La salud es indispensable para tener niñas Fuertes

Las niñas y chicas jóvenes enfrentan problemas relativos a la disponibilidad y accesibilidad de servicios sanitarios.





Plan International, organización que lucha por un mundo justo y la igualdad de las niñas, destaca en el Día Mundial de la Salud la importancia de que todos los niños, niñas y jóvenes, particularmente las niñas, tengan acceso a servicios de salud de calidad que ofrezcan información correcta y atención médica adecuada a sus necesidades específicas; así como la necesidad de que toda su comunidad comprenda cómo el acceso a la salud puede mejorar la vida de las personas jóvenes.

En muchos lugares del mundo, los niños, niñas y adolescentes enfrentan problemas relativos a la disponibilidad y accesibilidad de servicios sanitarios y las niñas y chicas adolescentes suelen estar en desventaja en cuanto al acceso a servicios de salud de calidad que aborden sus necesidades específicas en distintos momentos de sus vidas, lo que limita sus posibilidades de recibir educación, conseguir una mejor calidad de vida para ellas y sus familias, participar en la toma de decisiones sobre asuntos que les afectan y liderar el cambio en sus comunidades.

En la primera infancia





Los primeros años de vida son los más importantes en el desarrollo de la persona. Es un momento crítico en el desarrollo neuronal y se establecen bases sólidas que sustentan su crecimiento; para ello, el cerebro necesita nutrición, estimulación y cuidados para alcanzar todo su potencial. Sin embargo, cada año 200 millones de niños y niñas menores de cinco años en países de ingresos bajos y medios no alcanzan todo su potencial de desarrollo cognitivo. Alrededor del mundo un millón de niños y niñas mueren el mismo día de su nacimiento y 2,7 millones en el primer mes de vida.

Isanding vive con su madre, Estelle, en Camerún, donde el conflicto armado ha afectado la actividad agrícola ocasionando la escasez de alimentos. Afortunadamente, Isanding ha participado en un programa que mantiene Plan International en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos: “Mi bebé estaba enferma y pálida, pesaba menos de nueve kilos. Pero gracias al apoyo y seguimiento que hemos recibido del programa de alimentación, hoy está saludable y pesa 11 kilos”, explica Estelle.

En la pubertad





Aunque la menstruación ocurre cada mes para más de 2.000 millones de niñas y mujeres en todo el mundo y puede llegar a ser dolorosa, en muchos lugares la sociedad ha hecho a las chicas sentirse sucias y avergonzadas por menstruar. Además, debido a la falta de compresas y el acceso a servicios limpios y seguros, las chicas y mujeres no pueden asistir a la escuela y al trabajo y se ven obligadas a gestionar la menstruación de manera improvisada, lo que puede ocasionar infecciones.

Concienciar sobre las dificultades que enfrentan las chicas para gestionar la menstruación, acabar con los tabús y garantizar el acceso a servicios que ofrezcan seguridad y privacidad en todas las escuelas tendría un impacto enorme y duradero en las vidas de las niñas y ayudaría a romper con el círculo intergeneracional de la pobreza.

Pauline tuvo su primera menstruación hace tres años, en la escuela, y no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo. Nunca había escuchado nada al respecto así que se sintió horrorizada de encontrar su falda empapada en sangre delante de todos sus compañeros.

“Los chicos empezaron a reírse, me sentí avergonzada” Recuerda. Los niños de su escuela en una zona rural de Uganda le decían a su profesora “parece que la hubieran violado” cuando veían las manchas de sangre en las faldas de las chicas.

“No volví a la escuela por dos meses, sólo por el miedo de ser acosada por mis compañeros” dice Pauline. Es por eso que Plan International implementó el programa Campeones del Cambio para atacar los mitos y la vergüenza alrededor de la menstruación a través de la educación e involucrar a niños y niñas en la confección de compresas sanitarias reusables, accesibles y buena calidad. De esta manera ambos entenderán que la menstruación no debe ser una fuente de vergüenza.

En la adolescencia





Cada año, 7.3 millones de niñas quedan embarazadas antes de cumplir los 18 años y unos dos millones dan a luz antes de cumplir los 15. El matrimonio infantil forzado y la falta de acceso a servicios de salud y educación sexual y reproductiva son unos de los factores que más inciden en las tasas de embarazo adolescente. Además, las niñas y adolescentes en contextos de emergencia y crisis humanitarias sufren un mayor riesgo de quedar embarazadas.

Las niñas que quedan embarazadas a una edad temprana corren mayores riesgos de padecer mortalidad y morbilidad materna. El embarazo durante los primeros años después de la pubertad aumenta el riesgo de aborto espontáneo, obstrucción del parto, hemorragia posparto, hipertensión relacionada con el embarazo y afecciones debilitantes durante toda la vida, como la fístula obstétrica. Tener hijos muy jóvenes también significa que las mujeres y las niñas son más vulnerables a otros resultados negativos para la salud materna por los partos frecuentes, los embarazos no planeados y los abortos inseguros.  Embarazo precoz

Además, Los bebés que nacen de madres adolescentes tienen más probabilidades de nacer muertos, prematuros o con bajo peso y corren mayor riesgo de morir en la infancia, debido a la corta edad de la madre. Este riesgo se agrava por la falta de acceso a la información y los servicios de salud sexual y reproductiva integrales.

Silma tiene 16 años y vive en la zona costera de Nicaragua, uno de los países con mayor tasa de embarazo adolescente en América Latina. Ella tuvo su primera hija a los 14 años, después de que su novio se negara a utilizar preservativo. Desde que le dijo que estaba embarazada no ha vuelto a verlo ni tener noticias de él.

Con el apoyo de Plan International, los jóvenes de Nicaragua están teniendo conversaciones francas sobre los riesgos del embarazo adolescente y cómo prevenirlo. Además, la organización apoya a jóvenes como Silma para que continúen sus estudios mientras crían a sus hijas: “Recomiendo a las adolescentes que se eduquen sobre cómo evitar el embarazo, ninguna joven debería hacer lo que yo hice, ya que el embarazo adolescente puede tener consecuencias para toda la vida. He tenido mucha suerte de contar con tanto apoyo y quiero utilizar mi experiencia para para ayudar a otras chicas de mi comunidad” dice Silma.

En la maternidad





Cada día, más de 800 mujeres mueren de causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. 99% de esas muertes ocurren en países en desarrollo y la mayoría están relacionadas con complicaciones durante el parte que podrían haber sido evitadas mediante el acceso a servicios ginecológicos básicos.

En países con alta mortalidad materna, el acceso a servicios de salud maternal puede verse influenciado por la situación de igualdad de género en la comunidad y el nivel socioeconómico de las mujeres. En Haití, por ejemplo 630 mujeres mueren en cada 100.000 partos, la tasa más alta de la región.

Plan International entregó a la comunidad una ambulancia completamente equipada para salvar las vidas de las madres y sus bebés recién nacidos. Nadya, de 28 años, se vio beneficiada durante un parto complicado: “La ambulancia llegó rápida, nos salvó la vida a mí y a mi hijo” explica la mujer.
 

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más