“El cielo no es el límite, sino el comienzo de grandes oportunidades que vienen por delante”

Tracy tiene 20 años, vive en la provincia de Masvingo y es la menor de nueve hermanos. Sus padres, quienes se han dedicado a la agricultura toda la vida, no valoraban la educación, especialmente la de sus hijas. Todas las hermanas mayores de Tracy tuvieron que dejar de estudiar para casarse y Tracy habría seguido el mismo camino si no se hubiera inscrito en el programa de apadrinamiento de Plan International cuando tenía ocho años.

Plan International apoyó la educación de Tracy pagando sus estudios desde que comenzó 

la escuela, así como los uniformes y materiales escolares. Aun así, su padre quería que dejara la escuela y se casara pronto como sus hermanas. 

“Terminé mi educación básica en 2016 y conseguí aprobar 3 asignaturas. Pero todas mis esperanzas se vieron truncadas porque no conseguí aprobar las 5 asignaturas que se requiere para matricularse en la enseñanza superior. Mi padre no podía permitirse enviarme de nuevo a la escuela, así que tuve que quedarme en casa cuidando el ganado y ayudando a mi madre en las tareas domésticas”.

Tracy pensó en irse a Sudáfrica, donde varios de sus amigos habían viajado ilegalmente, para buscar un trabajo, pero su madre s lo prohibió, algo que ahora agradece. “A menudo nos cuentan que han detenido a mis amigos por no tener los papeles que se requieren para trabajar en ese país. Mi madre me animó a seguir concentrada, ya que ir a Sudáfrica empeoraría mi situación”

Una oportunidad para aprender

Un día, en una reunión comunitaria, Plan International fue a hacer una presentación sobre un programa de empoderamiento económico que ofrecía alfabetización, formación profesional y emprendimiento. Tracy decidió solicitar el curso y se emocionó cuando fue seleccionada. 

“Me invitaron a participar en un curso de sastrería, porque había sido una niña apadrinada y también porque sabían que soy una persona disciplinada y trabajadora, y que me apasiona la costura, que elegí como asignatura en secundaria”.

Tracy participó junto con otros 25 alumnos en un curso de un mes de duración en el que aprendió a confeccionar patrones, a tomar precauciones de seguridad y a confeccionar prendas de vestir utilizando diferentes máquinas de coser. También tuvo que encontrar un puesto de trabajo: “conseguí una plaza en un hogar infantil donde adquirí experiencia y aumenté mi confianza”.

A esto le siguió una formación empresarial que ayudó a Tracy a crear un negocio y a ahorrar e invertir su dinero. 

Haciendo realidad un sueño

Ahora Tracy tiene su propio negocio, especializado en ropa tradicional africana y en uniformes escolares y eclesiásticos. En un buen mes puede llegar a ganar hasta 100 dólares. 

“Mis padres y la comunidad en general me respetan y me tratan como a una adulta. Ahora puedo comprar comida para mi familia y medicinas para mi madre, que tiene diabetes e hipertensión. Además, pago las matrículas de los hijos de mi hermana, que están en primaria”.

Planes de futuro

Ahora que tiene recursos económicos, Tracy ha decidido retomar sus estudios para obtener el certificado que necesita. “Como empresaria, he aprendido a soñar en grande, así que dentro de cinco años quiero ser una reconocida diseñadora de moda”.

Tracy también quiere ampliar su negocio de cría de pollos, que inició en mayo de 2019. “Actualmente, tengo 25 pollos que compré con los ingresos de mi empresa de costura. También seguiré pagando las matrículas y otras necesidades escolares de los hijos de mi hermana, que está divorciada y en paro”. 

Tipos de discriminación

¿Qué es la discriminación? La discriminación es una situación que se refiere a tratar a una persona —o a un grupo de personas— de forma desigual y menos favorable que a otra persona o colectivo y que les dificulta o impide participar en la vida social, política, económica y cultural por diversos factores que, en muchas ocasiones, están entrelazados y vinculados entre sí. Conoce los principales tipos de discriminación En todo el mundo, existen diferentes tipos de discriminación por razón de género, edad, raza, orientación sexual, identidad de género, condición socioeconómica y otros factores que, muchas veces, están interrelacionados entre sí. Aunque es importante conocer los diferentes tipos de discriminación, también es fundamental entender que las personas no encajan de manera simple en un solo colectivo o categoría. Cada persona puede identificarse, o ser identificada, con varias categorías que se superponen y entrecruzan entre ellas y que aumentan el grado de discriminación.   Discriminación hacia las niñas y las mujeres   La discriminación por razón de género ocurre cuando se trata a las personas de forma diferente por su género y no por sus habilidades o capacidades individuales. Este tipo de discriminación se puede dar en todos los ámbitos de la vida (en el hogar, en la escuela, en el trabajo o en los espacios públicos, entre otros) e intensifica los efectos negativos de todas las demás formas de exclusión, y, por ende, es diferente y, en muchos casos, peor para las niñas, adolescentes y mujeres. Ellas son las que más sufren el impacto negativo de las normas y roles de género, tienen más probabilidades de sufrir restricciones a su libertad y movilidad, sufren niveles alarmantes de diferentes tipos de violencia y acoso y tienen menos oportunidades de elegir cómo vivir sus vidas.   Discriminación por edad   La discriminación por edad se produce cuando se excluye a individuos o grupos por su edad. Puede tener diversas expresiones, tales como actitudes prejuiciadas, actitudes discriminatorias y políticas que perpetúan estas creencias estereotipadas. Entre las distintas formas de discriminación por edad se encuentra la discriminación infantil, que refleja prejuicios y creencias discriminatorias y perjudiciales hacia los niños y niñas y se justifica por causas relacionadas con la moral, el honor, la cultura o la religión, entre otras. Las diferentes manifestaciones de violencia contra las niñas y los niños como la explotación infantil, violencia sexual o explotación infantil son violaciones de los derechos de la infancia.   Discriminación por identidad de género y orientación sexual   La juventud LGBTIQ+ corre un mayor riesgo de sufrir amenazas y abusos verbales, físicos y sexuales y, sin embargo, pueden ser incapaces de obtener ayuda y apoyo de aquellos cuyo deber es proteger a la comunidad. El estigma y la discriminación pueden afectar negativamente a los derechos de las niñas, los niños y jóvenes LGBTIQ+. El acoso al que se enfrentan aumenta las probabilidades de que no asistan a la escuela y que tengan una baja autoestima. Esto, a su vez, limita sus oportunidades de futuro y sus opciones para encontrar empleo. En muchas ocasiones, los retos a los que se enfrenta el colectivo suelen combinarse con otros factores de exclusión, como la edad, la raza y la religión, lo que hace que la desigualdad de género y la discriminación sean peores para los niños, niñas y jóvenes LGBTIQ+.   Discriminación a niños y niñas con discapacidad   Los niños y niñas con discapacidad tienen 10 veces menos probabilidades de ir a clase que los que no la tienen. Incluso si asisten a la escuela, es más probable que la abandonen antes. A menudo, los niños y niñas con discapacidad se enfrentan a muchas dificultades para ir a la escuela porque las instalaciones no están adaptadas. Además, existe un desconocimiento acerca de sus necesidades, algo que a menudo se ve alimentado por los prejuicios en torno a la discapacidad. Las niñas y jóvenes con discapacidad sufren una mayor discriminación por su género: tienen menos probabilidades de ir a la escuela y en ocasiones se las considera una carga para la familia porque se las ve como un miembro no productivo.   Discriminación racial   La discriminación racial hace referencia a toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales, tal y como se define en la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. Colabora con Plan-International para luchar con la discriminación En Plan International trabajamos para acabar con todos los tipos de discriminación y las violaciones de derechos humanos a los que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes. Además, nos esforzamos en acabar con los estereotipos y relaciones de poder desiguales e implementamos estrategias de largo plazo para el cambio de las normas sociales para poner fin a la injusticia, desafiar las relaciones desiguales de poder y abordar las causas subyacentes de la discriminación. También fomentamos alianzas que promuevan el respeto por la igualdad de género, la diversidad e inclusión con énfasis especial en los grupos representativos como los movimientos de derechos de mujeres y niñas, organizaciones de personas con discapacidad, movimientos de pueblos indígenas, y redes LGBTIQ, entre otros. ¡Colabora con nosotros! Puedes hacerte socio o hacer una donación

Saber más

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más