Pasar al contenido principal

Mutilación Genital Femenina

Alrededor de 40 millones de niñas y adolescentes corren el riesgo de ser sometidas a mutilación genital femenina en la próxima década.

En la actualidad, al menos 200 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a la mutilación genital femenina (MGF) en todo el mundo. Si esta tendencia continúa, 40 millones de niñas y adolescentes también serán mutiladas antes de 2030. 

¿Qué es la mutilación genital femenina?

La MGF, también conocida como circuncisión femenina o escisión, comprende todos los métodos que involucran la mutilación total o parcial de los órganos genitales femeninos externos, u otro tipo de lesiones a los órganos genitales por razones no médicas. La MGF se practica generalmente desde la temprana infancia hasta los 15 años. 

El procedimiento no supone ningún tipo de beneficio para las mujeres y niñas, se realiza habitualmente sin el permiso de las chicas y contra su voluntad, así que representa una violación el derecho de las niñas a tomar decisiones sobre su propio cuerpo y pone en riesgo su salud. 

¿Cómo ayudamos a acabar con esta práctica?

Trabajamos con padres y madres, líderes y representantes de las comunidades, autoridades gubernamentales, niños, niñas y jóvenes para difundir información, aumentar la concienciación, transformar estas conductas y poner fin a prácticas perjudiciales como la MGF. Estamos decididos a terminar con la mutilación genital para que las niñas puedan disfrutar su cuerpo y velar por su propia integridad y bienestar.

Un elemento clave de nuestro trabajo es dar voz a los y las jóvenes durante el proceso, involucrarles, particularmente a las chicas, para que sepan que tienen derecho a exigir una vida plena y segura.

¿Por qué se realiza la mutilación genital femenina?

La desigualdad de género, la discriminación social y los roles y normas culturales son factores que perpetúan este tipo de prácticas. Entre estas razones se incluye la idea de que la MGF preserva la castidad, la limpieza, el honor de la familia y que las prepara para el matrimonio. Estas creencias nacen de una necesidad infundada de controlar la sexualidad femenina.

Tratamos el tema con la sensibilidad necesaria para informar y sensibilizar a las familias, comunidades y líderes religiosos de que la MGF no es necesaria como parte del ritual de paso de las niñas a la vida adulta y por tanto, en definitiva, no debe ser aceptada ni tolerada. 

¿Con quién trabajamos?

Plan International ha puesto en marcha diversos programas para informar sobre la ausencia de obligación civil o religiosa de someterse a la mutilación genital femenina, así como de las consecuencias tanto físicas como psicológicas que ésta conlleva. La organización también promueve el compromiso de líderes religiosos y políticos para trabajar con los gobiernos y conseguir el fin de esta práctica. 

También trabajamos para implicar a las niñas y los niños, las mujeres y hombres, los profesores y profesoras, el personal sanitario y los líderes tradicionales y religiosos para que entiendan las graves consecuencias de la práctica y se conviertan en agentes activos de cambio, promoviendo nuevos ritos de iniciación que mantienen el componente de transmisión de tradiciones, pero eliminan la mutilación genital, por lo que no son perjudiciales para la salud y la vida de las niñas.

¿Por qué debería erradicarse la MGF?

  • Es una forma de violencia de género
  • Roba el futuro de las niñas
  • Agudiza la situación de pobreza 
  • Hace que las niñas dejen de ir al colegio 
  • Aumenta el riesgo de matrimonio forzado y embarazo infantil
  • Las generaciones más jóvenes están decididas a acabar con esta tradición. 
  • Es una violación de los derechos de las niñas y las jóvenes

¿Dónde se practica la mutilación genital femenina?

Aunque esté principalmente concentrada en 30 países de África y Oriente Medio, es un problema universal y también se practica en algunas comunidades en Asia y América Latina. La práctica en ocasiones persiste entre las poblaciones migrantes en Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda.