ESTE DÍA INTERNACIONAL DE LA EDUCACIÓN, LAS ESCUELAS NECESITAN MÁS APOYO QUE NUNCA

Plan International trabaja en las comunidades más vulnerables para garantizar que los niños, niñas y adolescentes tengan acceso a una educación segura, inclusiva y de calidad tras los confinamientos.

En muchos lugares del mundo las escuelas llevan cerradas casi un año para frenar la transmisión de la COVID-19. Esto ha tenido un grave impacto en el acceso a la educación de los niños, niñas y jóvenes más vulnerables, y ha dejado en un mayor riesgo de exclusión a millones de niñas y adolescentes que se beneficiaban de la protección que les brindaba la escuela para alimentarse, gestionar su higiene menstrual o evitar un matrimonio forzado. Desde que estallara la emergencia, Plan International está apoyando a comunidades de todo el mundo para que las aulas reabran sus puertas y el alumnado pueda volver a clase de manera segura.

El 24 de enero de 2021 se celebrará, por tercera vez, el Día Internacional de la Educación. Este año, el lema, propuesto por la Unesco, es el siguiente: “Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19”. Para conseguir este objetivo, es fundamental que las medidas de prevención contra el coronavirus no agudicen, aún más, las desigualdades y que la educación cumpla su papel fundamental para la paz y el desarrollo de las comunidades.

“ESTAMOS PREPARADAS PARA CUMPLIR CON LAS NUEVAS MEDIDAS”

Después de ocho meses cerradas, Indonesia ha reabierto las escuelas en las zonas con menor riesgo de transmisión de la COVID-19 y Plan International está trabajando de la mano con el Gobierno y las autoridades educativas para promover la vuelta a clases, evaluar el estado de las instalaciones en cada escuela e implementar medidas de higiene que protejan al alumnado.

Distribución de mascarillas, gel hidroalcohólico y termómetros infrarrojos, instalación de estaciones de lavado de manos y sensibilización sobre la importancia del distanciamiento social, son algunas de las medidas que se están llevando a cabo en la isla de Lembata.

Angelina lleva su mascarilla sin ningún problema y ha entendido perfectamente la importancia de mantener la distancia social: “Nos cubrimos la cara voluntariamente, no solo para protegernos, sino también para sensibilizar sobre los retos que impone la COVID-19. Después del confinamiento y de todas las dificultades que hemos tenido para estudiar a distancia, queremos volver a la escuela y estamos preparadas para cumplir con las nuevas medidas de seguridad”.

En comunidades como Lembata, la educación a distancia tiene importantes retos para las familias más vulnerables. Angelina explica que se la ha hecho muy difícil mantener el ritmo de las clases porque los docentes no estaban presentes presencialmente y por la falta de acceso a internet: “Si hubiéramos seguido más tiempo así, hubiera necesitado más apoyo y un paquete de datos para acceder mejor a internet”.

Además de garantizar el lavado de manos y otras medidas de higiene, Plan International brinda apoyo psicosocial y formación específica a los profesores y profesoras para adaptarse a las necesidades de la nueva normalidad. Gracias a estas medidas, Angelina ha podido continuar con su educación: “Ya no estoy preocupada, me siento protegida”.

“NUESTROS PADRES NO PUEDEN PAGAR LOS PRODUCTOS DE HIGIENE BÁSICOS”

El 4 de enero, las escuelas volvieron a abrir sus puertas en Kenia y, aunque 15 millones de niños y niñas debían volver a las aulas, miles de ellos no regresaron, sobre todo niñas, como consecuencia de un incremento en el número de matrimonios tempranos forzados y embarazos adolescentes durante los casi 10 meses de confinamiento que han vivido estas comunidades.

En este y otros países de África, las infraestructuras educativas son muy escasas y, muchas veces, las escuelas tampoco cuentan con instalaciones que garanticen el lavado de manos y otras medidas de higiene necesarias que el regreso a la escuela sea seguro. Por este motivo, Plan International ha distribuido 60 estaciones de lavado de manos y artículos de higiene.

“Los kits de higiene que hemos recibido de Plan International serán muy útiles para aliviar la carga sobre los padres de nuestro alumnado. Muchos no pueden pagar los productos de higiene más básicos” explica el director de uno de los institutos.

“TENGO QUE SUBIR A LA CIMA DE LA MONTAÑA PARA TENER SEÑAL DE INTERNET”

En marzo del año pasado, la comunidad de Laurita interrumpió las clases debido a la pandemia y comenzó la educación online, pero, para poder pagar por un móvil y un plan de datos que le permita seguir con las clases, ella tuvo que ponerse a trabajar en el campo, además de ayudar a su madre con las tareas del hogar y el cuidado de sus hermanos menores.

“Cuando el móvil no tiene suficiente señal en casa, tengo que subir a la cima de la montaña para tener acceso a internet y poder seguir las clases. Si no lo hago, podría perder este semestre y no quiero eso”, explica Laurita.

A pesar de todos los desafíos, Laurita está decidida a seguir con su educación para convertirse en abogada y apoyar a las personas más vulnerables: “alcanzaré mis metas, dando pequeños pasos”. Ella forma parte de una nueva generación de jóvenes indígenas que rechazan las imposiciones de género y han apostado por la educación antes que un matrimonio infantil y un embarazo temprano.

Laurita lidera un grupo de jóvenes en su comunidad que promueven la igualdad de género y el conocimiento de sus derechos entre las jóvenes. Durante la pandemia, han ayudado a llevar actividades educativas a las comunidades sin acceso a internet: “Compartimos nuestras experiencias con otras jóvenes y las ayudamos a desarrollar sus proyectos de vida”. Ella explica: “El liderazgo es la habilidad de convertir los sueños en realidad”.

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más