100 millones de razones para luchar contra la desigualdad

En Plan International, nos hemos fijado un ambicioso reto para los próximos cinco años. Nos uniremos a millones de aliados para conseguir algo increíble. Trabajaremos para que 100 millones de niñas puedan aprender, liderar, decidir y prosperar.

Niñas como Jacqueline, que fue obligada a pasar los últimos siete años de su infancia como trabajadora sexual. Tras pasar por nuestro programa de formación, ha podido aprender un nuevo oficio para ser electricista.

Nkatha tenía 9 años cuando su abuela la sujetó para que la mutilaran sexualmente. Ahora que tiene 16 años se siente enfadada, le duele lo que le hicieron.

“Me siento mal porque no sé por qué se llevaron esa parte de mi cuerpo”, decía. “Ya no hay nada que pueda hacer para cambiar el pasado. ¿Por qué a mí?”.

Estas violaciones de derechos a las que han tenido que hacer frente Jacqueline y Nkatha son muy comunes. Hay millones de niñas como ellas a las que podemos empoderar para que consigan sus derechos.

Aún no sabemos quiénes son. O qué necesitan. Pero lo sabremos, ese es nuestro reto. Al fin y al cabo, tenemos 100 millones de razones por las que actuar.

Acción a muchos niveles

Atajaremos las causas fundamentales y subyacentes que generan la desigualdad de las niñas. Trabajaremos en las comunidades, las regiones y los países.

Con nuestro trabajo en las comunidades, cambiaremos las actitudes, normas y comportamientos que niegan a las niñas sus derechos. Asimismo, presionaremos para conseguir cambios en las leyes, políticas y presupuestos nacionales para conseguir mejorar, a mayor escala, la vida de estas niñas.

Pero no lo podemos lograr solos. Solo podemos empoderar a niñas como Jacqueline y Nkatha si la gente se moviliza con la misma pasión que nosotros para crear un mundo más justo para las niñas.

Si el camino para conseguir la igualdad de género real sigue a este ritmo, necesitaremos décadas para lograr que las niñas y los niños sean tratados por igual. Esto tiene que cambiar y no hay tiempo que perder.

Ha pasado un año desde la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y su compromiso de no dejar a nadie atrás, así que tenemos una oportunidad real para conseguirlo. Todos los gobiernos del mundo se han comprometido a conseguir un cambio real y sostenible y nosotros haremos lo posible porque cumplan su promesa.

Las niñas al poder

Sabemos que las niñas tienen el poder de cambiar el mundo. Por eso son el principio y el centro de nuestro reto, no como receptoras pasivas, sino como agentes activas del cambio. Son las propias niñas las que alzan la voz y piden baños separados con pestillo en el colegio para poder ir a clase sin miedo de ser acosadas o agredidas.

Son ellas las que luchan por convertirse en líderes en su comunidad y poder llegar a ser presidentas algún día. Son las adolescentes las que se manifiestan en defensa de los derechos de las niñas, uniendo su voz a las de aquellos que piden el cambio.

Son niñas como Nkatha. Siendo ahora más consciente de los peligros de la mutilación genital femenina, Nkatha quiere que las autoridades y organizaciones como Plan International protejan a las niñas de las prácticas dañinas que violan sus derechos.

“Espero que mi hermana pequeña no tenga que pasar por lo que yo pasé”, dice Nkatha.

Las niñas estan pidiendo un cambio. Nosotros las animaremos y protegeremos y llevaremos su inspiración a personas de todo el mundo para que se unan a ellas.

Juntos, todos podemos actuar para que 100 millones de niñas aprendan, lideren, decidan y prosperen.

Tipos de discriminación

¿Qué es la discriminación? La discriminación es una situación que se refiere a tratar a una persona —o a un grupo de personas— de forma desigual y menos favorable que a otra persona o colectivo y que les dificulta o impide participar en la vida social, política, económica y cultural por diversos factores que, en muchas ocasiones, están entrelazados y vinculados entre sí. Conoce los principales tipos de discriminación En todo el mundo, existen diferentes tipos de discriminación por razón de género, edad, raza, orientación sexual, identidad de género, condición socioeconómica y otros factores que, muchas veces, están interrelacionados entre sí. Aunque es importante conocer los diferentes tipos de discriminación, también es fundamental entender que las personas no encajan de manera simple en un solo colectivo o categoría. Cada persona puede identificarse, o ser identificada, con varias categorías que se superponen y entrecruzan entre ellas y que aumentan el grado de discriminación.   Discriminación hacia las niñas y las mujeres   La discriminación por razón de género ocurre cuando se trata a las personas de forma diferente por su género y no por sus habilidades o capacidades individuales. Este tipo de discriminación se puede dar en todos los ámbitos de la vida (en el hogar, en la escuela, en el trabajo o en los espacios públicos, entre otros) e intensifica los efectos negativos de todas las demás formas de exclusión, y, por ende, es diferente y, en muchos casos, peor para las niñas, adolescentes y mujeres. Ellas son las que más sufren el impacto negativo de las normas y roles de género, tienen más probabilidades de sufrir restricciones a su libertad y movilidad, sufren niveles alarmantes de diferentes tipos de violencia y acoso y tienen menos oportunidades de elegir cómo vivir sus vidas.   Discriminación por edad   La discriminación por edad se produce cuando se excluye a individuos o grupos por su edad. Puede tener diversas expresiones, tales como actitudes prejuiciadas, actitudes discriminatorias y políticas que perpetúan estas creencias estereotipadas. Entre las distintas formas de discriminación por edad se encuentra la discriminación infantil, que refleja prejuicios y creencias discriminatorias y perjudiciales hacia los niños y niñas y se justifica por causas relacionadas con la moral, el honor, la cultura o la religión, entre otras. Las diferentes manifestaciones de violencia contra las niñas y los niños como la explotación infantil, violencia sexual o explotación infantil son violaciones de los derechos de la infancia.   Discriminación por identidad de género y orientación sexual   La juventud LGBTIQ+ corre un mayor riesgo de sufrir amenazas y abusos verbales, físicos y sexuales y, sin embargo, pueden ser incapaces de obtener ayuda y apoyo de aquellos cuyo deber es proteger a la comunidad. El estigma y la discriminación pueden afectar negativamente a los derechos de las niñas, los niños y jóvenes LGBTIQ+. El acoso al que se enfrentan aumenta las probabilidades de que no asistan a la escuela y que tengan una baja autoestima. Esto, a su vez, limita sus oportunidades de futuro y sus opciones para encontrar empleo. En muchas ocasiones, los retos a los que se enfrenta el colectivo suelen combinarse con otros factores de exclusión, como la edad, la raza y la religión, lo que hace que la desigualdad de género y la discriminación sean peores para los niños, niñas y jóvenes LGBTIQ+.   Discriminación a niños y niñas con discapacidad   Los niños y niñas con discapacidad tienen 10 veces menos probabilidades de ir a clase que los que no la tienen. Incluso si asisten a la escuela, es más probable que la abandonen antes. A menudo, los niños y niñas con discapacidad se enfrentan a muchas dificultades para ir a la escuela porque las instalaciones no están adaptadas. Además, existe un desconocimiento acerca de sus necesidades, algo que a menudo se ve alimentado por los prejuicios en torno a la discapacidad. Las niñas y jóvenes con discapacidad sufren una mayor discriminación por su género: tienen menos probabilidades de ir a la escuela y en ocasiones se las considera una carga para la familia porque se las ve como un miembro no productivo.   Discriminación racial   La discriminación racial hace referencia a toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales, tal y como se define en la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. Colabora con Plan-International para luchar con la discriminación En Plan International trabajamos para acabar con todos los tipos de discriminación y las violaciones de derechos humanos a los que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes. Además, nos esforzamos en acabar con los estereotipos y relaciones de poder desiguales e implementamos estrategias de largo plazo para el cambio de las normas sociales para poner fin a la injusticia, desafiar las relaciones desiguales de poder y abordar las causas subyacentes de la discriminación. También fomentamos alianzas que promuevan el respeto por la igualdad de género, la diversidad e inclusión con énfasis especial en los grupos representativos como los movimientos de derechos de mujeres y niñas, organizaciones de personas con discapacidad, movimientos de pueblos indígenas, y redes LGBTIQ, entre otros. ¡Colabora con nosotros! Puedes hacerte socio o hacer una donación

Saber más

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más