Más que tecnología para mujeres, necesitamos tecnología para la igualdad

By Nora Lindstrom, Senior Lead for Digital Programmes and Influencing and Nikita Shrubsolve, Digital Policy and Advocacy Officer.

El concepto tecnología femenina o femtech engloba avances en el ámbito digital que han supuesto una mejora en las vidas de niñas, adolescentes y mujeres.

En los últimos años, hemos visto el auge de este tipo de productos, como las aplicaciones de salud y bienestar, relacionadas con el ciclo menstrual, o los sacaleches inteligentes. Al igual que los lavavajillas y las lavadoras en la década de 1950, la tecnología moderna se ha aplicado a las necesidades de las mujeres para fomentar su independencia.

Sin embargo, no es suficiente. La necesidad de las niñas y las mujeres de una tecnología que les sirva va más allá de la salud y el bienestar. La tecnología femenina, tal y como se ha definido anteriormente, es mejor que lo anterior, pero la verdadera tecnología feminista tiene que ser mucho más.

La tecnología que replica sesgos de género también es dañina

La falta de diversidad entre los creadores de tecnología es, a estas alturas, bien conocida. Sólo una cuarta parte de los desarrolladores de tecnología en las principales empresas del sector son mujeres. Como la tecnología tiene sesgos intrínsecos, esto da lugar a que un conjunto particular de prejuicios -los que suelen tener predominantemente los hombres- se refleje en los productos digitales, cada vez más omnipresentes en nuestras vidas.

¿El resultado? Productos digitales que son abiertamente sexistas, así como otros que, de forma más sutil, reproducen las desigualdades de género existentes y refuerzan las normas y estereotipos de género. Un ejemplo: la tarjeta de crédito de Apple que ofrecía líneas de crédito más pequeñas a las mujeres que a los hombres.

O tomemos como ejemplo las plataformas de redes sociales dominantes. El informe “(In)seguras online” (2020) de Plan International reveló que el 58% de las niñas encuestadas han sufrido abusos o acoso en las redes sociales. Si son negras, tienen discapacidad o se identifican como LGBTIQ+, la cosa empeora.

Sus experiencias de niveles tóxicos de acoso online las alejan de estos espacios y las privan de su derecho a la información, la creación de redes y la educación en Internet. Mientras tanto, los agresores tienen las de ganar. Durante mucho tiempo, el diseño de las plataformas de los redes sociales no ha funcionado para las niñas*.

Esto está cambiando lentamente: muchas plataformas se están adaptando para hacerlas más seguras para los grupos discriminados. Sin embargo, si hubieran sido diseñadas originalmente por equipos más diversos y teniendo en cuenta la experiencia de los usuarios, esta adaptación no habría sido necesaria.

Más allá de la no discriminación  

La verdadera tecnología feminista va más allá de crear productos digitales que no discriminen a las niñas y a las mujeres. La no discriminación debería ser lo mínimo que pudieran esperar de cualquier tecnología.

La tecnología explícitamente feminista tiene que ser una tecnología que no sólo no margine, no discrimine y no reproduzca sesgos, sino que nos ayude a desafiar las normas y estereotipos de género perjudiciales que sustentan nuestra sociedad y nos empuje hacia comportamientos más inclusivos.

Esto es Equality Tech: tecnología que hace avanzar la igualdad aprovechando las propias características de la tecnología. Sheboard es un ejemplo de Equality Tech. Es una aplicación de texto predictivo que anima a sus usuarios a utilizar un lenguaje menos sexista cuando escriben sobre niñas y mujeres. En lugar de completar el texto y sugerir que las niñas son, por ejemplo, “lindas”, la aplicación puede proponer “aventureras”, “divertidas” o “inteligentes”, recordando así al usuario las muchas, diversas y diferentes cosas que las niñas son y pueden ser.

Para avanzar en la igualdad de género y alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, necesitamos más productos de Equality Tech. Con este fin, Plan International ha estado trabajando con niñas, adolescentes y jóvenes para que aporten ideas e imaginen sus propios productos de Equality Tech. En el último año, han creado ideas como Truthify, una aplicación que etiqueta las imágenes modificadas de forma expresa para que los usuarios sepan que no representan la realidad; o Wardwall, un filtro para los canales de las redes sociales que alerta automáticamente a los usuarios que pretenden utilizar un lenguaje abusivo, para que se lo piensen dos veces antes de usarlo.

Nuestro siguiente paso es desarrollar prototipos basados en algunas de estas ideas, para mostrar cómo los productos digitales pueden ser aliados de la igualdad de género, y abogar por que estas ideas se incorporen al diseño tecnológico del sector.

Porque, por mucho que una aplicación para la regla facilite la gestión de la menstruación, las inversiones en tecnología e innovación feminista deben ir más allá de responder superficialmente a las necesidades de las mujeres y las niñas. En cambio, debemos desarrollar productos, estructuras y sistemas tecnológicos que desafíen la desigualdad e impulsen un cambio social y de comportamiento inclusivo. Esa es la verdadera tecnología feminista. Que sea Equality Tech.

Learn more about Equality Tech

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más

Millones de niñas están en riesgo de no volver nunca a clase como consecuencia del hambre

En una crisis alimentaria sin precedentes, la educación de millones de niñas está en riesgo. Las niñas y las mujeres comen menos y en último lugar en los países que se enfrentan a crisis y conflictos, por eso este año muchas no volverán a clase. El abandono escolar conlleva graves problemas para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Los efectos del cambio climático en las cosechas, la escasez de grano derivada de los conflictos y las consecuencias de la COVID-19 están ocasionando la mayor crisis de hambre de la historia.  La escuela es un espacio de protección para las niñas, por ello, al ser las más vulnerables, el abandono escolar supone mayores riesgos para ellas como la sobrecarga de tareas de cuidados y domésticas, matrimonios infantiles, trabajo infantil, migraciones forzadas y explotación sexual.  Salamata, de 9 años, vive en Burkina Faso y nos cuenta: “Ahora, solo como una vez al día. Paso hambre. No tenemos comida, agua ni dónde dormir. No voy a la escuela, solo podría hacerlo si alguien me ayudara. Quiero ser médica para cuidar a mi mamá y a mi papá”.  “La vida se paró cuando comenzó la sequía”, dice Najma, de 11 años, que vive en un campamento de desplazados en Somalia. “Antes teníamos 300 cabras y ovejas, ahora solo tenemos 30. La situación es realmente mala”.  “Como suele ocurrir en otras crisis, las niñas y las mujeres son las que están sufriendo las peores consecuencias. Durante los últimos años se ha producido un retroceso de casi 10 años en los derechos de educación de las niñas, por lo que muchas de ellas no van a poder volver a clase. No van a volver a la escuela”, explica Concha López, CEO de Plan International España.   PLAN INTERNATIONAL ACTÚA PARA MEJORAR SUS VIDAS Plan International cuenta con 60 proyectos en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos en 15 países, que atienden directamente a 3,2 millones de personas, principalmente en 4 ámbitos:  La distribución de alimentos.  Transferencias en efectivo y cupones para la compra de alimentos.  Programas de alimentación escolar y suplementación nutricional.  Apoyo a los medios de vida, como la alimentación complementaria del ganado, el suministro de semillas y otros recursos agrícolas.  Toda la información sobre la crisis del hambre, en nuestra web. 

Saber más