¿Cuál es el papel de los hombres en el activismo por la igualdad de género?

La solidaridad y el entendimiento de la interseccionalidad son esenciales para conseguir objetivos comunes, explica el activista por la igualdad y los derechos del colectivo LGBT, Gonzalo Montano

La respuesta de los hombres al movimiento por la igualdad de género no ha sido uniforme: mientras algunos han manifestado su apoyo, otros se han mostrado claramente antagónicos.

La solidaridad de los hombres y su entendimiento de la interseccionalidad es esencial para conseguir los objetivos comunes, pero hay más formas de que los hombres, niños y personas fuera del espectro binario que apoyan la igualdad de género puedan impulsar este movimiento.

1. RECONOCER SU PRIVILEGIO

Debemos empezar reconociendo el privilegio que significa haber nacido hombre en una sociedad patriarcal. Este sistema históricamente ha colocado a los hombres en el centro de todo, favoreciéndolos y excluyendo a las mujeres.

A menudo no somos conscientes de este privilegio porque es algo que siempre hemos disfrutado y el sistema dicta un equilibrio de poder desigual entre ambos géneros. En algunos países se puede apreciar fácilmente en la esfera política, económica, social y cultural y es un sistema retrógrado que debe cambiar.

2. MOSTRAR SOLIDARIDAD

Aunque tomar conciencia sobre el privilegio masculino y reconocer que las mujeres y niñas enfrentan discriminación ya es un avance, esto solo no ayudará a acabar con la opresión. Es necesario que los hombres se solidaricen con ellas para acabar con las conductas discriminadoras y garantizar que reciben el mismo respeto, disfrutan de las mismas libertades y consiguen la misma autoridad.

3. ENTENDER QUE LA RAÍZ DE LA DESIGUALDAD ES UNIVERSAL

La lucha por la igualdad de género en mi país, El Salvador, no puede seguir la misma ruta que en Paquistán o Reino Unido. El contexto en que ocurre es crucial, pero las causas de la discriminación y la desigualdad son las mismas: roles de género injustos, normalización del abuso y el acoso y la tendencia a menospreciar a las mujeres y niñas para poder mantener el control sobre ellas.

Por ejemplo, el informe (In)seguras en la Ciudad de Plan International destacó la universalidad del acoso en las ciudades, desde Estocolmo hasta El Cairo. Para enfrentar un problema de esta magnitud —la violencia de género ha sido catalogada como una epidemia de proporciones globales— las mujeres y niñas también necesitan aliados masculinos.

4. CUESTIONAR LA MASCULINIDAD TÓXICA 

En todo el mundo, las mujeres son discriminadas por su género. Estos estereotipos también afectan a los hombres reforzando un concepto violento de la masculinidad.

La cara más extrema de la masculinidad ‘tóxica’ o negativa es la discriminación o la violencia hacia el género femenino. En El Salvador, las manifestaciones de violencia social en las calles, los hogares, los espacios de trabajo, las escuelas y los espacios públicos son frecuentes; esto ha generado altas tasas de feminicidio y asesinatos por orientación sexual e identidad o expresión de género de las víctimas.

La masculinidad tóxica también ejerce una presión constante sobre los hombres y un alto nivel de estrés y acumulación de emociones. Estas actitudes misóginas afectan también a los hombres, su equilibrio emocional y sus relaciones interpersonales. En resumen, este concepto de masculinidad no beneficia a nadie.

5. TENER UNA PERSPECTIVA INTERSECCIONAL

En el movimiento por la justicia social, la interseccionalidad se ha convertido en un factor fundamental para avanzar hacia una visión compartida de progreso. La búsqueda de la igualdad debe involucrar a los grupos más vulnerables: las personas con diversidad funcional, minorías indígenas y la comunidad LGBTIQ+.

6. AYUDAR A TRANSFORMAR LAS DINÁMICAS DE PODER

Muchas veces los hombres temen que el empoderamiento de niñas y mujeres les ocasione una pérdida de privilegios, pero realmente la igualdad nos beneficia a todos. Por ejemplo, la distribución de los cuidados y las tareas domésticas puede resultar en relaciones más satisfactorias y felices. En el ámbito laboral, una mayor igualdad de género llevaría a una mayor productividad y satisfacción para todos.

Dejar de comportarse con superioridad no es suficiente. Los hombres debemos ser aliados en la lucha contra la discriminación y el abuso y ayudar a crear un nuevo estereotipo de masculinidad que acabe con los miedos y la resistencia de muchos hombres. También podemos mostrar que preocuparnos por el bienestar de los demás no es una característica únicamente femenina.

7. APOYAR A NIÑAS Y CHICAS JÓVENES EN SU LIDERAZGO 

Desafortunadamente, los hombres siempre hemos tendido a subestimar la capacidad de las mujeres y las niñas para generar cambios que beneficien a toda la comunidad. Por lo tanto, nuestro papel debe ser el de compartir con el liderazgo femenino los espacios que el patriarcado nos ha reservado en exclusividad.

La igualdad de género no es solo un derecho fundamental sino una base necesaria para llegar a un mundo justo y próspero. La lucha conjunta por la igualdad y la justicia es la única manera de construir una sociedad igualitaria.

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más