"Si las ONG quieren que deje de hacerlo, me tienen que ofrecer alguna compensación"

Aminata lleva 28 años practicando mutilación genital a las niñas de su comunidad. Aunque heredó el oficio de su madre, no quisiera pasar la tradición a sus hijas.









Aminata tiene 48 años y 10 hijos de entre 30 años y 18 meses. Diarama, el más pequeño, juega a sus pies con muñeco azul de plástico y una lata de tomates mientras ella nos cuenta su historia: Aminata ha practica la mutilación genital a las niñas de su comunidad desde que tiene 20 años.

“Mi madre me enseñó el oficio. Realmente era mi madrastra, pero siempre la he visto como una madre porque fue la que me crió. Era la cuñada de mi madre biológica, pero como ella y su esposo no podían tener hijos, me fui a vivir con ellos cuando era niña” Su madre venía de una familia de herreros y, según la tradición, las mujeres de estas familias son las responsables de practicar la mutilación, así que la tradición ha pasado de su abuela a su madre y, ahora, a ella.

“No podía esperar para empezar”

Aminata recuerda poco del día en que fue mutilada, solo sabe que tenía 12 ó 13 años. “Después, cuando fui mayor, mi madre me dejaba acompañarla a las ceremonias de otras niñas. Yo la veía y quería hacerlo yo también, pero todos me decían que aún era muy joven”, recuerda Aminata.

Toda mutiladora debe llevar una asistente y a los 15 años Aminata se convirtió en la asistente de su madre, su responsabilidad era sujetar a las chicas e intentar calmarlas. El entrenamiento siguió y a los 20 años, ella empezó a trabajar sola.

Aminata abre una bolsa de terciopelo y saca dos cuchillas. Su forma recuerda a la hoja de un árbol cuando las muestra sobre la palma de la mano: “Éstas son las que heredé de mi madre. Antiguamente se hacía el corte a varias niñas en la misma ceremonia y utilizaba la misma cuchilla con todas. Hoy en día, por motivos de higiene, utilizo cuchillas desechables, una por cada una de las niñas”.

Del dobladillo de su falda saca ahora una bolsa negra de plástico y la abe: “En esta bolsa guardo el polvo que se aplica tradicionalmente sobre la herida. Detiene el sangramiento y evita la inflamación. El polvo se compone de hojas carbonizadas y molidas. Se lo compro a un hombre experto en medicinas tradicionales como esta”.

“No uso ningún anestésico”

“No siento ninguna lástima cuando hago los cortes a las niñas. Es mi trabajo y lo hago a petición de sus padres. Me pagan 1.000 CFA y una barra de jabón por cada niña. Algunas mujeres prefieren que les paguen con una ternera o un saco de arroz”.

El día del corte, la niña entra desnuda en el baño, la asistente la distrae y si hay alguna familiar presente, también intenta distraerla. Según Aminata, antes de que la chica se dé cuenta, ya ella ha hecho el corte. No utiliza ningún anestésico, ninguna de las mujeres en su profesión los usa: “Nunca he visto que ninguna chica se desmaye, pero el sangrado abundante es muy común”.

Después de eso, le aplica las medicinas tradicionales, ese polvo negro, y si no es suficiente, mandan a alguien a buscar analgésicos a la farmacia. “Algunas chicas defecan sobre mi regazo, por el miedo o el dolor. Si eso sucede, la madre tiene que comprarme un conjunto completo. Si no lo hace, la tradición dice que su hija no podrá tener hijos. Yo no sé si es verdad, pero los padres no suelen correr el riesgo de averiguarlo”.

Cada vez más jóvenes

“Las chicas que circuncido cada vez son más jóvenes, ahora nunca tienen más de seis años. Los padres no quieren esperar que sea mayor. Algunas de las niñas tienen menos de 12 meses, pero la mayoría están entre 2 y 5 años.”

No siento ninguna lástima cuando hago los cortes a las niñas. Es mi trabajo y lo hago a petición de sus padres

“Nunca he cosido los labios de la vagina juntos —lo que sería una infibulación—. Solo corto la parte externa, la parte que más sobresale del clítoris junto con parte de los labios que recubren el clítoris, lo que nosotros llamamos, la envoltura.”

“Es más, yo nunca he escuchado de una chica que haya sido mutilada y que haya tenido problemas sexuales de adulta. Estas historias han comenzado a circular últimamente y la gente a veces me pregunta si estos problemas podrían ser causados por la mutilación, porque lo han escuchado en la radio o la televisión. Personalmente, solo he escuchado que puedan existir complicaciones cuando asistí a una formación especializada para personas que realizaban la mutilación genital femenina, como yo.”   

“No me gustaría pasar la tradición a mis hijas”

Aminata ve que la mutilación es cada vez menos popular: “Ya no hay ceremonias para celebrar el evento. Anteriormente, se rasuraba a las chicas después del corte y pasaban un mes en la casa de la mujer más anciana de la comunidad, después se cantaba y se bailaba con todas las muejres de la comunidad. Ya nada de esto se hace”.

A Aminata la llaman de los pueblos cercanos y muchas veces tiene que viajar para mutilar a las niñas y cuenta que hace cuatro años que no circuncida a ninguna niña de su comunidad. La circuncisión se hace siempre en invierno, de noviembre a febrero. “Si las ONG quieren que deje de hacerlo, me tienen que ofrecer alguna compensación. Yo también vendo fruta en el mercado y mi marido trabaja en el ayuntamiento, pero si dejo de hacerlo perderé parte de mis ingresos”.

Las hijas de Aminata van a la escuela y ella no ha querido pedirles que sean sus asistentes: “No me gustaría pasar la tradición. No vale la pena que aprendan, porque es una tradición en decadencia” Ahora que se habla más del tema, cada vez menos padres quieren que sus hijas sean mutiladas. Para Aminata, esto no es una buena noticia “Mi profesión va por un callejón sin salida”.





Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más