Bangladesh: 20 años mejorando la vida de niños y niñas apadrinados

A lo largo de los últimos 20 años, gracias a la generosidad de padrinos y madrinas, más de 172.000 personas del subdistrito de Hatibandha en Lalmonirhat, Bangladesh, se han beneficiado de los proyectos de Plan International.

Las comunidades donde viven los niños y niñas apadrinados han mejorado su acceso a la educación; tienen más baños en sus hogares, lo que reduce el riesgo de sufrir enfermedades mortales; y cuentan con más derechos, ya que tienen herramientas para defenderse ante cualquier forma de violencia o abuso.

“Conozco las consecuencias negativas del matrimonio infantil. Quiero ser profesora y quiero ayudar a las niñas a recibir una educación y a ser autosuficientes”, afirma una niña apadrinada.

Ante los estragos que ha causado la pandemia, hemos apoyado a la atención sanitaria para que mejoren sus recursos y también hemos difundido campañas de prevención y mejorado la seguridad alimentaria de las familias. Además, hemos ofrecido los medios digitales necesarios para que los niños y niñas no interrumpan su educación a pesar de la distancia.

Mejores servicios de salud

En salud, hemos reducido la mortalidad materna, neonatal e infantil gracias a una buena formación y a la mejora de los servicios sanitarios: 743 bebés nacieron de forma segura en instalaciones médicas equipadas con tecnología.

“Sufrí una infección en el aparato reproductor. Fui al centro de salud y allí encontré un espacio seguro para las adolescentes. Es algo que tengo que agradecer a Plan International”. Setu, niña apadrinada de 17 años.

Efectivo para salir adelante con dignidad

Por otro lado, hemos completado con éxito un Programa de Asistencia en efectivo, a través del cual 4.300 familias de los niños y niñas apadrinados han recibido más de 50 euros. Este dinero les ha servido para hacer frente a las dificultades económicas y sociales derivadas de la pandemia.

Tras dos décadas trabajando y después de lograr una mejora de la situación socioeconómica, hemos decidido trasladar nuestro programa de apadrinamiento a otras regiones más necesitadas del país.

Logros clave

– 3744 adolescentes y jóvenes han recibido formación sobre derechos y protección

– 6949 padres han recibido mensajes sobre temas de protección de la infancia

– El 100% de las madres amamantan a sus hijos de 0 a 6 meses

– 100% de matriculación en la escuela secundaria después de la primaria

– 330 espacios seguros para adolescentes y 330 jardines creados en escuelas

– 83,5% de partos en los centros de salud y bienestar familiar

– 22 escuelas secundarias que apoyan el uso de compresas

Las transferencias de dinero ayudan a proteger a las niñas de Haití de la explotación y de los abusos

Casi cinco meses después del terremoto de Haití, 650.000 personas siguen necesitando ayuda humanitaria; de entre ellas, 260.000 son niñas y niños. Así le sucede a Natacha, de 38 años, y a sus hijas, que vieron cómo el seísmo destruía su casa y les dejaba sin hogar. Muchas escuelas e instalaciones sanitarias están destruidas o parcialmente dañadas y el acceso a servicios básicos de salud, higiene, alimentación y agua potable es muy complicado. No obstante, y, a pesar de que la llegada de ayuda se ve gravemente obstaculizada por la escasez de combustible, la violencia de las bandas y la inseguridad, Plan International está respondiendo a la crisis con la entrega de transferencias monetarias incondicionales a casi 2.500 familias afectadas. En situaciones así, de grandes dificultades económicas acentuadas por una emergencia, las mujeres y las niñas corren más riesgo de ser explotadas y maltratadas. El apoyo de Plan International es una acción concreta para su protección contra el abuso y la explotación sexual en un país donde existe una gran falta de información sobre derechos y protección de la infancia. Atender a las personas más vulnerables El programa de transferencias monetarias de emergencia de Plan International va a seguir proporcionando ayuda económica a familias con niños y niñas, mujeres embarazadas y personas con discapacidad para que puedan acceder a los servicios esenciales y comprar alimentos. Asimismo, también estamos llevando a cabo sesiones de concienciación sobre la protección de la infancia para que la seguridad, la protección y el bienestar de los niños sean prioritarios en las…

Saber más

Patou recupera a su hijo con la ayuda de nuestro programa de protección infantil en Camerún

Con tan solo 3 años, la vida de Noudjoutar ha estado repleta de dificultades. Sus padres, refugiados centroafricanos en Camerún, no pudieron proporcionarle una dieta nutritiva, por lo que su crecimiento se retrasó y tuvo dificultades para aprender a caminar. Además, la relación de sus progenitores era muy conflictiva y, en octubre de 2020, su padre decidió abandonar el hogar familiar llevándose al pequeño. Apenas tenía 2 años. Patou, su madre, explica que, gracias a la orientación recibida por parte de Plan International, descubrió ser más fuerte de lo que imaginaba: el apoyo psicológico me ayudó a afrontar una situación así, más dura si cabe al no tener familia en Camerún”. En febrero de 2021, tras meses de búsqueda y el esfuerzo de varios organismos, Noudjoutar fue finalmente encontrado y volvió con su madre. Este reencuentro fue posible gracias a nuestro trabajo con las autoridades administrativas y judiciales y al apoyo financiero y psicológico prestado a su madre en cada paso del proceso. Tener una vida normal El regreso al abrigo de su madre no fue sencillo. Noudjoutar llegó visiblemente desnutrido e incapaz de levantarse sin ayuda. El equipo de protección proporcionó a su madre apoyo económico para que pudiera comprarle alimentos nutritivos y pagó sesiones de fisioterapia para que el pequeño aprendiera a caminar. Casi un año después, Noudjoutar está sano, corre alegremente y va a la escuela como debería hacer cualquier niño de su edad.  “Estoy emocionada; después de muchos meses de cuidados y controles de seguimiento, mi hijo se ha recuperado y tiene mucha energía”, afirma Patou. Historias como la de Noudjoutar pueden acabar bien gracias al Programa Social para Refugiados Urbanos de Plan International, financiado por ACNUR, que tiene como objetivo proteger y ayudar a las personas refugiadas y solicitantes de asilo de todas las edades en Camerún. Este programa abarca la protección de niños y niñas, la educación, el apoyo personas refugiadas con necesidades específicas, la gestión de casos individuales y la movilización de la…

Saber más