LA ONU ESTABLECE NUEVOS ESTÁNDARES SOBRE LOS DERECHOS DE MUJERES Y NIÑAS

Tras difíciles negociaciones, la CSW consigue avances en las normativas que apoyan los derechos de mujeres y niñas, explica la representante de Plan International ante las Naciones Unidas en Nueva York, Jennifer Klot.

Después de dos semanas de un intenso trabajo de incidencia en Nueva York, se han establecido nuevos parámetros y estrategias para avanzar en igualdad de género y empoderar a mujeres y niñas.

El progreso en las áreas de protección social, acceso a los servicios públicos e infraestructuras sostenibles llegaron a pesar de la oposición de países con posturas más conservadoras, que se mantienen en contra del consenso internacional sobre los derechos de mujeres y niñas.

Las nuevas propuestas se establecieron mediante negociaciones en la Comisión de las Naciones Unidas de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) la reunión global de mujeres líderes más grande que existe actualmente.





CÓMO EL DISEÑO Y LAS INFRAESTRUCTURAS AFECTAN LA VIDA DE LAS NIÑAS

Los resultados, conocidos como Conclusiones Acordadas, abordan cómo el diseño de los servicios públicos e infraestructuras condicionan el acceso de las niñas a la educación, su seguridad y su capacidad de participación. Además, se reconocen las barreras de género a las que se enfrentan las niñas, incluyendo las normas sociales y estereotipos negativos, las prácticas dañinas tales como matrimonios forzosos a edades muy tempranas y mutilación genital femenina. También reconocen la necesidad de asegurar el acceso a agua potable y productos de higiene menstrual para todas las mujeres y niñas, en sus casas, colegios y todos los espacios públicos y privados.

Estos logros fueron alcanzados después de días de negociaciones entre posturas profundamente polarizadas. Estaban en juego conceptos esenciales de Derechos Humanos que ya gozaban de consenso en Naciones Unidas sobre derechos y servicios de salud sexual y reproductiva, el derecho a la educación, formas de discriminación múltiple e interseccional y la defensa de los derechos de las mujeres.

RESISITIENDO A LAS CORRIENTES REGRESIVAS

Los delegados trabajaron sin descanso para resistir los intentos de los Estados miembros más conservadores de reformular esos conceptos como “ambiguos”, “inapropiados” o “términos discutibles”. Otros grupos utilizaron estrategias de comunicación y tácticas más agresivas para difundir información errónea y sabotear los eventos y negociaciones.

Marcando un nuevo descenso en la diplomacia internacional, Ms. Koki Muli Grignon (Kenya) la moderadora de la CSW sufrió acoso e intimidación a través de mensajes por vía telefónica: “Me sentí apoyada, pero también asustada” dijo Muli.

¿QUÉ SIGUE? EL CAMINO A BEIJING +25

En los 45 años que han pasado desde la primera reunión del CSW en 1975, las activistas de género han buscado en la ONU un lugar para profundizar y fortalecer los estándares de derechos humanos a nivel internacional. Y aunque la solidaridad haya prevalecido este año, los miembros de la CSW solo han conseguido mantener los estándares, en lugar de elevarlos.

El foro de Naciones Unidas se ha convertido en un campo de batalla sobre los derechos de la mujer. En el entorno político actual, descrito por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres como, “profundo, dominante e incesante”, muchos líderes de la ONU están tomando un enfoque más pragmático del multilateralismo que enfatiza la implementación de ajustes sobre las normas.

En la reunión de la CSW del próximo año, se celebrarán 25 años de la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, un momento para reflexionar sobre el progreso alcanzado y el que queda por lograr. ONU Mujeres pide ayuda a la sociedad civil para que ayuden a dirigir lo que se está planteando como “México-Francia Forum” para junio- julio de 2020, que será compuesto por dos reuniones simultáneas de miembros de la sociedad civil,  más allá de las relaciones intergubernamentales.

CRECIENDO ANTE CADA NUEVO DESAFÍO

Es destacable que la ONU se está acercando a organizaciones de la sociedad civil buscando liderazgo. ¿Qué implica este cambio para el mutilateralismo y la agenda por los derechos de las mujeres y las niñas?, ¿cómo nos plantearemos este nuevo desafío?

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más