Como un juez revoluciona la lucha contra la MGF en Guinea Conakry

El artículo 407 de la Constitución de Guinea, establece una pena de prisión de 3 meses a dos años y una multa de casi 300 dólares a quién practique la mutilación genital femenina (MGF). Y sin embargo, a pesar del fuerte castigo legal, esta práctica tan dañina física y psicológicamente, tiene una tasa de incidencia de un 97% entre las niñas y mujeres de 15 a 49 años y los responsable rara vez son procesados.

En la prefectura de Gueckdou, las cosas están empezando a cambiar gracias al trabajo del  juez de paz Oumar Diallo, que ha organizado el primer tribunal móvil para enjuiciar a los presuntos autores de la mutilación genital femenina. El juez viaja personalmente al lugar de los hechos y si se encuentra culpable, el delincuente es sentenciado a la vista de sus propios vecinos.

“Por primera vez en la historia de nuestro país, hemos logrado organizar una audiencia judicial móvil gracias al apoyo de Plan International, quien se encargó de todo y proporcionó lo necesario para celebrar los juicios”, dice Oumar, Juez de Paz de Gueckedou.

La primera audiencia del tribunal móvil tuvo lugar en un área donde la mutilación genital femenina se practica ampliamente. Aquí, las niñas son mutiladas tradicionalmente en las ceremonias que conducen los más radicales, que son vistos como miembros respetados de la comunidad.

“Estos ancianos aprovechaban estas ceremonias para someter a las niñas con el fin de honrar la memoria de los fallecidos. Esta información fue facilitada por nuestros contactos con base en estas áreas y los culpables de estos hechos fueron detenidos. Decidimos acudir a la comunidad para organizar una audiencia pública. Celebramos el juicio en el centro juvenil frente a cientos de personas que habían sido informadas previamente. Así se hizo y el juicio transcurrió sin incidentes. Condenamos a los culpables a penas de prisión “, explica e juez.

Oumar espera que la audiencia sirva de ejemplo para otros magistrados de su país que piensan que la práctica de la mutilación genital femenina es un delito insignificante.

“Nuestro país ocupa el segundo lugar después de Somalia, no nos honra. Nosotros, los profesionales del derecho que debemos interpretar las leyes, tenemos que ser modelos a seguir y eso es lo que está haciendo la prefectura de Gueckedou. Organizamos la primera audiencia a pesar de todos los riesgos, es necesario hacerlo para luchar por la causa y motivar a otros magistrados del país a seguir nuestro ejemplo y estoy convencido de que esta audiencia ha servido de modelo “.

“Ya no es el momento de los discursos, debemos pasar a la acción. Durante años, hemos sensibilizado en la radio, en la televisión, en las escuelas … explicando no solo las consecuencias de la MGF, sino también el castigo para los mutiladores, pero aún queda un largo camino por recorrer. Todos aquellos que crean que la práctica no se puede disociar de su vida cotidiana, me encontrarán frente a ellos. Por tanto, es necesario en la aplicación de la ley que la justicia sea proactiva en la respuesta a estos actos de violencia”, explica Oumar.

La mutilación genital femenina ha disminuido drásticamente en esta área gracias al trabajo de Oumar y Plan International.

“Gueckedou, era una prefectura de referencia en la región administrativa para la práctica de la MGF, hoy un modelo en el abandono de esta práctica”.

“No es un trabajo fácil, sabemos qué como guineanos, deshacernos de esta práctica no es cosa fácil. Hay obstáculos que deben enfrentarse y eliminarse. Cuando hay casos de MGF, hay incluso amenazas contra el magistrado. Por lo tanto, debemos involucrarnos en el acto de hacer cumplir la ley y arriesgarnos a ir a las comunidades para abogar por el cambio y lograr un buen resultado “, concluye Oumar.

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más