Vivo en uno de los países más igualitarios, pero…

Entre el 23 y el 26 de enero se reunirá el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, y esperamos que sirva de oportunidad para desafiar los estereotipos de género que ponen a las niñas y mujeres jóvenes en desventaja, incluso en los países más adelantados en materia de igualdad.

Finlandia





Los estereotipos que promueven la dominación masculina en las relaciones románticas siguen teniendo un preocupante impacto en las vidas de las chicas, incluso en uno de los países más punteros en materia de igualdad. Fue el caso de Heidi, que ahora tiene 35 años, pero que hace tiempo, tuvo que escapar de una relación abusiva.

“Empezó como cualquier otra relación: salimos, él me traía flores, al principio parecía adorarme. En un par de meses, sus cosas empezaron a aparecer en mi apartamento y pronto estábamos viviendo juntos”. Explica Heidi. Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que empezó a notar señales preocupantes.

Si me hubiera pegado, hubiera estado claro que había cruzado un límite, pero cuando el abuso es psicológico, puede tomar años hasta que te des cuenta de lo que está pasando

“Poco a poco, empecé a tener menos tiempo para mí. Si llegaba unos minutos tarde a casa, empezaba a gritarme y acusarme de engañarlo. Tenía ataques de rabia por cosas tontas, como la ropa que usaba, me gritaba ‘¿a dónde demonios crees que vas?’”. Las peleas,  que comenzaban por detalles sin importancia, escalaban rápidamente y en más de una ocasión Heidi tuvo que esquivar objetos que él le lanzaba.

“Si me hubiera pegado, hubiera estado claro que había cruzado un límite, pero cuando el abuso es psicológico, puede tomar años hasta que te des cuenta de lo que está pasando”, explica Heidi y explica que si hubieran tenido hijos juntos o una casa en común, seguramente hubiera sido más difícil escapar.

Plan International busca derrumbar los estereotipos que se afianzan en la infancia y adolescencia, de manera que los efectos se sientan a lo largo de la vida de las chicas y mujeres. Es por eso que se alió con Samsung para lanzar en Finlandia Shewrote, una app de predicción de texto que cuestiona el vocabulario que utilizamos al hablar de las niñas y busca generar consciencia sobre el impacto de nuestro discurso.

La idea es que la aplicación le recuerde a las chicas sus derechos y su capacidad de actuar y defenderse ante situaciones de abuso.

Canadá





Según una encuesta de Plan International Canadá, Un cuarto de las canadienses siente que su sexo ha sido un obstáculo para conseguir sus metas, sueños y aspiraciones profesionales y una de cada tres siente que su autoridad ha sido cuestionada en el ambiente laboral por ser mujeres. Breanne, de Winnipeg, ya se ha dado de bruces con esta realidad a los 23 años.

“Derecho es una carrera dominada por hombres y existe una mentalidad de club masculino”, dice Breanne. “Cuando me ofrecieron una beca en el Departamento de Justicia, uno de mis compañeros chicos me preguntó qué había hecho ‘realmente’ para conseguir el trabajo allí”.

Derecho es una carrera dominada por hombres y existe una mentalidad de club masculino

Aunque Canadá ha conseguido importantes logros en materia de igualdad, como la equidad de género en su gabinete de Gobierno y una Estrategia Federal para Eliminar la Violencia contra las Niñas, aún quedan retos importantes, incluyendo la transformación de estos estereotipos que colocan a las niñas y mujeres jóvenes en situación de desigualdad.

En octubre de 2017, Breanne formó parte de una de las principales iniciativas que ha emprendido Plan International para desafiar estas ideas y tomó el poder en su país. Ocupó por un día el cargo del primer ministro, Justin Trudeau, autoproclamado feminista y defensor de los derechos de las niñas: “Conocer al primer ministro Trudeau ha sido una experiencia única. Estoy agradecida de haber podido mostrar al mundo que las niñas pueden llegar tan lejos como las lleven sus aspiraciones”. 

Australia





Milly tiene 24 años y sufrió una experiencia de abuso sexual en un garito de Melbourne. Lo recuerda como una experiencia traumática, pero no sólo por los motivos que se puedan pensar inicialmente: “no fue sólo el abuso en sí, sino todo lo que vino después. Tuve que luchar para que me tomen en serio”.

No es de extrañar que un tercio de las mujeres jóvenes en Australia reporte sentir miedo de salir de noche. Milly explica que cuando ocurrió el incidente, la persona que la agredió no fue expulsada del local y ella sí: “No fue el abuso lo que realmente me molestó, sino la falta de apoyo”.

No fue el abuso lo que realmente me molestó, sino la falta de apoyo

En Plan International creemos que cambiar las preconcepciones de género que normalizan y excusan la violencia contra las mujeres y niñas es un paso crítico para acabar con esa violencia, ya sea en sociedades industrializadas como Australia o en los países en desarrollo en que Plan International trabaja.

Es por eso que ha lanzado Free to Be, una herramienta de crowd sourcing que permite a las chicas identificar las zonas más seguras o peligrosas de Melbourne. En el futuro, la información reportada por las chicas será presentada a los legisladores y responsables de políticas públicas en la ciudad para que puedan hacer de la ciudad un sitio más seguro para las chicas.

“Se ha creado un foro, es emocionante”, dice MIlly. “Es una revolución muy pequeña pero hermosa, que le está dando poder a las personas”.
 

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más