La lucha contra la mutilación genital femenina en Egipto

Egipto es el tercer país del mundo con mayor prevalencia de mutilación genital femenina, solamente por detrás de Guinea y Somalia, a pesar de ser ilegal desde hace casi una década. No obstante, la prevalencia sería mayor si no fuera por las voces comprometidas de niñas, mujeres y hombres que comparten sus historias de lucha contra una práctica que viola los derechos humanos.









Noha es voluntaria en el centro de desarrollo local de Tamouh, en la gobernanza de Giza, donde realiza sesiones de concienciación contra la mutilación genital femenina. La mutilación genital es un gran problema en Egipto, donde el 91% de las mujeres y niñas han sido mutiladas, a pesar de los cambios legales. 





Trabajamos apoyando al centro para la organización de las sesiones. “Al principio teníamos problemas porque las niñas eran muy tímidas y les daba vergüenza hablar de esto delante de los hombres”, dice Noha. “Pero después de unas cuantas sesiones ha desaparecido la vergüenza”.





A sus nueve años, Amel, una eufórica habitante de Tamouh, habla sobre como la mutilación genital femenina no solo puede, sino que debe ser borrada de la sociedad egipcia.

“Las sesiones de concienciación son muy útiles, pero como comunidad tenemos que extender el mensaje. Tiene que haber charlas más a menudo para que la concienciación sobre la mutilación llegue a todo el mundo”.





Las mujeres y las niñas lideran la lucha y están creando conciencia sobre los impactos negativos de la mutilación genital femenina en Tamouh. Les apoyan voluntarios como Ahmed Fathy que difunden los mensajes entre otros hombres.  

“No tengo medios para organizar charlas de concienciación, pero llevo el tema de la mutilación genital femenina donde puedo: cafeterías o encuentros familiares, y redes sociales”.





El médico Magdy Helmy Kedees está creando concienciación en sus sesiones para hombres en el centro de desarrollo comunitario de Tamouh. Lamenta que los niños y los hombres no se involucraran antes.

“No nos dimos cuenta de que necesitábamos comunicarnos con los hombres para transmitir nuestro mensaje”, explica. “Más tarde descubrimos que la mejor inversión es alcanzar a las nuevas generaciones”.





Bayoumy Mostafa, estudiante de derecho y presidente del Comité de Asesores Juveniles de Plan International en Tamouh y Giza, está de acuerdo y cree que la mutilación genital puede erradicarse en la región. “Podemos acabar con la mutilación en diez años, pero necesitamos que la comunidad y las agencias del Gobierno cooperen conjuntamente”, dice.





Para otras niñas del pueblo hay una esperanza real de que la mutilación sea erradicada. En todo el mundo, al menos 200 millones de mujeres y niñas hoy en día han pasado por la mutilación genital femenina, pero compartiendo sus experiencias y trabajando con otros para concienciar a la sociedad están ayudando a la próxima generación de niñas de Tamouh para que un día puedan tomar sus propias decisiones. 





BARCELONA SAFER CITIES

Jóvenes catalanas presentan en el Ayuntamiento de Barcelona sus recomendaciones para acabar con el acoso callejero

El informe Safer Cities for Girls, elaborado por Plan International, ha sido presentado el 23 de septiembre en el Ayuntamiento de Barcelona, con la presencia de algunas de las jóvenes participantes en el estudio.  Este trabajo forma parte del programa financiado por la Comisión Europea que, bajo el mismo nombre, busca transformar las ciudades en lugares más seguros e inclusivos, libres de violencia y miedo para las niñas y jóvenes. Actualmente, se implementa en otras dos ciudades españolas -Madrid y Sevilla- y en tres ciudades belgas.  El informe de Barcelona, que ha contado con las experiencias de 193 jóvenes de entre 15 y 25 años, revela que la gran mayoría ha sufrido acoso callejero (88%). Además, aseguran no haber recibido ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes cuando esto sucedía.   Las chicas reconocen que casi nunca (3%) denuncian el acoso ante las autoridades o fuerzas de seguridad y que, si hablan de ello, solo lo hacen con familiares o amistades (27%). La mayoría de las jóvenes señala que son acosadas por ser mujeres (66%) y por su edad (13%). Se trata, por tanto, de una discriminación por razón de género y edad que tiene un impacto real en la vida de las jóvenes.   Safer Cities for Girls: también en Alcobendas   El proyecto Safer Cities for Girls amplía su radio de actuación gracias a un acuerdo entre el Ayuntamiento de Alcobendas y Plan International. En virtud de esta alianza, las jóvenes de entre 14 y 25 años de la localidad podrán marcar en una web los lugares de la ciudad en los que se sienten seguras e inseguras y explicar por qué.  Safer Cities Alcobendas busca transformar el municipio madrileño en una ciudad en la que las más de 61.000 niñas, adolescentes y mujeres que viven en él se sientan libres y sin miedo.  Plan International lleva desde 2018 trabajando para para que las autoridades adopten medidas con el fin de generar ciudades inclusivas en las que las niñas y las jóvenes se sientan libres y seguras.  

Saber más

En busca de una vida diferente para las niñas rurales de Ecuador

La mayor aspiración para muchas niñas de zonas rurales en Ecuador es ser madre y tener hijos/as. Nataly, de 20 años, trabaja en las comunidades del cantón de Cayambe, en la provincial de Pichincha (Ecuador), para concienciar sobre los derechos de la infancia, la igualdad y la importancia de no dejar de estudiar. Estas visitas forman parte de un programa de Plan International y le han servido para cambiar su percepción de la región donde vive y conocer mejor su realidad. “Ser testigo de tanta desigualdad e injusticia ha desatado en mí el deseo de querer mejorar las cosas que nos afectan como sociedad”, afirma. Las formaciones recibidas por parte de Plan International han contribuido a que el mensaje de Nataly llegue cada vez a más gente. Antes del confinamiento, participó en varios talleres que le sirvieron para mejorar sus habilidades comunicativas y su conocimiento acerca de temas como la violencia de género, los estereotipos y los roles de género. “Me he dado cuenta de que, para poder influir en la gente, tengo que expresarme mejor. Ahora hablo con más gente, valoro conocer a otras personas y escuchar lo que piensan”, asegura la joven ecuatoriana. Redes sociales “para hacer el bien” Además, Nataly gestiona actualmente, junto a siete chicas, las páginas de Facebook e Instagram del “Movimiento Por Ser Niña”, un grupo de jóvenes creado por Plan International para que niñas, niños y jóvenes de Ecuador aprendan sobre la igualdad de género. Nataly cree que las redes sociales son un mecanismo de control que marca nuestras vidas, pero, en lugar de centrarse en sus aspectos negativos, dice que pueden usarse como “una herramienta para hacer el bien”. Tras desarrollar grandes habilidades de liderazgo, Nataly afirma que “un o una buena líder debe tener la capacidad de cambiar el mundo, no a través de la imposición, sino de la argumentación”.

Saber más