 600 niñas y adolescentes a través de una red de 12 centros digitales. La plataforma, desarrollada con el apoyo de Ericsson, ayuda a que las niñas destaquen en asignaturas como matemáticas o ciencias, en las que los prejuicios y estereotipos las habrían echado atrás. 

Al formar a las niñas en las tecnologías de la comunicación también podemos promover su participación política. En el programa de Plan International “Empoderamiento Juvenil a través de la Tecnología, las Artes y los Medios de Comunicación” (YETAM, por sus siglas en inglés), que se lleva a cabo en Camerún, hemos impartido formación a niños y niñas sobre los usos de las tecnologías para la participación civil. Uno de los principales resultados del programa fue que las niñas fueron capaces de asumir el rol de líderes del grupo, fortalecer la confianza en sí mismas y adquirir los conocimientos para usar las tecnologías y expresarse en público. Esta incidencia política y social liderada por las niñas es un emblema de los movimientos sociales emergentes por los derechos de las niñas, movimientos que hemos seguido de cerca en el último informe del “Estado Mundial de las Niñas”.

Romper la brecha de género 

No obstante, todavía tenemos mucho por hacer para romper la brecha de género digital entre niños y niñas. En primer lugar, es importante trabajar en las causas subyacentes que explican esta brecha, promoviendo la educación de las niñas y animándolas a participar en los cursos de TIC. Además, debemos cambiar las mentalidades en las familias, las comunidades y la sociedad en general y dejar de pensar en las carreras tecnológicas como un ámbito masculino.

Finalmente, donde la educación formal en TIC no es una opción, las actividades extra-curriculares informales pueden permitir que las niñas desarrollen estas habilidades. Estas actividades deberían poner el énfasis en la formación práctica, no solo en el acceso a las tecnologías.

Las TIC están transformando el mundo laboral y existe un riesgo importante de que las niñas y mujeres se queden atrás. Por eso debemos aprovechar la ambición recogida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la celebración del Día Internacional de las Niñas en las TIC para comprometernos a promover la formación y acceso de las niñas a las habilidades necesarias para aprender, liderar y desarrollarse en la sociedad

* Plan International no se hace responsable del contenido de websites externas. 

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más